Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/2/2009 12:00:00 AM

El patrón del Valle

Juan Carlos Martínez Sinisterra es mucho más que un senador salpicado por la narco-política. Es el político más poderoso de la región.

De ebanista a congresista. Así resumen en el suroccidente colombiano la maratónica carrera del político más influyente y poderoso de la región. Aunque en un comienzo Juan Carlos Martínez Sinisterra fue visto con admiración, lentamente su imagen se convirtió en murmullo, y plato preferido de mentideros políticos que daban cuenta de su excesiva influencia.

Nació en Timbiquí, Cauca. Pasó su adolescencia en un taller maderero y a los 20 años, es decir, hace 19, se trasladó a Buenaventura, Valle; vendió plátanos, pescado y finalmente obtuvo un cargo en el hospital de esa ciudad. En 1998, saltó con éxito a la política, llegó a la asamblea del Valle y repitió en 2001, todo de la mano del entonces congresista liberal Carlos Herney Abadía, condenado por el proceso 8.000.

Junto a los uribistas Dilian Francisca Toro y Luis Carlos Restrepo Orozco, Martínez completa la tripleta de congresistas del Valle investigados por la Corte Suprema de Justicia, por sus presuntos nexos con paramilitares y con su captura la semana pasada no sólo la para-política, sino también la narco-política, llegaron oficialmente al Valle. El grueso del expediente que le tiene la Corte se armó con testimonios del jefe paramilitar 'H.H.' y otras versiones que dan cuenta de supuestas relaciones con los narcos del cartel del Pacífico, Olmes Durán Ibargüen y Wenceslao Caicedo.

Refugiado en toldos del Movimiento Popular Unido (MPU), Martínez llegó al Senado en 2002 con 58.723 votos y cuatro años después, su votación llegó a 62.077, pero con el aval de Convergencia Ciudadana. Aunque su mayor feudo electoral es el Valle, desde 2003 extendió redes políticas a Nariño, Cauca y Chocó, lo que hoy le permite capitalizar dos representantes a la Cámara, seis escaños en asambleas, 10 alcaldías y 145 concejales, de los cuales 106 son del Valle. Esto quiere decir que tiene el 21 por ciento del total de curules para esa corporación en el departamento.

Con esa estructura política era obvio que tenía la plataforma necesaria para hacer crecer su ya significativa influencia burocrática. Hace unos meses, William Garzón, entonces director de la Corporación Ambiental del Valle (CVC), denunció que "nadie llega a este puesto (el de director) sin el apoyo de Martínez". En su momento reconoció a SEMANA que había salido del cargo por sacar de sus puestos a personas cercanas al senador y no contratar con organizaciones recomendadas por él. Pero esa no es la única vez en la que el nombre del senador aparece en medio de escándalos burocráticos. En 2006, una de sus fichas en el Incoder, seccional suroccidente, se vio envuelta en oscuras adjudicaciones que al parecer eran orientadas por políticos cercanos a Martínez. El funcionario fue relevado del cargo y reubicado en la CVC.

A Martínez también le endilgan una fuerte influencia en el gobierno nacional y miden ese poder con el nombramiento como cónsul en Colón, Panamá, de Víctor Julio González, ex gerente de la sociedad portuaria de Buenaventura. En las elecciones de 2007 se subió al bus de los ganadores: el gobernador del Valle, Juan Carlos Abadía, y el alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina. Martínez influyó en las elecciones de los contralores del Valle y Cali y armó un bloque con 19 de los 21 diputados del departamento. "En diciembre de 2007 citó a todos los asambleístas electos a una de sus fincas en Rozo y allí repartió las mesas directivas de la duma", dijo un diputado que pidió omitir su nombre.

Su ambición no para ahí. Miembros de Convergencia en el Valle, consultados por SEMANA, confirmaron que el senador en diciembre pasado anunció que en 2010 declinaría al Congreso para enfilar baterías a la Gobernación y de paso llevar dos senadores y tres representantes al Congreso. Por todo ello es que muchos dirigentes de la región dudan que su captura sea un obstáculo para que siga amasando poder y, por el contrario, creen que habrá patrón para rato.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.