Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2015/09/09 12:00

“La revolución bolivariana se está destruyendo a sí misma”

El presidente Juan Manuel Santos arremetió contra el gobierno venezolano al que acusa de perder el rumbo.

Durante el Día Nacional de los Derechos Humanos, el presidente Santos exigió a Venezuela que se respeten las libertades y garantías de los colombianos deportados. Foto: Efraín Herrera / SIG

Las provocaciones de Nicolás Maduro colmaron la paciencia del gobierno colombiano. Este miércoles The New York Times, uno de los diarios más importantes del mundo, publicó un publirreportaje que pagó Venezuela sobre "la verdad" de la crisis fronteriza.

El texto manifiesta que los problemas del vecino país son culpa del “paramilitarismo colombiano” y del supuesto éxodo masivo de connacionales hacia Venezuela. El artículo, al parecer, llevó al límite al presidente Juan Manuel Santos, que este miércoles se expresó duramente sobre la crisis económica que vive ese país y sobre las provocaciones de su par.

“La revolución bolivariana se está destruyendo a sí misma (….) Venezuela compara éxodo de colombianos con el de los africanos que llegan a Europa. ¡Eso es ridículo!”, dijo el mandatario.

Santos desbarató cada una de las afirmaciones que ha hecho Maduro. Uno de los argumentos principales del mandatario del país vecino es que allí residen más de seis millones de colombianos que han salido “huyendo de la pobreza y la violencia”.

Ante esto, el presidente colombiano expresó que si bien es cierto, ello no es un fenómeno reciente y no se pueda calificar como “éxodo masivo”, tal como le expuso Maduro al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

“Venezuela antes era un país próspero, tenía una gran economía (…) pero hoy Venezuela ya no es ese país. Son miles de venezolanos los que vienen a Colombia a buscar un trabajo mejor remunerado y a estudiar”, recalcó.

El jefe de Estado dio cifras comparando la situación de los dos países. En materia de seguridad dijo que mientras en Caracas hay 83 casos de homicidios por cada 100.000 habitantes -haciéndola una de las ciudades más peligrosas del mundo-, en Bogotá la cifra no sube de 27.

En el tema económico, Santos destacó que mientras el crecimiento al otro lado de la frontera bajará en un 5 %, en cambio en Colombia el indicador aumentará entre 3 % y 3,5 %.

Eso no fue todo. El mandatario afirmó que en el país la inflación se mantiene estable en un promedio del 4 %, en Venezuela superó el 200 %. “Nosotros tenemos una de las políticas más exitosas. Acá hay una economía sólida y estable”, manifestó, y agregó que durante su gobierno 4,4 millones de personas han salido de la pobreza.

“En Venezuela el pueblo no tiene siquiera los productos básicos necesarios (…) No nos vengan a echar la culpa a los colombianos de sus problemas (…) Esto no quiere decir que en Colombia no tengamos problemas: tenemos unos problemas muy serios en la frontera, de contrabando, de mafias organizadas, pero los venimos enfrentado”, puntualizó.

Santos aseguró que el lenguaje ofensivo no lo provoca y no responderá a “payasadas y mentiras”.  “Sigo dispuesto a resolver los problemas con Venezuela por la vía de un diálogo serio, constructivo, sereno y respetuoso”, dijo.

Sin embargo, el encuentro entre los dos presidentes no se ve cercano. En su alocución Santos confesó que el presidente de Uruguay, Tabaré Vásquez, quien sería el encargado de facilitar la reunión, le contó que Maduro no responde sus llamadas desde hace una semana.

Mientras el encuentro se concreta y se llega a una solución de la crisis fronteriza por la vía diplomática, el mandatario reiteró que su prioridad serán los colombianos.

"No descansaremos hasta que dejen de violar los derechos humanos de nuestros compatriotas. Hasta que se respete su derecho al debido proceso, a reunirse con sus familias, a no ser golpeados ni maltratados. No descansaremos hasta que el mundo entienda la gravedad de lo que está pasando en nuestra frontera”, aseveró.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.