Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/26/2011 12:00:00 AM

"El matrimonio homosexual hiere de muerte la institución familiar"

Juan Vicente Córdoba, secretario de la Conferencia Episcopal, defiende la postura de la Iglesia católica de rechazar el matrimonio homosexual. Para él, la Corte Constitucional no está cuidando la Constitución.

Los magistrados de la Corte Constitucional están en un debate trascendental para la sociedad colombiana. Este martes se espera conocer su decisión sobre permitir o no el matrimonio civil entre personas del mismo sexo.

Sobre el polémico tema, que han superado 12 países en donde este tipo de unión ya es legal, han salido voces a favor y en contra. Una de ellas es la de la Iglesia católica, que se ha unido con la Iglesia evangélica y la ortodoxa para pedirle a la Corte que no convierta en ley el matrimonio homosexual.

A propósito del tema, Semana.com entrevistó al secretario de la Conferencia Episcopal, monseñor Juan Vicente Córdoba.

Semana.com: ¿Cree que la mayoría de los colombianos rechaza el matrimonio de parejas del mismo sexo?

Juan Vicente Córdoba: Hace como un mes y medio se conoció una encuesta en Bogotá y el 87 por ciento se opone a la adopción de niños (por parte de parejas homosexuales); el 82 por ciento, al matrimonio gay; y el 78 por ciento, al aborto. Nuestra cultura es cristiana, más del 90 por ciento de los colombianos son católicos y evangélicos. Es el sentir de un pueblo que siente que le van a lesionar su patrimonio cultural, sus valores y su idiosincrasia.

Semana.com: Esa posición de rechazo que ha manifestado la Iglesia católica, ahora unida con la evangélica y la ortodoxa, ha sido muy criticada. Los cuestionan por no tomar una posición igual de radical y pública en temas como las masacres, la pobreza y el abuso contra los niños...

JVC: Los evangélicos y los ortodoxos vinieron a acá a decirme que nos uniéramos porque querían expresar que tampoco estaban de acuerdo (con el matrimonio homosexual).

La Iglesia católica está metida en todo: lleva en América Latina el 47 por ciento de la salud, trajo universidades y colegios y durante 400 años fue la única que educaba. (...) Para la ola invernal no están escritas las millonadas que recogimos a través de ayudas internacionales que sólo confían en la Iglesia.

La Iglesia católica no está hablando solo de homosexuales, está en todo y el que lo desconoce es porque no lo ha querido ver. Acá en la Conferencia Episcopal tenemos un departamento de diálogo interreligioso; hay reuniones semanales con judíos, musulmanes y cristianos con quienes hablamos de todos los temas.

Semana.com: Aumentan los países que aprueban el matrimonio entre personas del mismo sexo. ¿Qué papel ha tenido la Iglesia católica en esos lugares?

JVC: En muchísimos no lo han hecho. No son la mayoría. Son relativamente pocos los que los ha aprobado y en muchos sitios la Iglesia ha tenido un liderazgo como en Uruguay, Chile y Nicaragua, donde no se ha permitido. Nosotros tenemos que defender nuestra cultura, idiosincrasia e historia.

Semana.com: ¿Por qué oponerse cuando la Constitución del 91 establece la libertad de cultos y separa la Iglesia del Estado?

JVC: Colombia no es un país laico, es un país teísta, que quiere decir de todas las religiones. En el preámbulo de la Constitución dice que “es un país que cree en Dios e invoca la protección de Dios”. Eso sí, Colombia no es un país confesional (de una sola religión).

Si fuera laico, no sería teísta, es decir, nada de Dios. Por eso cuando se posesiona el presidente y los congresistas, juran por Dios y la Patria.

Semana.com: Igual, la postura de ningún credo o religión puede ser un mandato...

JVC: Sí. Estamos de acuerdo y lo respetamos. Hablamos como ciudadanos, pero no le se olvide que cuando nosotros hablamos, lo hacemos por un país que tiene más del 90 por ciento de católicos, entonces no somos una voz que apareció por ahí detrás de una columna. No queremos hacer leyes ni influir en las leyes, sino en las costumbres, en la cultura y en los valores, eso sí nos toca a nosotros.

Semana.com: ¿Por qué, para ustedes, el matrimonio entre parejas del mismo sexo no es viable?

