Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/28/1999 12:00:00 AM

EL NUEVO MINISTRO


ANTES DE emprender su viaje a Canadá, el presidente Andrés Pastrana decidió dejar solucionado el tema de
la sucesión en el ministerio de Defensa. Y se reunió el sábado a lassietedela mañana con el ministro del
Interior, Néstor Humberto Martínez. Cuando estaban seguros en el nombre del nuevo ministro, llamaron al
Comandante de las Fuerzas Militares, general Fernando Tapias, y le comunicaron la decisión. Tapias dijo que
estaba totalmente de acuerdo con el nombramiento, y en ese momento le dieron la noticia al país. El nuevo
ministro de Defensa es Luis Fernando Ramírez, amigo personal del presidente de la República y su fórmula
para la vicepresidencia en la campaña de 1994.
Luis Fernando Ramírez fue ministro de Trabajo durante el gobierno de César Gaviria Trujillo, y es reconocido
por sus conocimientos en economía y administración, lo que resulta de gran importancia para la reforma del
ministerio. Pero además de eso, según el general Fernando Tapias, "Ramírez es una persona muy cercana a
las Fuerzas Militares y es una garantía para el proceso de paz".
Ramírez, santandereano de 41 años de edad y quien venía atendiendo su propia oficina de consultoría después
de trabajar varios años como asesor de Luis Carlos Sarmiento en el grupo Aval reúne además dos cualidades
muy importantes para el ministerio: es un hombre supremamente discreto y es un gran conciliador.
Aunque estaba alejado de la actividad política y dice no tener aspiraciones en ese campo, en la última
campaña de Andrés Pastrana sirvió como asesor de los grupos de estudio para la reforma del Estado.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1825

PORTADA

Venezuela: la calle contra el dictador

Un trino de Santos indigna a Maduro y él amenaza con revelar los secretos del proceso de paz. Invocar el anti-colombianismo no cambia el hecho de que la crisis venezolana está llegando a un punto de inflexión.