Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 1999/12/06 00:00

EL PILOTO DEL MILENIO

Frank Williams, dueño de la escudería de Fórmula 1 que lleva su apellido, habla sobre el <BR>futuro de Montoya.

EL PILOTO DEL MILENIO

Frank Williams fundó su propia escudería de Fórmula 1 en 1973. Desde entonces su
equipo ha ganado en nueve ocasiones el campeonato mundial de constructores y en siete
oportunidades más un corredor de ese equipo ha ganado el campeonato mundial de pilotos. Estas
estadísticas son las que consolidan a Frank Williams, no sólo como uno de los hombres más
ganadores en la historia de la Fórmula 1 sino que tienen hoy en día a la Williams como uno de los
equipos más importantes del automovilismo deportivo. "Sin duda alguna, asegura Williams, Montoya es
un piloto que muy pronto entrará al selecto grupo de los grandes y estoy completamente seguro de que
será el piloto del nuevo milenio. Muchos de sus atributos son los de un campeón. Su manejo es suave,
conduce el auto como entre algodones y en cada curva, en cada recta, le saca lo mejor. Eso hace la
diferencia de un gran piloto. Lo único que falta es verlo en una pista de la Fórmula 1. Allí sabremos qué
tan lejos va a llegar. Pero uno no necesita ser un adivino o un mago para saber que frente a nosotros
está un piloto que se va a llenar de gloria. Juan Pablo tiene la virtud de combinar perfectamente la
velocidad con la inteligencia. El intuye el momento preciso en que debe acelerar, en que debe aplicar el
freno. Conoce como muy pocos las condiciones en que está el carro. "En este momento difícilmente se
pueden hacer comentarios sobre su futuro en la Fórmula. Por ahora lo único claro es que Montoya tiene
un contrato con Ganassi por tres años. Sin embargo, es claro también que uno no sabe cuándo puede
partir. Pero es indudable que yo he soñado con tener un carro perfecto y un piloto que lo sepa llevar a
los primeros lugares. Tengo en claro que el piloto para eso se llama Juan Pablo Montoya".
El heredero
Desde 1996 Johnathan Williams, hijo de Frank Williams, fue encomendado por su padre para 'cazar'
talentos en el mundo del automovilismo y reclutarlos para el equipo inglés. A pesar de su juventud no
son pocos los que aseguran que Johnathan es uno de los mayores expertos en automovilismo a nivel
mundial. La escogencia de Montoya como piloto de pruebas del equipo Williams la temporada pasada
fue posible gracias a la elección que realizara Johnathan, quien siempre acompaña a su padre a todos
los grandes premios. Durante el tiempo que Montoya permaneció como corredor de la escudería
inglesa logró consolidar una buena amistad con el heredero del imperio Williams. "Hablo mucho con
Juan Pablo por teléfono _dice Johnathan_. Una o dos veces antes y después de cada competencia.
Sigo muy de cerca su carrera porque en Europa hay un excelente cubrimiento. Desde que comencé a
ver a Juan Pablo hace varios años sabía que tenía un talento excepcional, algo que corroboré cuando lo
vi conducir los autos del equipo la temporada pasada. Cuando partió para la Fórmula Cart estaba
seguro de que a Montoya le iba a ir muy bien, pero debo reconocer que, aun siendo consciente de lo
bueno que es, nunca me imaginé que su actuación llegara a ser tan aplastante como lo fue".

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.