Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/2/2013 12:00:00 AM

El presidente y el gabinete de la reelección

Ministros más políticos y conectados con las regiones el perfil que tendría el gabinete para la recta final del Gobierno.

Tras la renuncia protocolaria de los 16 ministros del gabinete, el presidente Juan Manuel Santos entró en una etapa de análisis para establecer en cuáles cargos hará los principales ajustes para afrontar la recta final de su gobierno, que además tiene un objetivo político trascendental: garantizar la reelección de las políticas que el propio Santos fijó como su principal meta.

El eventual relevo en el gabinete no tomó por sorpresa a sectores políticos y analistas. Todo lo contrario. La ‘tormenta’ que desató el paro agrario destapó graves problemas en el equipo de gobierno. En criterio del analista Héctor Riveros, el conflicto social en el país puso en tela de juicio la real capacidad de ejecución y liderazgo político del gabinete, por lo que los relevos se advertían “necesarios y previsibles”.

Es más, en opinión del senador Juan Lozano, disidente del Partido de La U, el presidente Santos se había demorado en pedirle la renuncia a su equipo de gobierno porque este tenía un talante “centralista, elitista y lejano de la gente”, circunstancia que había ahondado la crisis en el contexto del paro agrario el cual amenazó la gobernabilidad del presidente Santos, quien tuvo que afrontar directamente la situación.

Por eso la crisis ministerial que se precipitó este lunes en el consejo de ministerios se advierte como la oportunidad del presidente de darle “un nuevo aire” al Gobierno no sólo para enfrentar la actual crisis, sino para garantizar su reelección. Se prevé que será el último remezón que Santos haga de su Gobierno y el nuevo gabinete deberá administrar, desde el Gobierno, la campaña de reelección, tal como advierte el senador liberal Juan Manuel Galán.

El senador Roy Barreras (la U) consideró que es una buena decisión del presidente la de “oxigenar” su equipo de gobierno en esta etapa final, que a su juicio será la de las ejecuciones y la de la batalla electoral. “Algunos ministros no venían trabajando a la velocidad del presidente Santos, por lo que los relevos se advertían más que necesarios”.

Analistas y políticos también coinciden en que el presidente Santos está obligado a cambiar el perfil de su gabinete. Para Riveros, el actual equipo de gobierno tenía el problema de ser “estrato 40, muy bueno técnicamente, honestos en términos generales, pero en su gran mayoría alejados de la realidad nacional”. Esa circunstancia, considera, deberá ser determinante a la hora de definir los relevos en el equipo de gobierno.

Juan Lozano cree que, más allá de cambios puntuales, el gabinete tiene que cambiar su dinámica. Todos los ministros deben aproximarse más a la comunidad, resolver los asuntos urgentes, no rehuir el diálogo popular y no seguir aplazando decisiones importantes en cada una de sus carteras.

Roy Barreras cree que el perfil el gabinete que necesita el Gobierno es de grandes ejecutores y personas conectadas con el tejido social. “Le vienen bien ministros escuderos, pues muy pocos salen a defenderlo ante la cantidad de críticas al gobierno”.

Juan Manuel Galán considera que el nuevo gabinete debe estar conformado por ministros con arraigo y representatividad regional, que recorran el país de forma permanente y que estén sintonizados con las realidades regionales. O, en palabras del senador de la oposición Mauricio Ospina (Polo), “funcionarios que se unten más de pueblo”.

Los relevos

Aunque el presidente tiene en su despacho las renuncias de los 16 ministros, altos consejeros y secretarios, lo que supone que cerca de 30 funcionarios de la cúpula del Ejecutivo dejaron en libertad de acción al presidente, no se prevé que sean muchos los cambios en el gabinete.

La principal inquietud la genera la cartera de Agricultura. El ministro del ramo, Francisco Estupiñán, quedó golpeado tras el paro agrario. Los ‘gabinetólogos’ aseguran que este funcionario se convertirá en el primer fusible.

