Sábado, 1 de octubre de 2016

| 2016/09/22 15:07

La pelea de los feligreses de una iglesia del Chicó por el plebiscito

La división entre quienes van por el Sí y por el No está generando conflictos cotidianos. En esta parroquia en Bogotá se terminó la misa por cuenta de estos altercados.

Iglesía de la Inmaculada concepción. Foto: SEMANA

A pocos días de la votación del plebiscito que avalará los acuerdos entre el Gobierno y las FARC, la sensibilidad por el tema está a flor de piel.

Así quedó en evidencia hace unos días cuando el obispo de Garzón (Huila), Libardo Ramírez, anunció que votaría No en el plebiscito. En una carta pública expuso sus razones, las cuales desataron una fuerte polémica. Ahora se conoce de un incidente ocurrido en una tradicional iglesia del norte de Bogotá, esta vez entre feligreses.

La historia ocurrió en la iglesia de la Inmaculada Concepción del Chicó. El pasado domingo 11 de septiembre, la tranquilidad de la ceremonia de las 11:00 a. m. se vio interrumpida por el reclamo de dos personas a quienes no les gustó que se leyera una carta enviada por el obispo Rubén Salazar en la que pedía reflexionar por el voto en el plebiscito.

Los feligreses que estuvieron en la ceremonia cuentan que minutos antes de que se acabara la eucaristía, el sacerdote leyó la misiva en la que se invita a votar a conciencia por la paz y mostraba ciertas ventajas. Esa lectura generó rechazo en uno de los asistentes que estaba ubicado en la parte de atrás de la iglesia. Uno de los fieles se levantó y a viva voz gritó: “Eso no es cierto”. Otro feligrés acompañó el reclamo y dijo que “no nos pueden decir lo que tenemos que hacer”.

De inmediato, se oyeron los reclamos, algunos cuentan que hubo abucheos de otros participantes a la ceremonia. Al final les pidieron a los dos hombres salir de la iglesia para que se mantuviera el respeto de la ceremonia.

Una persona que acude a la misa cada domingo le contó a Semana.com que lo ocurrido causó algún malestar, pero resaltó que “nosostros no somos de altercados”. Al final los dos hombres salieron y el choque quedó solucionado.   

Rafael de Brigard, sacerdote a cargo de esa parroquia, confirmó el hecho y señaló a Semana.com que este episodio no fue tan relevante como el rumor que ha creado. Incluso señaló que ahora se ha vuelto tradición que personas interrumpan las misas -de cualquier parroquia- para exponer sus ideas y esta no fue la excepción.

Frente a la carta enviada por los jerarcas de la Iglesia el sacerdote señaló que “la posición de la Iglesia la exponen los obispos quienes han invitado a votar a conciencia, que se acerquen al documento del plebiscito para leerlo”.

El sacerdote asegura que lo que se leyó ese domingo es una reflexión para invitar a leer los acuerdos y que la Iglesia católica, aunque valora todos los esfuerzos por la paz, no está obligando a nadie a votar. “La Iglesia hoy en día no se mete a decir vote por aquí o por allá, que se lea y se ejerza su derecho ciudadano”.

La iglesia de la Inmaculada Concepción es uno de los lugares de culto más emblemáticos del norte de Bogotá. Allí, todos los domingos los padres del excandidato presidencial Óscar Iván Zuluaga venden empanadas. Los recursos son entregados a la parroquia para la compra de mercados para personas de las localidades de Usme y Soacha.  

Mucha historia ha pasado frente a esta. A pocas cuadras y tras salir de misa, fue secuestrado en julio de 1988 el dirigente político conservador Álvaro Gómez Hurtado. También algunos recuerdan que en la época del gobierno de Ernesto Samper uno de los devotos inconformes con el mandato “del salto social” vendía elefantes a la salida.

En esta oportunidad, la cosa no pasó a mayores, pero el episodio se ha convertido en tema de conversación de este sector. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.