Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/6/2015 6:30:00 PM

¿Hizo trampa el ex viceministro Guillermo Reyes en la embajada de Colombia en la ONU?

Semana.com revela los detalles de un lío en que se habría metido el candidato a la Registraduría cuando era diplomático en Nueva York.

El exfiscal general Alfonso Valdivieso, que se desempeñó como embajador de Colombia ante la ONU, acaba de darle una estocada al ex viceministro de Justicia y firme aspirante a la Registraduría Nacional Guillermo Reyes.

En un relato exclusivo para Semana.com, Valdivieso reconstruyó un oscuro episodio relacionado con el nacimiento del hijo de Reyes en Estados Unidos, donde, al parecer, este último cometió irregularidades.

Al tratarse del hijo de una persona se podría creer que referirse públicamente al tema raya con el fuero íntimo de la familia. Sin embargo, el asunto ya trascendió en medios. Y además, el cargo diplomático de Reyes en la época de la presunta irregularidad y su hoy candidatura a la Registraduría Nacional justifican un debate.

El viernes, en una entrevista con W Radio, Reyes se vio sorprendido cuando, en medio de las preguntas por los presuntos plagios en su tesis doctoral, los periodistas trajeron a colación un episodio de los años 2001 y 2002, cuando este trabajaba en la embajada de Colombia ante las Naciones Unidas en Nueva York.

Le preguntaron si, como funcionario de la embajada de Colombia ante la ONU, registró a su hijo como ciudadano americano, omitiendo que tenía estatus diplomático. Reyes se fue por las ramas y no despejó del todo las dudas.

Semana.com fue más allá y pudo establecer lo que parece haber ocurrido en ese entonces. Para ello, este portal buscó y entrevistó al exfiscal Alfonso Valdivieso, jefe de la misión colombiana ante la ONU justo en la época en que Guillermo Reyes estuvo allá.

“Yo me enteré. Fui y averigüé con la oficina correspondiente del gobierno de Estados Unidos y efectivamente lo hizo -dice Valdivieso-. Se trata de una anomalía y una irregularidad, de una situación grave (…), y no tengo inconveniente en que esto se sepa”.

Según Valdivieso, Reyes se desempeñó como ministro consejero de la embajada. “Allá, él tuvo con su esposa un hijo. Y ya al final, yo recibí una información de que había registrado a su hijo como ciudadano americano -cuenta Valdivieso-. Y lo hizo siendo diplomático. Eso está estrictamente prohibido”.

En efecto, los hijos nacidos en Estados Unidos de diplomáticos acreditados ante las Naciones Unidas no adquieren la ciudadanía al llegar al mundo. La sección 301(a) de la Ley de Inmigración y Nacionalidad estadounidense estipula que cualquier persona nacida en la jurisdicción de ese país es un ciudadano, pero hace claro énfasis en excluir de esto a los hijos de los diplomáticos.

Esto se debe a una regulación que declara que las personas con estatus e inmunidad diplomática no son objeto de la jurisdicción estadounidense. Según Valdivieso, esto es algo que cualquier funcionario de la embajada sabe desde el primer día.

Valdivieso dice que se enteró de la situación justo en la época en que el hoy candidato a la Registraduría terminaba su período en la embajada. El exfiscal cuenta: “Le dije: ‘hombre, mándeme una constancia donde aparezca que no obtuvo la visa de Estados Unidos'”. Pero, según él, nunca recibió una respuesta a esa petición.

Una carta en poder de Semana.com deja claro que Valdivieso volvió a hacerle la solicitud, pero esta vez por escrito. En la misiva, fechada el 7 de noviembre del 2002, el entonces embajador escribe: “De acuerdo con nuestra conversación telefónica, (…) me permito reiterarle la solicitud del envío de la fotocopia del pasaporte al igual que de la visa de Estados Unidos expedida a nombre de su hijo (…)”.

