Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/1/2015 11:01:00 AM

El clan Úsuga devolvió un menor guerrillero

Un joven de 17 años que había sido retenido en el transcurso de un combate fue entregado a una comisión del CICR, la Defensoría, el ICBF y la Personería, en Riosucio, Chocó.

Estuvo a punto de morir bajo las balas que llovieron sobre un costado de la cuenca del río Truandó, en Chocó, en medio de un combate que tuvo lugar el 10 de septiembre pasado entre hombres del frente 57 de las FARC y el Clan Úsuga.
 
Llevaba al cinto un fusil AK 47 y tres proveedores con 30 cartuchos. A diferencia de sus compañeros de filas, no pudo escapar y cayó en manos de la bacrimes.
 
No se trataba de un curtido guerrillero, sino de un joven de apenas 17 años de edad que había sido reclutado ocho meses atrás, lo que evidencia que los menores siguen siendo insumo para la guerra que libran las FARC.
 
Del muchacho retenido se volvió a saber hace pocos días cuando miembros del Clan Úsuga, ese mismo grupo que se hace llamar Autodefensas Gaitanistas, contactaron a la Defensoría del Pueblo y al CICR. La idea, dijeron, era devolver al adolescente sano y salvo.
 
Desde el 7 de septiembre, la Defensoría había puesto en conocimiento de la Comisión Intersectorial de Alertas Tempranas del Ministerio del Interior la incursión de los grupos armados en los alrededores de la comunidad indígena Wounáan. “Es un territorio que se encuentra señalado como zona de riesgo en los informes emitidos por el SAT desde febrero del 2015, en los que se alerta sobre un escenario hostil para los derechos de la población civil en Riosucio y Carmen del Darién”.
 
El combate en medio del cual había sido retenido el adolescente fue informado por pobladores de Domingodó. Los disparos resonaron muy cerca de una comunidad llamada Peña Blanca, en la cuenca media del Truandó. Días después, aparecieron dos cuerpos sin vida en las márgenes del río Atrato.
 
La próxima semana, una comisión de la Defensoría del Pueblo en compañía, de algunas instituciones internacionales, realizará una visita de verificación en el bajo Atrato, “pues la presencia de los grupos ilegales mantiene atemorizados a los pobladores, quienes han advertido sobre un posible desplazamiento en al menos 6 resguardos y 9 territorios colectivos de esa zona”, informó la Defensoría.
 
El joven fue liberado en la tarde de este miércoles, en presencia de personal de la Defensoría, el CICR, ICBF y la Personería de Riosucio, en un recóndito paraje selvático al cual accedió la misión humanitaria sin teléfonos celulares. Esa fue la exigencia del grupo armado.
 
“El muchacho estaba en buenas condiciones de salud. Muy callado, suponemos que muy asustado por lo que había pasado”, dice un funcionario que estuvo en la entrega. El joven, oriundo de Ituango, Antioquia, entrará al ICBF a un proceso de restablecimiento de sus derechos y desvinculación total de la guerra, esa a la que nunca debió haber entrado.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.