JVC: Es esencia del ser humano la pareja de hombre con mujer, que se complementan sicológica y físicamente. Dos hombres, dos mujeres juntas, en una relación emocional y sexual, no se complementan.

Se destruye la célula que conforma una sociedad como lo es la familia, transmisora de los valores éticos, humanos, de la cultura de un pueblo y su idiosincrasia y valores espirituales. Cuando la familia se acaba, se destruye una sociedad.

Al aceptar el matrimonio entre homosexuales se hiere de muerte la institución familiar. Respetamos su unión (marital): que puedan heredar, que puedan vivir juntos si quieren, que tenga seguridad social... en eso no nos oponemos, lo único que queremos es defender la institución familiar, que no los eleven a categoría de ley en un país donde la mayoría no quiere eso.

Semana.com: ¿No resultan fuertes sus palabras al decir que la Corte Constitucional no cuida la Constitución?

JVC: Ellos son los cancerberos, es decir, los que cuidan y vigilan en el buen sentido de la palabra. Ellos son guardianes de la Constitución y ellos no la están cuidando, sino que la están cambiando, imagínese la contradicción.

Para aprobar el matrimonio entre personas del mismo sexo, tienen que cambiar la Constitución y eso sólo lo puede hacer el Congreso. La Corte luego dice si se aprueba o no. Lo que no puede hacer la Corte es cambiarla, porque le quita atribuciones al Congreso.

Semana.com: ¿Entonces, para la Iglesia católica lo ideal es que el tema e estudie en el Congreso?

JVC: Sí. Es como preguntar ¿quién amamanta a los niños?: la mamá o el papá. Pues a la mamá, porque le toca.

Semana.com: ¿Por eso ahora se espera que el Congreso analice la propuesta que busca abolir la decisión de la Corte de permitir el aborto en tres situaciones específicas?

JVC: Vamos a hacer acto legislativo. Se estudiaban también el plebiscito y el referendo y se optó por el acto legislativo, que no se le consulta al pueblo.

Semana.com: ¿Qué partidos han apoyado?

JVC: Todos los partidos. En este momento han firmado como 35 senadores y representantes de todos los partidos: no es iniciativa del partido Conservador ni de la Iglesia católica, como han querido decirlo, es un error. La prueba es que ya han firmado del Polo, del Partido Verde, de Cambio Radical, Liberal y Conservador. Es multipartidista y multiconfesional.

Queremos que se reforme el artículo 11 de la Constitución diciendo que la defensa de la vida se haga desde la fecundación hasta la muerte natural. Si votan por él no, lo respetaremos.

Semana.com: ¿Entonces ya no habrá referendo?

JVC: Había que escoger uno. Al escoger el referendo habríamos presentado unas firmas y el Congreso y la Corte Constitucional nos debía decir si es legal o no. Se habría ido a votaciones en el país, pero no quisimos porque trae muchos gastos, miles de millones de pesos.

Semana.com: Hay quienes creen que posiciones como las de ustedes alimentan la homofobia y la discriminación...

JVC: De ninguna manera. Discriminación sería no darles los derechos fundamentales ante la ley y Dios. Lo que les decimos es que de los derechos que ellos tienen no hagan una ley para toda Colombia.

Que vivan juntos, que hereden, que tengan sus pensiones, su salud, que declaren rentas juntos, que lo hagan. Pero una cosa es eso y otra es que se cree una nueva ley para cambiar la familia en Colombia, porque atenta contra un valor fundamental de una cultura e idiosincrasia de un pueblo, donde la célula primordial es una familia de hombre y mujer.
Semana.com: ¿Cómo percibe la Iglesia católica a una persona homosexual?

JVC: Como un hijo de Dios con todos los derechos y deberes. No son enfermos, sino que tienen un desorden de orientación de identidad de género, de rol sexual. Es un desorden como los otros que son heterosexuales que no pueden vivir con una sola mujer. Ahí también hay un desorden. ¿Por qué a un hombre no le gustan las mujeres? Porque sicológica y afectivamente se sienten mujer, de manera inconsciente. Es ciencia sicológica.

Semana.com: ¿Qué posición tomaría la Iglesia en caso de que la Corte decida a favor del matrimonio gay?

JVC: Seguiremos evangelizando. La misión de la Iglesia católica no es crear leyes ni atacar a nadie.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.