Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/3/2011 12:00:00 AM

"El presidente Chávez va a perder las elecciones"

Alberto Ravel, propietario de la cadena venezolana Globovisión, compró en Colombia Cablenoticias. Habló de sus relaciones con el poder y de la orientación que dará a su nuevo medio.

MARÍA JIMENA DUZÁN: Usted es un empresario de medios muy importante de Venezuela, abiertamente antichavista, que acababa de comprar Cablenoticias. ¿Quién es ese Alberto Ravel que desembarca en Colombia?

ALBERTO RAVEL: Mi padre era un periodista muy combativo y muy querido en Venezuela. Fundó el Partido Comunista, como todos los muchachos de esa época. Fue víctima de la dictadura de Gómez -estuvo preso 15 años por haber dado un discurso contra él- y luego de la de Pérez Jiménez, quien lo expulsó por diez años y ahí sí iba yo en el combo. A los 15 años entré a trabajar como reportero policial en una emisora e hice algo que a nadie se le había ocurrido: me conseguí un radio que escuchaba la frecuencia de la Policía y por ese medio me enteraba de todas las chivas. Terminé montando cuatro emisoras de radio. Después me llamaron de la campaña de Carlos Andrés Pérez para el tema de la publicidad. Fui director de la Oficina Central de Información de ese gobierno a los 28 años, y por mi edad no podía entrar al gabinete sino como invitado. ¡Hasta me dejé crecer el bigote para que me respetaran! Luego monté también una compañía de producción de video y un canal de televisión, que es Televen. Posteriormente creé un canal de televisión por cable que salía desde Miami.

M.J.D.: ¿Y cuándo montó Globovisión?

A.R.: Pues fíjate que hoy cumple 17 años de fundada y bajo el acoso permanente del gobierno de Chávez. La última medida que le dictaron fue una multa de dos millones de dólares que hay que pagar este año.

M.J.D.: Sin embargo, el canal sigue haciéndole una oposición feroz al gobierno Chávez.

A.R.: Sí, claro. Un día el presidente (Chávez) me dijo: "Oye, todo el que ve Globovisión se va a volver loco" …Y yo le pregunté: "¿Acaso usted lo ve mucho?". Se rio…

M.J.D.: ¿Y usted cree que el presidente Chávez no ve sino los canales chavistas? No lo creo: ¡si se la pasa respondiéndoles!

A.R.: El presidente Chávez tiene dos televisores en su despacho. Uno sintonizado en el canal ocho y otro sintonizado en Globovisión. La diferencia es que en el canal ocho puede cambiar los programas y hacer lo que quiera. En el otro no.

M.J.D.: ¿Puede que a Globovisión le pase lo mismo que le pasó a RCTV, de Marcel Granier, a quien Chávez sacó del aire porque no le renovó la concesión?

A.R.: Existe esa posibilidad, porque la concesión se vence en 2015. ¿Pero sabes qué? Eso no va a pasar, porque yo creo que el presidente va a perder las elecciones.

M.J.D.: Eso dice la oposición venezolana, pero las encuestas dicen lo contrario. Es más: por cuenta del cáncer que padece, su popularidad en lugar de bajar ha aumentado.

A.R.: Es que todas esas encuestas están saliendo sin que la oposición se haya unificado alrededor de un candidato. Sin embargo, ahora que finalmente se unificó para elegir en febrero un candidato las cosas pueden cambiar. Cuando eso suceda, tendrán valor las encuestas.

M.J.D.: ¿Y qué opina del hecho de que la popularidad de él haya aumentado desde que se descubrió que padecía un cáncer?

A.R.: Creo que la enfermedad del presidente Chávez le preocupa a todo el mundo. Yo quisiera que el presidente termine bien su periodo y que tenga salud, y que si va a salir del poder, salga como llegó: por los votos. Cuando los boxeadores venezolanos van a Tailandia, los jueces son complacientes con los boxeadores locales y la única forma de ganar el combate es de manera contundente y definitiva. Así hay que ganarle al presidente Chávez: con muchos votos.

M.J.D.: He entrevistado a varios de los precandidatos de la oposición venezolana y, más allá de las obvias discrepancias ideológicas -a diferencia de Chávez, ellos no van a privatizar nada-, todos mantienen los mismos programas asistencialistas del presidente.

A.R.: Es cierto. Hasta ahora no se ve una propuesta nueva de la oposición venezolana, ni cuál sería el cambio que proponen. Yo creo que a la campaña de la oposición le hace falta emoción y un programa de gobierno que se le oponga al de Chávez.

M.J.D.: Y de todos ellos, ¿cuál es su candidato?

A.R.:
Tengo un gran problema: todos son grandes amigos. Lo que quiero es que gane el que tenga más votos y que el que lo haga se convierta en un candidato con pensamiento democrático, que quiera que a Venezuela vuelvan el Estado de derecho y la separación de poderes, que no maten 70 personas cada fin de semana en Caracas. Quiero un gobierno que se ocupe de esas cosas, en vez de estarles regalando dinero a Evo, a Fidel Castro, a Ortega...

M.J.D.: Y si la oposición no gana y lo hace un Chávez enfermo, ¿cómo ve el tema de su sucesión?

A.R.:
Si eso sucede, se demostrará que Venezuela es masoquista. Entre las encuestas que han hecho dentro del gobierno se da a Maduro como sucesor de Chávez. Es su hombre de confianza y está muy bien visto por Fidel y Raúl Castro.

