Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/23/2014 12:29:00 PM

El odio de Santos a Restrepo, según el uribismo

El senador Álvaro Uribe acusa al presidente de la República, además, de querer dividir al Centro Democrático.

Juan Manuel Santos y Luis Carlos Restrepo fueron compañeros durante cuatro años en el segundo gobierno de Álvaro Uribe. En el papel, tenían funciones opuestas. El primero, como Ministro de Defensa, tenía que combatir a los grupos ilegales. El segundo, como alto comisionado de paz, allanar el camino para un proceso de paz y desmovilizar a los alzados en armas. Por la naturaleza de sus obligaciones, ambos tenían que trabajar de la mano.

A pesar de ello, hoy el expresidente Álvaro Uribe le recordó al país el presunto odio que Santos le profesa a Restrepo. Tal afirmación fue consecuencia de las declaraciones del propio presidente Santos, quien el lunes invitó al Centro Democrático a hacerle caso a Luis Carlos Restrepo, quien en una carta invitó a los uribistas a unirse al proceso de paz.  “Santos, que odia y persigue a Luis Carlos Restrepo, lee su carta a medias con la mala intención de dividir al Centro Democrático”, fue el trino de Uribe.

Más allá de esta reacción, para muchos no dejó de ser sorpresivo que el presidente Santos recurriera a Restrepo como argumento en contra de su más férreo opositor. Más aún cuando los hechos políticos demuestran que entre Santos y Restrepo ha habido muchas diferencias y alguna animadversión. De hecho, el uribismo en general, ha acusado reiteradamente a Santos de ser el autor de una presunta persecución contra el excomisionado.

En febrero del 2010, y luego de que la Corte Constitucional tumbara la segunda reelección de Álvaro Uribe, el excomisionado, ya fuera del gobierno, oficiaba como presidente del Partido de La U, precisamente el que Santos fundó en el 2006 para garantizarle la gobernabilidad a Uribe. Restrepo, en consecuencia, fue quien tuvo que firmarle el aval a Santos para aspirar a la presidencia. En ese entonces afirmó y quedó grabado para la historia: “Juan Manuel Santos es un excelente candidato”.

Pero llegó Santos al gobierno y la suerte de Restrepo empezó a cambiar. El mandatario cambió la terna de candidatos a fiscal general que había presentado Álvaro Uribe, incluyó a Vivianne Morales, que resultó elegida, y quien en una de sus primeras decisiones ordenó la captura de Luis Carlos Restrepo por el montaje de una desmovilización de una columna de las FARC, la Cacica Gaitana.  

La mayor sorpresa para Restrepo, y para Uribe, fue que el gobierno se declaró víctima y parte civil en ese proceso, con el argumento que en esa falsa desmovilización hubo recursos del erario y que así se lo ordenaba la ley. Restrepo asumió que Santos, al que le dio el aval presidencial, lo dejaba solo, y más aún cuando el mismo Ministerio de Defensa, dirigido por Santos, había certificado tal desmovilización.  

Después se han conocido hechos que certifican las diferencias entre Santos y Restrepo en el gobierno, y que sustentarían la afirmación de Uribe. El 29 de marzo del 2012, Restrepo, ya desde la clandestinidad, le envió una carta al entonces ministro de Justicia Juan Carlos Esguerra, en la que cuestionaba a Santos.

“El Presidente Juan Manuel Santos ha prejuzgado sobre mi comportamiento e intentado presentarme ante la opinión pública como un criminal. Debo recordarle que, de manera inusual, ha hecho el señor Presidente pronunciamientos sesgados sugiriendo mi culpabilidad, como sus declaraciones del pasado 20 de diciembre de 2011, cuando asumió no solo que había existido una 'falsa desmovilización', sino que descargó toda la responsabilidad sobre mí, mientras exoneraba a otros funcionarios investigados por los mismos hechos”.

Y agregó “el señor Presidente Santos, que se ha caracterizado por su disposición para conseguir “nuevos mejores amigos”, pasa por alto que fui su colega en el anterior gobierno y Director del partido político que lo llevó a la presidencia, para referirse a mí de manera despectiva, como cuando dijo a un periodista de El Espectador: “La verdad es que a ese señor nunca lo he entendido”.

Este año, Álvaro Leyva, en una carta abierta al expresidente Álvaro Uribe, reveló que cuando acordó con Luis Carlos Restrepo y el propio Uribe un intercambio humanitario con las FARC, Santos, como ministro de Defensa, se encargó de desmontarlo.

El pasado mes de octubre, en su primera entrevista tras haber salido del país, Restrepo afirmó que Santos dañó los acercamientos que venía adelantando con la guerrilla del ELN. “Yo siempre tuve choques con el ministro Santos porque se estaba metiendo en mis procesos (…) A él no le sirve nada donde él no sea protagonista”. También lo acusó de haber intentado sabotear un acercamiento con los grupos ilegales al haber ordenado un sobrevuelo de helicópteros militares en momentos en que se realizando una operación para la entrega de unos secuestrados. Incluso, citó a Piedad Córdoba como testigo.

Pese a ello, Santos acogió la más reciente carta de Restrepo para advertir que el uribismo se había quedado sin argumentos y ahora quiere subirse al tren de la paz. Es cierto, sólo acogió un párrafo, pues el resto de las acusaciones del excomisionado, entre ellas que se llegaron a un acuerdo con las FARC para una constituyente, no tuvieron respuesta. Por eso, Uribe cuestiona que el presidente, por un lado odie a Restrepo y por otro, lo cite para generar división en el uribismo. 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.