“Hay mucha expectativa sobre la cartera de Agricultura. Se espera que llegue una persona que represente mejor al sector, tenga mayor autoridad y legitimidad y con capacidad ejecutiva para desarrollar el pacto agrario que anunció el Gobierno y que se encargue de gerenciar el cumplimiento de estos compromisos”, señaló Galán.

La ministra Ruth Stella Correa también está entre el sonajero de quienes podrían abandonar el Gobierno. Se dice en fuentes cercanas a Palacio que la ministra de Justicia está aislada del Ejecutivo.

También se rumora que el ministro del Interior, Fernando Carrillo, si bien no saldría del Gobierno, podría ser relevado de la cartera del Interior. “Le ha costado cogerles el pulso a los problemas de la Nación”, aseguran fuentes cercanas al Gobierno, ya que Carrillo estuvo casi dos décadas en el exterior.

Un escenario que ha cobrado fuerza es que Carrillo pase a ocupar la cartera de Justicia, en la que podría desenvolverse de mejor manera, y que las riendas del ministerio del Interior las asuma el actual ministro de Trabajo, Rafael Pardo.

Aunque la ministra de Relaciones Exteriores, María Ángela Holguín, ha manifestado su deseo de abandonar el Gobierno, algunos políticos consideran que su relevo sería improbable, más aún cuando el Partido Conservador aprobó el trámite de una moción de censura por lo que consideran la falta diligencia de la ministra a la hora de afrontar los efectos del fallo de La Haya y enfrentar las pretensiones expansionistas de Nicaragua en el mar Caribe. Sin embargo, es poco probable que el presidente “ofrezca la cabeza de la canciller” en esta crisis ministerial, aseguran fuentes cercanas al Gobierno.

Uno de los relevos que parecen fijos es el del ministerio de Industria, Turismo y Comercio Exterior. La salida de Sergio Diazgranados obedece a una estrategia política del presidente Santos, más que fallas del funcionario.

Diazgranados dejaría el Gobierno para asumir la presidencia del Partido de La U y tendría la misión de gerenciar la campaña política del partido de gobierno para mantenerlo como la primera fuerza electoral en el Congreso.

“Es como si Santos asumiera la presidencia de La U”, dice Riveros sobre la presencia de Diazgranados al frente del partido. En este momento, al ser el encargado de otorgar avales, tiene la herramienta de disciplinar a los miembros de la colectividad. Además, ya tiene experiencia, pues en las pasadas elecciones fue secretario de La U y afrontó desde ese cargo la campaña que culminó con la elección de Santos como presidente y en la que ese partido obtuvo 27 senadores y 49 representantes a la Cámara.

Otros de los ministros que han sido cuestionados son Juan Gabriel Uribe, de Medio Ambiente, y Federico Renjifo, de Minas. Aunque sobre su futuro las apuestas no los ubican fuera del Gobierno.

Otro de los temas de análisis a la hora de los relevos ministeriales pasa por las cuotas de representación burocrática de los partidos políticos.

La presente crisis ministerial se produce en un escenario donde el Partido Conservador se ha mostrado alejado del Gobierno, pese a hacer parte de la Unidad Nacional, y ha reclamado cómo el presidente Santos ha beneficiado más a los liberales. Los conservadores actualmente tienen tres ministerios (Hacienda, Agricultura y Ambiente) y su representación se mantendría si el presidente quiere mantener la armonía en la Unidad Nacional. De lo contrario, precipitaría la fuga de los conservadores para que hicieran alianzas con el expresidente Álvaro Uribe. 

Pero ya se oyen algunas versiones que indican que el Ministerio de Agricultura podría hacer parte de una ‘negociación’ con los conservadores y que podría pasar a manos de los liberales, y en contraprestación recibirían otra cartera. No se descarta la del Interior.

La crisis ministerial advierte cambios en el Gobierno. Las decisiones que tome el presidente estarán más enfocadas a afrontar los retos de un año electoral, pues en menos de tres meses deberá anunciar su decisión de ir por la reelección y para ello deberá tener un equipo de gobierno que le dé mayores posibilidades políticas de aspirar a la continuidad de su administración.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.