Martes, 6 de diciembre de 2016

| 2015/09/25 12:10

El periodista censurado en Venezuela por entrevistar al alcalde de Cúcuta

César Miguel Rondón invitó a su programa radial a Donamaris Ramírez, para conocer su versión sobre la crisis fronteriza. El gobierno venezolano reaccionó.

Cesar Miguel Rondón se atrevió a entrevistar en su programa radial al alcalde de Cúcuta, Donamaris Ramírez, para conocer su versión de la crisis fronteriza. Foto: Tomada de El Universal

César Miguel Rondón, periodista venezolano, se atrevió a desafiar uno de los principales problemas que hay en Venezuela: la censura. Y esta osadía, ahora le pasa la cuenta de cobro.

El pasado martes en su programa radial en la emisora Circuito Éxitos Unión Radio, Rondón entrevistó al alcalde de Cúcuta, Donamaris Ramírez, para conocer su versión sobre la crisis fronteriza entre Colombia y Venezuela que empezó el pasado 19 de agosto.

En el país vecino mucho se ha dicho de esta problemática. Sin embargo, la mayoría de información que circula en los medios es lo que expresan el mandatario Nicolás Maduro en sus alocuciones; la canciller Delcy Rodríguez; el presidente de la Asamblea, Diosdado Cabello; o el defensor de Pueblo, Tarek William Saab. Todos los que siguen la línea de Maduro. 

Sin embargo, Rondón quiso escuchar al cucuteño, sus historias y la forma en cómo ha enfrentado la deportación de más de 1.500 colombianos y el retorno voluntario de más de 15.000, en Norte de Santander.

Una entrevista que molestó entre las autoridades venezolanas. Tanto así que la Comisión Nacional de Telecomunicaciones difundió un comunicado del Directorio de Responsabilidad Social en el que manifestó su “completo y profundo rechazo” por el programa que hizo “el ciudadano mexicano-venezolano” Rondón, como se refieren a él.

“En dicha emisión, el ciudadano Rondón entrevistó al alcalde de la ciudad de Cúcuta, quien, haciendo uso del micrófono abierto, se dedicó a lanzar acusaciones injuriosas contra la guardia Nacional Bolivariana y a proferir insultos al presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro Moros”, reza el comunicado.

Y se agrega que es “sumamente irresponsable y éticamente reprochable, la actitud asumida por el entrevistador, quien en ningún momento intentó que el entrevistado argumentara las pruebas que dice tener para lanzar estas acusaciones contra nuestra Patria, y por el contrario, guardó un vergonzoso silencio, que hace presumir su completa adhesión a las infamias proferidas por el alcalde de Cúcuta contra Venezuela”.

Por último, la entidad asegura que, aunque el derecho de la libertad de expresión “es completamente garantizado en nuestro país”, la línea editorial es irresponsable y peligrosa y le pide a Rondón que hagan un “uso responsable del espectro radioeléctrico, incluyendo la crítica y la denuncia, pero que -como establece nuestra Constitución y las leyes- tiene como contrapartida la ética, el equilibrio y la verdad”.

El caso ha generado gran polémica al otro lado de la frontera. Los usuarios de las redes sociales han enviado cientos de mensajes de apoyo para Rondón, en el que lo califican como un periodista ético, sereno, objetivo y ponderado. Sin faltar, por supuesto, los que apoyan el comunicado.

Rondón también aprovechó su cuenta en Twitter para agradecer el apoyo recibido por parte de la comunidad y para responder a las intimidaciones del Directorio de Responsabilidad Social.
 
“Muchísimas gracias por tantos y tan cálidos mensajes de afecto y solidaridad. Lo absurdo se desbordó sin regreso. Gracias por estar allí (…) Sí, lo lamento. Nací en México, de lo cual soy inocente. Pero la Constitución dice que soy venezolano por nacimiento. ¡Qué le voy a hacer!”, expresó. 

Para muchos no deja de ser curioso que el máximo organismo que controla la responsabilidad social de los medios en Venezuela, nunca exija imparcialidad cuando se muestra solo lo que piensa Maduro y su equipo, pero sí cuando un periodista busca la otra cara de la noticia.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.