Once días después, Reyes actuó. Pero no respondiendo a las peticiones del embajador Valdivieso, sino escribiéndoles una carta a las autoridades gringas donde negó que su hijo tuviera visa estadounidense. “El pasado 29 de septiembre volví a mi país definitivamente (…) con mi hijo y esposa”, escribe. Y añade: “Mi hijo (…) fue registrado como ciudadano colombiano en el consulado de Nueva York antes del fin de la misión”.

Alfonso Valdivieso, sin embargo, se mantuvo en su posición. Y el 19 de agosto del 2003, cuando ya había regresado a Colombia tras terminar su tiempo en la embajada ante la ONU, le hizo llegar a la entonces canciller, Carolina Barco, una carta en la que buscó “informarle acerca de una situación administrativa relacionada con Guillermo Reyes, exfuncionario de la Misión en Nueva York”.

El exfiscal general escribe: “Se trata de su actuación con respecto a la eventual inscripción del hijo como nacional de Estados Unidos existiendo una prohibición al respecto para los diplomáticos, que conoció oportunamente y sobre la cual conversé con él”.

“Debido a su actitud evasiva le indiqué que era perentoria mi insistencia, pues como Jefe de Misión me correspondía velar por el cabal comportamiento de los funcionarios diplomáticos”, escribe Valdivieso.

Y luego, en esa misma carta, lanzó un dato revelador: “A comienzos de enero, en reunión con los responsables del tema en la Embajada de Estados Unidos (…) planteé mis inquietudes sobre el caso (…). Telefónicamente me informaron que, en principio, habría sido expedido pasaporte de Estados Unidos en New Hampshire al hijo de Guillermo Reyes”.

Hoy Valdivieso dice: “Ese episodio me hizo llevarme la peor imagen del doctor Reyes”.

La mala semana del candidato a registrador

Y es que la pasada fue una semana muy difícil para el exmagistrado auxiliar y hoy candidato a registrador nacional Guillermo Reyes. A la denuncia de posible plagio en su tesis doctoral, revelada el pasado primero de octubre por Semana.com, se sumaron nuevas acusaciones que lo dejaron mal parado ante la opinión y que han puesto a tambalear su candidatura a manejar la Registraduría Nacional del Estado Civil.

La tarde de ese mismo jueves, el portal La Silla Vacía reveló que Reyes habría ‘fusilado’ en dos ocasiones a Juan Fernando Jaramillo, exmagistrado auxiliar de la Corte Constitucional y fundador de Dejusticia.

Poco después, el abogado y columnista Ramiro Bejarano revivió una vieja polémica que había tenido en el 2006 con el ex viceministro del gobierno Uribe y sostuvo que Reyes “tiene una tendencia temperamental a plagiar”. Según él, hace nueve años este había plagiado un trabajo del jurista Guillermo Mejía.

Luego vino la radio. La noche del jueves, la noticia sobre el posible plagio apareció en Hora 20 de Caracol Radio y, el viernes, los programas de la mañana dedicaron espacios a debatir sobre la denuncia. En Caracol, Darío Arizmendi y D’arcy Quinn hablaron de la “copialina” y de los “serios problemas que tiene Reyes a la hora de poner comillas”.

La periodista Quinn añadió que había recibido una llamada de un magistrado del Consejo de Estado que “quería decirme que este año recibió una copia del último libro del señor Guillermo Reyes (…) y de repente se encontró con unos párrafos que parecían escritos por él (…). Se puso a buscar y (…) ¡oh, sorpresa!, coincidían”.

Luego, en Mañanas Blu, los integrantes de la mesa de trabajo de Néstor Morales hablaron con Reyes y le dieron la oportunidad de defenderse. Este dijo que lo sucedido con su tesis doctoral “no son plagios, son omisiones”.

La dura semana del candidato a registrador terminó el domingo 4 de octubre. En su columna semanal en el diario El Espectador, el respetado jurista Rodrigo Uprimny habla de “un plagio inaceptable”. Y se pregunta: “Si no pudo registrar lealmente la voz escrita de un colega, ¿cómo podemos esperar que registre lealmente las voces electorales de todos los colombianos?”
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.