Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/30/2010 12:00:00 AM

"El Partido Conservador necesita líderes"

Al dejar la presidencia del Partido Conservador, Fernando Araújo habla del ex presidente Uribe, de la difícil coyuntura de 'Uribito' y de la ambigua posición de su partido frente a la agenda de gobierno de Juan Manuel Santos.

SEMANA: ¿Cuál es el balance al frente del Partido Conservador?

Fernando Araújo:
Las elecciones al Congreso y a la Presidencia fueron un reto muy importante. Nos fue mejor en el tema del Congreso, en cuyas elecciones el partido, gracias a la labor de nuestros líderes regionales, se convirtió en la segunda fuerza del Congreso, con 60 parlamentarios: 22 en el Senado y 48 en la Cámara. En las presidenciales no nos fue tan bien, pero cumplimos con una campaña llena de expectativas. Más aún si se considera que veníamos de ocho años sin tener candidato y nos habíamos limitado a apoyar las dos candidaturas de Álvaro Uribe.

SEMANA: ¿Esa falta de candidato propio es la causa de que en el conservatismo exista una brecha entre una fuerte bancada parlamentaria y la ausencia de líderes?

F.A.:
En el Partido Conservador estamos en una transición generacional, esperando que nuevas figuras ocupen el espacio que durante muchos años llenaron generaciones activas vinculadas al ex presidente Misael Pastrana o a la casa de Álvaro Gómez, por ejemplo. Necesitamos líderes nacionales, que hoy no se ven pero que están en proceso de formación.

SEMANA: ¿Por qué no se consolidaron en el partido los liderazgos de Andrés Felipe Arias y Noemí Sanín?

F.A.:
El papel político de Andrés Felipe Arias y Noemí Sanín está ligado a una coyuntura muy particular. Noemí estaba en su tercera campaña presidencial y Andrés Felipe apenas arranca su carrera nacional. Por supuesto que el debate alrededor de Agro Ingreso Seguro desdibujó su campaña y le hizo mucho daño. Para él, como figura con potencial en el Partido Conservador, lo primero es pasar la página de AIS y demostrar que sus actuaciones fueron transparentes. Solo así podrá recuperar el lugar que ya había logrado.

SEMANA: ¿Cree que siguen vigentes las ideas conservadoras en la Colombia de hoy?

F.A.:
Que están más vigentes que nunca. Con el presidente Uribe nos sentimos muy cómodos en la medida en que defendía iniciativas típicamente conservadoras basadas en la existencia de un Estado ceñido a la Constitución, pero pequeño, eficiente y firme. Un Estado que promueva el desarrollo de la iniciativa privada y las políticas de seguridad democrática. Antes de Uribe, Colombia había sido muy liberal en la concepción del Estado y por eso este se había vuelto vulnerable.

SEMANA: Pero Santos gobierna con ideas liberales…

F.A.:
Él siempre ha hablado de la Tercera Vía, un experimento que es una nueva versión de la seguridad democrática, pero que es susceptible de ajustes. Nosotros, los conservadores, permanentemente estaremos sugiriendo estas mejoras en aras de que no se baje la guardia. Recibimos complacidos temas como la mejora de las relaciones con Chávez, por ejemplo, pero somos vigilantes y creemos que solo se podrá cantar victoria cuando haya resultados.

SEMANA: ¿Cuáles son las divergencias entre la 'doctrina conservadora' y la propuesta santista?

F.A.:
Varias. En el tema de víctimas compartimos la filosofía, pero nos preocupa el costo de la ley. En el caso de la restitución de tierras creemos que es delicado proponer una ley que deje en entredicho muchas de las transacciones que se han hecho en el campo colombiano en los últimos 20 años. Para el partido, el tema de estabilidad jurídica es esencial de la democracia.

SEMANA: ¿Por eso se oponen a unificar los proyectos de víctimas y tierras?

F.A.:
En ambos proyectos tenemos dudas. Teníamos un proyecto de víctimas que retiramos de los acuerdos de Unidad Nacional. El de tierras lo propuso Juan Camilo Restrepo, que es un ministro conservador. Que apoyemos el empeño y coincidamos en el interés de reparar a las víctimas y respaldar a los campesinos no significa que no seamos críticos.

SEMANA: ¿Y en el tema de regalías?

