Miércoles, 1 de octubre de 2014

| 2013/03/22 00:00

El preocupante informe fiscal del MIO

La Contraloría reveló que el sistema de transporte masivo caleño tiene serios problemas de viabilidad y sostenibilidad. ¿Por qué?

. Foto: .

Justo ahora cuando el alcalde de Cali, Rodrigo Guerrero, se encuentra en el ojo del huracán porque decidió darse la pela y acabar de tajo con el paralelismo que le hace competencia al sistema de transporte masivo, más conocido como MIO, aparece un duro informe fiscal que alerta sobre la inviabilidad económica y la sostenibilidad del proyecto.


El documento cayó como un baldado de agua fría porque recoge las quejas de miles de caleños que se sienten insatisfechos con el servicio del MIO; ese informe, a su vez, sirve de insumo para los dueños y conductores de buses, microbuses y colectivos, quienes argumentan que el sistema masivo no está en capacidad de atender toda la demanda de pasajeros, sin ellos.


El control de advertencia publicado ayer por la Contraloría General y la de Cali, que cobija un período auditado entre el 2008 y septiembre del 2012, advierte incumplimientos en los recursos de cofinanciación del municipio, en los cronogramas de obra, en las metas de movilización de pasajeros y en los tiempos de espera para acceder al servicio.


Es decir, encontró serias fallas tanto en lo financiero como en lo operativo y fue más allá al advertir que esos problemas podrían afectar el futuro fiscal del municipio “porque su estabilidad financiera presenta un alto nivel de riesgos (…) que podría sufrir mayores incrementos”.


El informe detalla que el municipio de Cali, cofinanciador del 30 por ciento de los 1,3 billones que cuesta el MIO (el 70 por ciento lo pone la Nación) debe aportes acumulados en los últimos cinco años por valor de 26.139 millones. Sumado a ello, denuncia que usaron 83.750 millones de pesos aportados por la Nación, para ejecutar inversiones en redes de servicios públicos que se encuentran por fuera del convenio.


Además, advierte la Contraloría que existe riesgo de pérdida de un anticipo por valor de 6.825 millones que le hicieron a un contratista para que construyera una terminal de cabecera. Hace un serio llamado por los 130 procesos judiciales que enfrenta el proyecto, cuyas pretensiones superan 171.000 millones de pesos.


En cuanto a la parte operativa del MIO, encontró que el sistema hoy sólo mueve la mitad de los 900.000 pasajeros diarios que debe transportar cada día y que los tiempos de espera de los usuarios oscilan entre 10 y 45 minutos y su cobertura total en la ciudad es del 89 por ciento.


La Contraloría se queja de las pocas acciones por parte de la Secretaría de Tránsito para disminuir el transporte informal, la dilación en la asignación de nuevas rutas y eliminación de la sobre oferta.


Lo que nadie entiende es que varios de esos hallazgos ya se conocían, incluso fueron denunciados por la actual administración y lo que se esperaba ahora “no eran controles de advertencia, sino acciones legales concretas”, dijo María del Pilar Rodríguez, gerente de Metrocali, entidad que gestiona el MIO.


La gerente reconoció la existencia de varios de los hallazgos, pero criticó que les toque recibir el jalón de orejas de algo que ellos mismos denunciaron cuando llegaron en el 2012, “por ejemplo, el informe hace énfasis en el riesgo de pérdida de un anticipo por 6.825 millones de pesos que un contratista recibió desde hace varios años. Resulta que esa irregularidad fue denunciada hace más de un año por nosotros”.


En cuanto a la cobertura del sistema, alegó que en la actualidad esta es del 90 por ciento; “sí tenemos problemas con los tiempos de espera y es algo en lo que trabajamos para solucionar”. En torno a la poca movilización de pasajeros, la gerente de Metrocali recordó que ello se debe a que el sistema todavía tiene competencia de los colectivos.


Precisamente frente a ese punto específico del paralelismo, el secretario de Tránsito, Alberto Hadad, se mostró sorprendido porque "justamente en esta administración nos dimos la pela de solucionarlo, pese al costo político que ello implica y las amenazas”.


En efecto, si algo no se le puede criticar a esta Alcaldía es que desde el año pasado intenta sacar de circulación los 930 buses, microbuses y colectivos que le hacen competencia al MIO y deben ser chatarrizados. El tema le ha costado marchas de protesta y monumentales bloqueos de los transportadores que han paralizado por días la ciudad.

 

El MIO es un macro proyecto que arrancó con el pie izquierdo. Desde su precio inicial hasta la fecha de entrega definitiva de obras se han duplicado en medio de escándalos y pese a todo ello las autoridades aún se limitan a hacer simples controles de advertencia.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×