Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/15/2014 12:00:00 AM

El oasis del alcalde de Riohacha

En medio de la dura sequía que afecta a La Guajira, la finca del alcalde de Riohacha la riegan sin ningún pudor mientras sus vecinos claman por una gota de agua.

A quince minutos de Riohacha sobre el lado derecho de la carretera troncal, que une a Santa Marta con la capital de La Guajira, caen chorros de agua sobre los potreros de una finca, impulsados por unos aspersores que alcanzan hasta los 15 metros. 

Lo primero que sorprende es la fuerza y el grosor del chorro, y lo segundo es que preguntando: ¿quién es el propietario de la finca que se da tal privilegio? dicen que es la tierra del alcalde Rafael Ceballos.

En los últimos años en el vecino corregimiento de Camarones, en cuya jurisdicción está la finca, las protestas por la falta de agua han sido el pan de cada día. 

Para satisfacer los reclamos de la población el alcalde firmó -10 de mayo de 2013- con el consorcio Aguas para un pueblo la construcción y puesta en funcionamiento del acueducto y alcantarillado por valor de 9.017 millones de pesos. Sin embargo, el contratista incumplió y aunque la obra debía haber sido entregada en noviembre de 2013, de esta aún no se sabe nada. 

Lo curioso es que la conformación de consorcios tiene como objeto que las firmas que se unen sumen experiencia, conocimiento y capital para garantizar el cumplimiento. Pero en este caso, el contratista principal Yusif Habib Mustafá tiene como personal natural el 51 %,  la otra mitad el 48 % corresponde a la firma Certhab Construcciones S.A.S., cuyo representante legal es el señor Yusif Habib Mustafá. Es decir, Mustafá representa el 99 % de una obra que ya tiene un retraso de 10 meses. 

En diálogo con Semana.com, el secretario de obras de Ríohacha, Julio Vega, asegura que las obras del acueducto ya están terminadas, que el retraso está en la construcción del alcantarillado. Semana.com intentó comunicarse con las oficinas del constructor, pero los números telefónicos que reporta a la Cámara de Comercio no los contestan y la dirección registrada corresponde a una casa de familia. 

Ceballos, tras su defensa

La finca Los Laureles, fue comprada por el alcalde en junio de 2006 y según el certificado de tradición y libertad expedido por la Oficina de Registro de Instrumentos Públicos de Riohacha, tiene una extensión de 76 hectáreas.

En este lugar se siembran yuca y crece a su antojo hierba de corte. La finca se encuentra dentro de la población de Perico, una vereda del corregimiento de Camarones de donde es oriundo el alcalde Ceballos. Un corregimiento que está sin agua y que se surte con un carro tanque, contratado por la funcionario y que es 'tanqueado' en la finca de Ceballos. 

Por La Guajira no había llovido desde el pasado mes de octubre, pero esta semana una onda tropical trajo el primer aguacero que no alcanzó a refrescar, ni saciar la sed. 

En un comunicado expedido por el despacho del alcalde el jueves 14 de agosto, se dice que el agua es extraída de un pozo construido en su finca hace tres años, antes de que se manifestara esta sequía. Agrega el comunicado que el riego se está haciendo en un área de tres hectáreas para el desarrollo de un proyecto de granja integral como los construidos por el ministerio del interior y entregados por el presidente Santos el pasado 8 de agosto durante su visita a La Guajira.

Finaliza el comunicado diciendo que el administrador del proyecto de La Granja Integral ante la sequía está suministrando agua a los 600 habitantes de Perico, la población vecina a la finca, así como a comunidades indígenas ya desplazados. 

Por su parte, Rafael Ceballos confirmó que el predio en cuestión en Perico es suyo. El terreno se riega con un sistema de aspersores que, según el alcalde, se enciende cuando se requiere, por lo general una hora por la mañana y una por la tarde.

De las 76 hectáreas de la finca, asevera el alcalde, solo 3 se encuentran dentro de un acuerdo de explotación agrícola y pecuaria firmado con Jhon Benjumea Arregocés son las que se benefician de este riego. 

Igualmente, según su versión, los videos y fotografías que circulan por las redes sociales fueron tomados por un grupo de hombres armados que se acercó al predio, amenazó a uno de sus trabajadores para que encendiera el sistema de riego, y luego capturó las imágenes. Luego del incidente, el alcalde interpuso una denuncia frente a la Fiscalía para que investigara los hechos. 

A lado y lado de la troncal que une a Santa Marta con Riohacha sólo quedan pastizales secos en medio de los victoriosos trupillos y cardonales que resisten sin quejarse este crudo verano. El paisaje de jagüeyes secos anuncia una temporada de sequía peor de lo que ya es. 

Construir pozos es una tradición en La Guajira, pero no puede ser un privilegio. Son pocas las fincas que cuentan con este tipo de tecnología, entre las cuales se cuentan las de exdirectores de Corpoguajira, magistrados, diputados, políticos en general, alcaldes y exalcaldes, quienes por supuesto, no han padecido la sequía.

Semana.com consultó con Luis Fernando Echeverri, el gerente de la firma Korderos la cual construyó los seis pozos profundos contratados por el ministerio del interior y dijo que el costo de cada pozo es de aproximadamente 350 y 400 mil pesos por metro lineal, con un espesor de ocho pulgadas. 

Es decir que para profundidades de 100 o 150 metros, que se encuentra agua potable, estaría costando entre 35 y 50 millones de pesos. A ello se suma la planta de bombeo que cuesta 15 millones y un pozo profundo puede producir entre 12 y 20 litros por segundo como el de la finca del alcalde Ceballos, el cual podría abastecer a poblaciones de cinco y seis mil habitantes como Camarones.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.