F.A.:
Acompañamos al gobierno en la filosofía y en la práctica. Creemos que modificar el régimen de regalías es justo para el país. Lo que hemos pedido al gobierno a través de nuestros ponentes es que se revise el tema de la gradualidad frente a las regiones productoras. Creemos que el proyecto que presentó el gobierno es muy drástico en la rebaja a las regalías de las regiones productoras.

SEMANA: En el Senado, la posición más dura frente al proyecto de regalías provino del conservatismo.

F.A.:
Sí. Y eso se debe a que tenemos senadores que representan regiones productoras. Uno de los ponentes, Hernán Andrade, por ejemplo, es del Huila. No hemos votado negativamente, pero hemos hecho un acuerdo tácito con el gobierno de que le introducirá reformas al proyecto en la segunda vuelta.

SEMANA: Hace unas semanas, varios representantes le pidieron al presidente Uribe que asumiera la dirección del partido. ¿Cómo vio esa invitación?

F.A.:
Hay que entender el contexto. En primer lugar, el papel de Fabio Valencia en la organización de esa reunión. En segundo lugar, el hecho de que el presidente de la Cámara, Carlos Alberto Zuluaga, también es antioqueño y ve con interés que se puedan hacer acuerdos políticos con el uribismo en Antioquia. Fui invitado a la reunión, pero no quise ir para no darle un carácter institucional

SEMANA: ¿Se ve cada vez más clara una división entre uribistas y conservadores clásicos?

F.A.:
No creo que se pueda hablar de una división. Ahora, siempre hay algunos, que los periodistas llaman "furibistas", que tienen ese tipo de propuestas y que difieren de los conservadores que somos más institucionales, que entendemos que cualquier acuerdo que se haga tiene que hacerse respetando las normas del partido y que reconocemos que este tenga 160 años de historia.

SEMANA: Para las elecciones locales de 2011, Uribe ha propuesto mantener las alianzas entre La U y el Partido Conservador. ¿Cree que hay que privilegiar esas alianzas o que hay respetar el espíritu de Unidad Nacional y contar también con los liberales y Cambio Radical?

F.A.:
No creo en ninguna de las dos opciones. La Unidad Nacional funciona a nivel nacional y no a nivel local. Pensar que Cambio Radical, el Partido Liberal, La U y nosotros haremos alianzas en todos los municipios y regiones del país es un sinsentido. Para las elecciones regionales cada cual tratará de apertrecharse de lo mejor. Donde pueda ir solo, el Partido Conservador irá solo. Donde tenga que ir en coaliciones o alianzas, lo hará. No descarto incluso alianzas con Cambio Radical o el Partido Liberal. De hecho, en Córdoba y La Guajira ya se han hecho acercamientos con ambos partidos. La camisa de Unidad Nacional no es una camisa de fuerza, pero tampoco nos negamos a las coaliciones.

SEMANA: ¿Hay conservadores molestos con el peso de la agenda liberal en este gobierno?

F.A.:
En los últimos 12 años, el Partido liberal estuvo ausente de los gobiernos y no tuvo el espacio para impulsar muchas de sus iniciativas. Ahora que el gobierno les abrió las puertas, los liberales están desaforados en el propósito de recuperar el tiempo perdido y buscan la figuración.

SEMANA: ¿Apoyarán la propuesta de reforma política que respalda el gobierno?

F.A.:
A pesar de que ese proyecto está en la agenda de Unidad Nacional, en la bancada conservadora no hay consenso frente al mismo. Hay responsabilidades que los partidos difícilmente pueden asumir, como controlar a quién se le dan todos los avales. Nosotros daremos 15.000 avales. ¿Qué mecanismos tenemos para garantizar que no se nos cuele alguien con antecedentes legales complicados y terminen quitándonos la personería? Las declaraciones del ministro Germán Vargas en el sentido de que la discusión de la reforma política va por buen camino son poco creíbles.

SEMANA: ¿Cómo recibió la noticia de la destitución de Sabas Pretelt por el caso de la yidispolítica?

F.A.:
He sido muy cercano a él, y me duele. Es un duro golpe para el equipo del ex presidente Uribe y, por supuesto, para nuestro partido.

SEMANA: ¿Se va a lanzar a la Alcaldía de Cartagena?

F.A.:
Me voy a dedicar a mi familia. No me voy a lanzar a nada.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.