Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/11/2009 12:00:00 AM

El Murdoch colombiano

La familia Galvis, dueña de 'Vanguardia Liberal' y siete periódicos regionales más, quiere comprar el diario insignia del Caribe:'El Heraldo' de Barranquilla.

En Estados Unidos es tanto el pesimismo sobre el futuro de los diarios, que hay una página web (www.newspapers deathwatch.com) que presta vigilia a los periódicos (ver artículo página 50). La compra de diarios es vista como el peor negocio de este siglo.

Curiosamente, eso no opina la familia Galvis, liderada por los dos Alejandros -papá e hijo-, que en los últimos años se han jugado el todo por el todo en este negocio presuntamente en vías de extinción. A su extensa colección de diarios - Vanguardia Liberal, de Bucaramanga; El Universal, de Cartagena; La Tarde, de Pereira; La Libertad, de Popayán; El Nuevo Día, de Ibagué y el popular Q'Hubo, presente en varias ciudades- quieren sumarle otro: El Heraldo, de Barranquilla, que está en venta desde principios de año.

Con esa adquisición, los Galvis y sus socios Araújo de Cartagena no sólo quedarían como amos y señores de la prensa en la Costa Atlántica y anularían la principal competencia de su diario popular en Barranquilla, sino que evitarían la entrada de un nuevo jugador que podría amenazar su supremacía en la región. Según conoció SEMANA, hay por lo menos dos pretendientes más por El Heraldo.

Hace 10 años era impensable ver al Grupo Galvis en plan de compras de nuevos periódicos y aspirante a ser socio del tercer canal de televisión. En ese momento atravesaba una severa crisis financiera causada, paradójicamente, no por sus medios impresos, sino por el excesivo endeudamiento en que incurrió para participar en Avantel y en un negocio de hotelería (Howard Johnson). Sin embargo, con la venta de TV Cable Bucaramanga y el regreso a enfocarse en su experticia -el manejo de medios locales y regionales-, salieron del atolladero.

Con la casa en orden, se embarcaron en un nuevo proyecto del que no dejan de hablar los dos Alejandros, como si fueran padres primíparos: el diario popular Q'Hubo. Esta iniciativa, que al principio abarcaba ocho ciudades y hoy llega a 13 dada su alianza con el Grupo de El País en Cali y El Colombiano de Medellín, es tal vez la más ambiciosa. Aspiran desbancar a El Tiempo y convertir ese impreso en el periódico más leído de Colombia. Alejandro Galvis, padre, dice que ya tienen 900.000 lectores, según el último Estudio General de Medios.

Sin embargo, esa estrategia depende de su capacidad de crecer en Bogotá. Y allí han tenido dificultades, como lo reconocieron ambos Galvis. Actualmente, adelantan un plan que consiste en circular el diario popular por algunas zonas de la capital para 'sembrar' su nombre y su conocimiento dentro de la población, como le dijo a SEMANA una fuente del sector.

Es tanta su confianza en el futuro del mercado de los impresos, que en los últimos años los Galvis y sus socios locales hicieron una multimillonaria inversión: comprar rotativas para Bucaramanga, Cartagena y Pereira. Inversiones de ese tipo sólo se pagan con el tiempo. Mucho tiempo.

Con sus socios paisas y vallunos en el Grupo Nacional de Medios, también han mostrado interés en el tercer canal. Sin embargo, según lo admitió Alejandro Galvis, papá, el entusiasmo ya no es el mismo dada la recesión. Están a la espera de conocer en detalle los prepliegos.

Independientemente de si siguen con la aventura televisiva, en lo que no tienen duda los Galvis es en su intención de quedarse cada vez con más parte del mercado de impresos en las regiones. Saben que allí está su ventaja competitiva.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.