Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/6/2006 12:00:00 AM

El liberalismo marca la pauta en el control político al gobierno de Uribe

Con la entrada en vigencia de la ley de bancadas está claro que el Partido Liberal muestra una fuerza cohesionada mientras el uribismo se presenta fracturado. Eso quedó en evidencia en el debate al primer cuatrienio del Presidente.

El gobierno del presidente Álvaro Uribe cumplió su primer mes de su segundo gobierno. Muchas cosas han cambiado políticamente con la reelección y las últimas reformas políticas. Entre los aspectos novedosos está la ley de bancadas que obliga a los legisladores a someterse a la posición que define su partido y no como en el pasado reciente en que el congresista iba por su lado. La sorpresa, sin embargo, es que hasta ahora el Partido Liberal es el que ha marcado la pauta en cómo ser ejemplo de disciplina. También, aunque con dudas, el Polo Democrático intenta ser consecuente con la ley. Lo grave para el gobierno es que no está apoyado por partidos tradicionales que exhiben una casta histórica sino una asociación de intereses con fines electorales.
Y en este orden de cosas el gobierno, a pesar de ser una mayoría numérica, ha mostrado una dificultad a la hora de la consecuencia política. El ejemplo más notorio ha sido la elección de los magistrados del Consejo Nacional Electoral y en el debate al primer cuatrienio del Presidente.

El gabinete de Uribe hoy está recogiendo lo poquito que los liberales dejaron vivo de su primer cuatrienio. En el debate, realizado el martes en la tarde noche, esta bancada mostró en qué ha fallado el Presidente. Resaltó tres ‘talones de Aquiles’: el proceso de desmovilización, el actual modelo económico que para ellos es “pro ricos” y el exceso de poder que hoy tiene el Presidente.

Hace mucho no se veía un debate de control político con tanta altura. Varios analistas consideran que si un debate así se hubiera hecho antes de elecciones probablemente, al menos porcentualmente, el resultado hubiera sido otro. Los cinco ministros que asistieron, se aguantaron las criticas durante dos horas y después tuvieron tiempo para defenderse.
Los primeros reparos vinieron por parte de la senadora Cecilia López, quien armada de cuadros, datos y estudios, mostró que aunque a Uribe le ha ido bien en el manejo de las cuentas, la inequidad es cada vez mayor. Ella aceptó que algunos indicadores han mejorado, especialmente los de empleo, crecimiento económico y aumento de las exportaciones, pero criticó que estas nuevas ganancias no se estén aprovechando en reducir las brechas sociales.

Según López el actual modelo económico beneficia más a los ricos que a los pobres y “todo va a ser peor con la nueva reforma tributaria”. Según el último estudio del CID (Centro de Investigaciónes para el Desarrollo) de la Universidad Nacional, los ingresos de los trabajadores disminuyeron en los últimos años en 10,5 por ciento, mientras que los de las empresas crecieron 353 por ciento.

López terminó su intervención cuestionando al gobierno porque no tiene en cuenta en sus análisis y proyecciones la influencia de los ‘dineros calientes’ en la economía. “Para los ministros, parece que la palabra lavado de activos no existe. Tapar esta realidad evita solucionarla”, afirmó la senadora.

Cuando le llegó la hora de defenderse, el ministro Alberto Carrasquilla intentó mostrar con cifras que la inequidad no ha aumentado como lo asegura la ex ministra. “No me gusta el pesimismo como el de Cecilia López sobre los indicadores económicos, pero tampoco tanto optimismo como el que actualmente muestran algunos gremios”, afirmó el jefe de la cartera de Hacienda. De esta manera intentó responder a las acusaciones de los liberales que afirman que está enceguecido por el triunfalismo. Pero en la plenaria parece que no quedaron tan satisfechos con su respuesta frente a la infiltración de dineros ilegales en la economía.

El plato fuerte, el proceso de desmovilización, estuvo a cargo del senador Luis Fernando Velasco. El senador denunció públicamente el surgimiento de 44 nuevos grupos de autodefensas en todo el país, que serían ‘reciclaje’ de los paramilitares recién desmovilizados. “¿Entonces a quién desmovilizamos?”, fue la principal pregunta del senador.

A lo que el ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, respondió con estudios internacionales que validan el proceso. “Por lo menos tenemos un proceso, lo que es un avance”, afirmó Santos.

En el tema de lucha antidrogas, los liberales aceptaron que la desmovilización ha tenido un efecto positivo en la reducción de cultivos ilícitos. Pero, mostraron que al cruzar los mapas de donde están estos 44 nuevas organizaciones paras, con los lugares donde están hoy las siembras, hay una clara coincidencia. Lo que demuestra que los grupos surgidos del ‘reciclaje’, también reemplazaron a los desmovilizados en este negocio ilegal.

Velasco también puso el dedo en la llaga, frente al cambio intempestivo de reglas al que le está jugando el gobierno. “¿Cómo así que los que antes eran narcotraficantes extraditables hoy son disfrazados para ser beneficiados por la Ley de Justicia y Paz?”, le preguntó el congresista al recinto.

Cuando le tocó el turno al ministro del Interior, Carlos Holguín, negó que los decretos que reglamentan la Ley de Justicia y Paz vayan en contra de la sentencia de la Corte. Pero, no supo justificar “la colada de los narcos” en la lista de los desmovilizados de las AUC.

La bancada liberal se mostró más unida que nunca y les dio una lección a sus compañeros de cómo se hace un buen debate de control político. En esta línea también brilló el congresista Gustavo Petro, quien para muchos de los presentes fue el orador más consistente.

La diferencia está en que con la ley de bancadas se necesita una dirección que tome las riendas de la colectividad. Y en este momento el ex presidente César Gaviria Trujillo demuestra que está haciendo la tarea. Su colectividad se ve fortalecida y se perfila como un poderoso palo en la rueda para el uribismo. El cual ahora tiene que padecer uno de los defectos de la reelección, y es ser juzgado por los pecados del pasado.

Y por si fuera poco, carece de una guardia pretoriana en el Congreso pues hasta ahora sus parlamentarios divagan en discusiones internas, ausencia de liderazgo, subida de egos y los más grave, hasta ofertas de dinero para comprar sus decisiones.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.