08 diciembre 2012

Enviar a un amigo

Email destino:

Nombre remitente:

Email remitente:

"El panorama de la salud es muy oscuro": Acemi

Por Luisa Fernanda Ramírez, colaboradora de Semana.com

ENTREVISTAJaime Arias, el presidente de la Asociación Colombiana de Empresas de Medicina Integral, dice que con el proyecto del fondo único como salida a la crisis, "el remedio es peor que la enfermedad".

"El panorama de la salud es muy oscuro": Acemi. Jaime Arias, presidente de Acemi.

Jaime Arias, presidente de Acemi.

Foto: Foto tomada de internet.

Jaime Arias, exministro de Salud, expresidente del Seguro Social y presidente de la Asociación Colombiana de Empresas de Medicina Integral (Acemi) habló con Semana.com sobre los riesgos que enfrentan las empresas que aseguran la salud de los colombianos.

Semana.com: ¿Cómo ve el futur
o del sistema de salud en el 2013?

Jaime Arias:
Muy oscuro. Las perspectivas son muy malas. El Gobierno tiene buena voluntad y el nuevo ministro (de Salud) es excelente, pero los enredos son cada vez mayores.

Semana.com: ¿A qué se debe ese panorama?

J. A.:
Los dineros del Fondo de Solidaridad y Garantía (Fosyga) están embolatados y no hay una regulación adecuada de las aseguradoras. Las reglas del juego de las entidades promotoras de salud (EPS) no están claras ya que no hay directrices sobre en qué invertir los dineros que les llegan, no se sabe si esa plata se destinó al pago de una prima o a un tensiómetro.

Semana.com: ¿Hay algún proyecto que busque regular esa situación?

J. A.:
Está bien que las EPS pasen a ser vigiladas por las superintendencias financieras. El problema es que eso significa pedirles a las empresas del contributivo que paguen cuatro billones de pesos en un momento en el que llevan tres años dando pérdidas. Además, hay una tendencia a formar un fondo único, lo cual es desastroso porque es regresar al pasado y a la politiquería.

Semana.com: ¿Cuáles sectores promueven la creación de este fondo único?

J. A.:
El Congreso y el Polo.

Semana.com: ¿Cuáles son las implicaciones de ese proyecto?

J. A.:
Esto implicaría que se acaben las más de 15.000 EPS y que ese fondo asuma sus funciones específicas. El problema es que si ahora no pagan, con un fondo único sería peor. El futuro es muy incierto.

Semana.com: ¿Cree que bajarán los recobros en el 2013?

J. A.:
No, seguirán iguales. Han bajado muy poco y puede que bajen más, pero eso es lo que golpeó al contributivo. El sistema estaba en una luna de miel hace tres años, pero esa plata era un espejismo porque las EPS les pagaban a los hospitales y a los proveedores con los dos billones de pesos que están guardados en el Fosyga. Ahora, todo el mundo tiene miedo de usar ese dinero. Es más, de cada cien pesos que se prestan, se pagan 30 pesos. El patrimonio de las grandes EPS es de unos 600.000 millones de pesos y la deuda es de 2,2 billones, es decir, tres veces mayor.

Semana.com: ¿Y dónde se quedan los otros 70 pesos que se prestan?

J. A.:
Guardados en el Fosyga.

Semana.com: ¿Qué influyó en el colapso del sistema?

J. A.:
No ha colapsado, pero hay una crisis muy dura en las instituciones. Sin embargo, estas han hecho un gran esfuerzo debido a que los servicios se han deteriorado por las demoras, además la infraestructura no ha crecido, hay un déficit muy grande de camas y no se ha invertido en crear más.

Semana.com: ¿Cuál cree que es la solución para el déficit de especialistas?

J.A.:
El déficit que hay es muy fuerte, en especial de subespecialistas. Las especialidades grandes como medicina interna, pediatría y ginecobstetricia aún no están tan mal, pero ahora todo el mundo llega a consulta pidiendo que los remitan al subespecialista, y por eso, el año entrante el déficit va a ser peor. Con la propuesta del fondo único, el remedio es peor que la enfermedad.

Semana.com: ¿Qué le pareció el nombramiento del nuevo ministro de salud, Alejandro Gaviria?

J.A.:
Excelente. Conoce el sector, es frentero, honesto, no es politiquero y reúne muchas condiciones para ocupar el cargo, es uno de los mejores ministros que ha habido, pero el problema es más grande que la habilidad que tenga cualquier ministro. Por ejemplo, en el caso de Saludcoop, liquidar esta EPS significa sacar a cinco o seis millones de personas que, por ley, tendrían que ser recibidas por la Nueva EPS, que apenas da abasto con sus dos millones de usuarios. Sin embargo, al Gobierno le toca seguir con la intervención.
Publicidad
Horóscopo
Semana en Facebook
Publicidad