Viernes, 28 de noviembre de 2014

| 2013/06/27 00:00

El posible error de la Fiscalía en el caso del agente de la DEA

Dos de los presuntos implicados en el homicidio de la muerte de James 'Terry' Watson quedaron libres.

Wilson Daniel Peralta Botachica y Ángel Mauricio Pulgarín son los dos liberados. Foto: Cortesía El Espectador.

Muchas de las críticas de las labores de las autoridades es que su trabajo termina frustrado por malas actuaciones en el sistema de judicialización a capturados en el país. Pero ¿qué fue lo que pasó realmente en el caso de dos de los presuntos implicados en la muerte del agente de la DEA James ‘Terry’ Watson, para que fueran dejados en libertad por una juez?

Todo ocurrió luego de varias horas de espera para que se diera la audiencia a Ángel Mauricio Pulgarín Orjuela y Wilson Daniel Peralta Bocachica, dos conductores de taxi. Ellos debían ser presentados ante un juez de control de garantía en Colombia que avalara su captura, ante el cual se les realizaría la imputación y sería el funcionario quien también decidiría si les dictaba medida de aseguramiento.

En medio de estrictas medidas de seguridad, la audiencia arrancó cuando faltaba poco para las 10 de la noche. Cuando se permitió el ingreso del público y los medios de comunicación, la Fiscalía presentó una solicitud: buscaba que la juez 47 penal de control de garantía de Bogotá decretara la legalidad de la captura. Hecho que finalmente consiguió.

Hasta ahí, todo iba bien. Pero ¿qué pasó en adelante? La Fiscalía inició su tercera acción, la imputación de cargos contra Pulgarín y Peralta. Durante la explicación de los supuestos hechos por los que fueron capturados los dos conductores se presentaron dos videos, entre ellos el de las cámaras de seguridad de la noche del asesinato del extranjero.

El ente investigador argumentó que las grabaciones y otras evidencias le permitían demostrar que las personas detenidas eran responsables de los delitos de homicidio agravado, hurto calificado, secuestro extorsivo agravado en calidad de tentativa y concierto para delinquir. Entre los planteamientos del ente acusador estuvo demostrarle a la juez la supuesta peligrosidad de Pulgarín y Peralta, de quienes dijo que eran integrantes de una organización criminal que se dedicaba a conseguir víctimas para hacerles el llamado ‘paseo millonario’.

Para la Fiscalía, los dos conductores tenían conocimiento de las acciones delictivas que se cometían con los taxis que manejaban. "Ellos se conocían de hace muchos años, incluso sabía que su compañero tenía antecedentes por paseo millonario”, dijo la fiscal.

Pero ni para la juez ni para la Procuraduría, y menos para la defensa, los cargos fueron claros. Emitieron serios reparos que terminaron por hacer que la fiscal Mónica Escobar Morales entrara en confusión. “Este juzgado se une a las reclamaciones del Ministerio Público y de los defensores, lo advertido por la Fiscalía resulta caótico”, dijo la juez dejando prácticamente sin respiración a los Policías que habían hecho parte del operativo y generando satisfacción entre los familiares de los capturados.

Finalmente, ante la falta de claridad por parte de la fiscal caso, la juez determinó que no encontró razones explícitas que le permitieran mantener privados de la libertad a los dos conductores.

“La Fiscalía no ha tenido certeza de ubicar la participación de los sindicados, ni los elementos en que actuaron, y por ello no permite la importancia de cargo por ausencia absoluta. Cuando la Fiscalía tenga claro, podrá citar Ángel Mauricio Pulgarín y Willson Daniel Peralta”, dijo la juez y terminó así el episodio.

Las dos personas que quedaron en libertad habían sido capturadas luego de la detención de Édgar Javier Bello, alias ‘Payaso’; Héctor Leonardo López, alias ‘Bavario’; Edwin Gerardo Figueroa, alias ‘Garcho’, y Ómar Fabián Valdés, alias el 'Gordo'. Estos últimos cuatro tienen pedido de extradición por una corte de Estados Unidos por el crimen del agente de la DEA y, de ser avalado el trámite por Colombia, serán las autoridades de ese país las que los juzguen.

Versión del abogado

El caso de Wilson Daniel Peralta, según su abogado Gildardo Acosta, el conductor es inocente y se presentó por su cuenta a las autoridades luego de sospechar que el taxi que manejaba en las horas del día estaba involucrado en el hecho delictivo.

“Él conoció de los hechos unos días después porque los medios empezaron a mostrar el vehículo y es muy parecido al que conduce, por eso se presentó el día lunes a decirle a la Sijin. Desafortunadamente, tengo que contradecir las informaciones que se han presentado en relación con que la Policía encontró el vehículo y capturó a mi cliente”, dijo.

Aunque la decisión no desvincula a los dos conductores de los hechos, si la Fiscalía quiere demostrar su supuesta culpabilidad y llevarlos a la cárcel, deberá recomponer el camino y así evitar las críticas que seguramente surgirán ante su actuación. Además, el abogado declaró a Semana.com que los delitos imputados a su representado fueron como coautores, porque aunque no participaron directamente del asesinato, supuestamente conocían que el acto delictivo se iba a realizar.

“La Fiscalía no pudo probar el grado de participación porque cuando unas personas se conciertan para delinquir o cometen un delito, cada uno tiene que tener una responsabilidad”, aseguró Acosta. Explicó que la Fiscalía no argumentó cuál fue el papel de cada conductor en el supuesto ilícito, por lo que la juez terminó por no avalar la imputación. “Por ejemplo, el concierto para delinquir es que se unen para cometer un ilícito y se reparten el trabajo. Uno secuestra, el otro conduce el carro, otro más asusta la víctima y está el que pide la plata. Todos tienen una labor, y en este caso la Fiscalía no pudo probar cuál fue el grado de participación porque sólo dijo que participaron en el homicidio y que tenían unas pruebas, pero no más”, aclaró el jurista.

El abogado indicó que si la Fiscalía quiere volver a llamar a Peralta por el caso, tiene que investigar primero juiciosamente y no hacer las cosas “a la carrera” porque desde cuando asumió la defensa notó los errores graves que existían en la indagación.  Una versión contradictoria Por su parte, Ángel Mauricio Pulgarín, uno de los taxistas liberados, ha entregado diversas versiones a los medios de comunicación, que no son del todo claras.

Al ser liberado, dijo en Caracol Radio que aunque trabaja de 5:00 p. m. a 5:00 a. m., la noche en que ocurrió la muerte del estadounidense no estaba con el taxi que manejaba porque nunca se lo entregaron. “Cuando llegó mi carro para yo hacer el turno de la noche, el del día no me esperó con el otro compañero del otro carro. Hasta la una de la mañana me llegó el carro, la verdad, yo estaba tomado y no quise recibirlo. Sólo el otro día, viernes, salí a trabajar normal”, sostuvo.

En Blu Radio, el taxista aseguró que cuando fueron a entregarle el carro, hacia las 5:00 p. m., él no estaba listo para recibirlo. Dijo que su compañero continuó con el vehículo y que este se le presentó a la 1:00 a. m. donde él se encontraba tomando. Agregó que se tomaron unas cervezas. Estas versiones encontradas no dan claridad sobre si Pulgarín sabía o no sobre las andanzas de su compañero de taxi. De todas maneras, seguirá vinculado a la investigación, y la justicia tiene la palabra.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×