M.J.D.: Tengo entendido que usted estuvo en la reunión que ha dado tanto de qué hablar, entre Uribe y la oposición venezolana, realizada en un hotel del norte de Bogotá.

A.R.: No fui parte del grupo que vino invitado, pero estando yo aquí, me invitaron y sí, pasé a saludarlos y estuve un rato en la reunión.

M.J.D.: ¿Qué decían los miembros de la oposición cuando Uribe los puyó para que salieran a cuestionar en Venezuela la política de acercamiento con Chávez que ha emprendido el presidente Santos?

A.R.: No estuve todo el tiempo, pero sí te puedo asegurar que lo escucharon con atención. Sin embargo, te quiero decir algo para que quede de una vez en claro: yo no vine a Colombia a hacer política, vine a hacer noticias. Nosotros queremos reproducir aquí el esquema de Globovisión, y bajo ningún motivo voy a terminar ensartado en la política colombiana. Lo que queremos es tener un canal plural, que refleje la realidad colombiana y que sea hecho por colombianos y para colombianos. Aquí en Cablenoticias no se ha quitado a ningún periodista, estamos reforzando el equipo y rearmando el canal. Como anécdota te cuento que quien me presentó al presidente Santos fue el expresidente Uribe. Yo estaba en su despacho presidencial y él lo mandó llamar. Me encantaría que se repitiera esa reunión en la que yo pudiera estar junto al presidente Santos y al expresidente Uribe. Si tú me preguntas cuál es mi anhelo como periodista, sería ese: tener en un programa al presidente Santos y al expresidente Uribe.

M.J.D.: Por ahora lo veo difícil… ¿Por qué la oposición venezolana se deja instruir de esa manera por el expresidente Uribe?

A.R.: Te voy a decir una cosa: la oposición venezolana tiene relaciones con todos los sectores políticos en Colombia, no solo con Uribe. En ese mismo viaje vino el alcalde de Caracas, Ledesma, y la única reunión que tuvo fue con Petro. Me imagino que Petro también le habrá dado algún consejo, pero eso no produjo mayor escándalo. Lo que pasa es que no salió la cinta de Petro conversando con Ledesma.

M.J.D.: ¿Cómo conoció al expresidente Uribe?

A.R.: Un día que yo estaba en Bogotá me invitó al Palacio y me dijo que en su casa su esposa se dormía viendo Globovisión. Yo le dije que en la mía también. Recuerdo que le hice una broma irreverente. Le dije: "Presidente, usted es un medio dictador, pero un dictador bueno, porque Chávez es un dictador malo".

M.J.D.: ¿Es cierto que su repentina salida de Globovisión se produjo porque sus socios lo consideraron demasiado antichavista?

A.R.: Salí por discrepancias con mis socios, pero el tiempo me ha dado la razón. Y fíjese: el único socio de Globovisión que queda viviendo en Venezuela soy yo.

M.J.D.: ¿Y por qué termina comprando Cablenoticias?

A.R.:
Creo que la experiencia de Globovisión en Venezuela fue exitosa. No me imagino un proceso electoral sin Globovisión. Sin un canal así, la oposición no tendría dónde expresarse. Luego se nos presentó la oportunidad de comprar este canal en Colombia y estuvimos más de dos años negociando. En mi casa ya no me creían cuando me venía para Bogotá…

M.J.D.: O sea que no es cierto lo que dicen en Venezuela en el sentido de que usted es el jefe de la oposición antichavista…

A.R.:
Déjame decirte algo: en Venezuela hubo un momento en que los partidos estuvieron muy débiles y los medios tomamos un rol que no nos correspondía, pero que no podíamos evadir. Allá iba César Gaviria cuando era secretario de la OEA, y antes de reunirse con los partidos se reunía con los directores de medios. Eso no estaba bien. Afortunadamente eso ha ido cambiando porque los partidos se han ido recuperando, sobre todo después del triunfo de la oposición en las elecciones a la Asamblea.

M.J.D.: Si el expresidente Uribe le dijo que su esposa veía mucho Globovisión, tuvo que decirle que, en materia de cables, el preferido de él en Colombia era Cablenoticias. Ese canal es abiertamente pro uribista. ¿Va a cambiar esa orientación?

A.R.: ¿Quieres que te dé una chiva, como dicen ustedes?

M.J.D.: ¡Pero claro!, ¿cuál es?

A.R.: Le vamos a ofrecer un programa de opinión a Gina Parody. Creo que es una persona que comunica muy bien. Mira, nosotros vamos a abrir el canal para hacer muchos programas de opinión. Queremos que Cablenoticias sea de verdad un canal por la calle del medio.

M.J.D.: Este canal era de propiedad de Juan Gonzalo Ángel, hermano de Juan Guillermo Ángel, un narcotraficante del cartel de Medellín que resultó amnistiado por la Fiscalía de De Greiff y el gobierno Gaviria. ¿Quedó usted de socio mayoritario?

A.R.: Compramos el ciento por ciento de las acciones. Y se las compramos a Juan Gonzalo Ángel, una persona de la que solo te puedo hablar bien. Con él hemos tenido un muy buen trato.

M.J.D.: Usted es un hombre que ha incursionado exitosamente en las redes. Su Twitter es uno de los que más seguidores tienen en Venezuela y es dueño de un blog político muy exitoso que es La Patilla. ¿Va a traer esa idea para Colombia?

A.R.: Fíjate que el otro día estábamos pensando en que aquí le deberíamos cambiar de nombre a La Patilla. Aquí se debería llamar La Papaya. ¿No te parece más apropiado?
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.