Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/31/2000 12:00:00 AM

El proceso según Cano

En entrevista con SEMANA Alfonso Cano aseguró, entre otras cosas, que haber concentrado tantos cuadros en el Caguán es una gran concesión de las Farc al proceso.

Alfonso Cano, 52 años, 23 de ellos en las Farc, es el intelectual más caracterizado de este grupo armado que el jueves de la semana pasada vivió una verdadera prueba de fuego cuando delegados de 21 países le exigieron en tono vehemente cesar el secuestro, no involucrar a los niños en el conflicto armado y aplicar el Derecho Internacional Humanitario.

Semana: ¿Avanza el proceso de paz?

Alfonso Cano: Soy muy optimista porque a pesar de todos los obstáculos el proceso ha avanzado mucho. Hemos avanzado significativamente en cosas concretas.

Semana: ¿Y cuáles son esas cosas concretas?

A.C.: Primero, se está cumpliendo un ciclo del tema con que iniciaron los llamados temáticos como es el del desempleo; segundo, se ha realizado la audiencia internacional sobre ecología y sustitución de cultivos; tercero, sobre la mesa están las propuestas del cese al fuego; y cuarto, está el canje.

Semana: ¿Pero el canje no parece tener salida?

A.C.:La verdad es que el Estado colombiano, el gobierno, no ha respondido una palabra sobre ese tema. Pero destaco que en los otros puntos sí hemos avanzado mucho. Y hemos avanzado en uno intangible que es en confianza.

Semana: Se avanza pese a la terquedad de ustedes.

A.C.: ¿Cuál terquedad?

Semana: Las condiciones casi imposibles de cumplir del cese al fuego.

A.C.: Una cosa es cese al fuego: paren allí, paramos aquí. Y otra es cese de hostilidades, que cubre demasiados temas. De acuerdo como se vaya realizando la discusión nos podemos poner de acuerdo.

Semana: Ustedes han propuesto un cese al fuego, bilateral y por tiempo definido. ¿Por qué no un cese general de hostilidades?

A.C.: El proceso puede avanzar hacia allá.

Semana: ¿Es coincidencia que ustedes acepten este tema cuando las Fuerzas Militares han avanzado y los han golpeado con dureza?

A.C.: ¿Quién entiende esa contradicción? Cuando no propusimos cese del fuego dijeron que era que estábamos dilatando, ganando tiempo para fortalecernos, y ahora que lo propusimos, dicen lo mismo.

Semana: ¿No es un Plan B?

A.C.: No. Simplemente la discusión interna que se generó al hacer el balance de lo que se ha avanzado en el proceso nos mostró que era importante ponerlo sobre la mesa.

Semana: Esa discusión interna fue forzada por el cansancio mostrado por la población civil con la guerra.

A.C.: La lucha nuestra es por la paz.

Semana: Esa es una frase de cajón, lo cierto es que ustedes hoy tienen acorralada a la gente.

A.C.: ¿Ustedes? ¿Quiénes?

Semana: Las Farc.

A.C.: ¿Nosotros?

Semana: Sí. La gente no puede salir de sus ciudades, está con miedo y cree que ustedes no dan muestras de paz.

A.C.: Claro que las damos. Usted sabe lo que significa para las Farc tener este montón de cuadros aquí concentrados. Además aquí estamos hablando todos los días con la gente, el país tiene que venir a ver este experimento.

Semana: Es posible, pero me refiero a la mayoría, a la gente de las ciudades. Les tienen temor, están cansados.

A.C.: La gente está cansada de la violencia. Y nosotros no somos responsables. Lo que hacemos es defendernos.

Semana: Eso era en el origen cuando el joven Marulanda huía en Marquetalia, pero ahora ustedes están a la ofensiva, son un ejército poderoso que hace pescas milagrosas.

A.C.: Las Farc no hace pescas milagrosas.

Semana: ¡Hombre! ¿Qué es lo que hace Romaña en el Llano?

A.C.: Hubo una explicación en su momento de un hecho, pero eso fue hace dos años.

Semana: Los ejemplos sobran: el caso de la niña de Antioquia. La tenía el frente 34.

A.C.: Es lo mismo, ¿quién tiene las pruebas de que fuimos nosotros?

Semana: Los delegados de los 21 países que vinieron a la reunión de sustitución de cultivos les pegaron un fuerte jalón de orejas por secuestrar e involucrar a los niños en el conflicto armado.

A.C.: Yo los escuché a todos y lo que hicieron fue plantear inquietudes. Y su plan-

teamiento fue el de colaborar en el proceso de reconciliación de los colombianos y la necesidad de discutir los temas del Derecho Internacional Humanitario .

Semana: Ellos les exigieron que acepten el DIH y que lo cumplan.

A.C.: El tema está sobre la mesa. Claro que si a uno le dicen que en un país todos los días están secuestrando niños pues es normal que se muestren preocupados. Pero para mí lo importante es que la reunión fue buena porque además de las inquietudes ellos plantearon su disposición a participar en el proceso en caso de que gobierno y guerrilla lo consideren conveniente.

Semana: Pasando a otro tema, ustedes se oponen al Plan Colombia, pero con la financiación de Estados Unidos éste ya es una realidad.

A.C.: Lo que ocurre es que puede cambiarse, darle un giro y que sirva para la solución de los problemas sociales y no para agudizar el conflicto.

Semana: La versión es que se trata de un instrumento para combatir el narcotráfico.

A.C.: Es una presentación mal hecha porque en realidad es una estrategia para enfrentar la lucha contraguerrilla en Colombia.

Semana: Lo que parece es que el Plan Colombia como está no tiene marcha atrás.

A.C.: Eso traducido en letra muy clara es que el conflicto se va a escalar, va a haber una mayor agresión contra el pueblo colombiano, y eso preocupa enormemente a las Farc.

Semana: ¿Es decir que el proceso de paz está en grave riesgo con el Plan?

A.C.: No nos adelantemos. Pero lo que es evidente es que fuera del área de distensión va a haber enfrentamientos. Bien sea con tropas de esas nuevas divisiones o con las antiguas.

Semana: Será distinto. El sólo hecho de que haya una participación de Estados Unidos cambia la situación.

A.C.: Eso es muy grave. Esto significa que los señores del Pentágono, del Departamento de Estado y el gobierno de Estados Unidos han tomado la decisión de meterse a fondo en los asuntos internos del país.

Semana: La relación de ustedes con Estados Unidos cambió mucho con el asesinato de los indigenistas. Y ustedes la agravaron más con la absolución de los culpables.

A.C.: Eso no es cierto.

Semana: Sí. Grannobles anda por aquí muy tranquilo.

A.C.: Está aquí. Estamos recibiendo los informes para tomar decisiones de acuerdo con los reglamentos internos de las Farc.

Semana: ¿Por qué dilataron una cosa tan grave de esa manera?

A.C.: No es fácil por la misma gravedad de los hechos, eso no fue un acto reflejo, espontáneo, tiene muchas aristas.

Semana: ¿Sin Estados Unidos es imposible que haya proceso de paz en el país?

A.C.: No lo pongamos tan fatal.

Semana: No es una fatalidad. Es una

realidad. El peso de Washington inclina la balanza de nuestra política.

A.C.: Por eso nosotros luchamos para que el pueblo colombiano tenga autodeterminación, que el pueblo sea soberano. Con un gobierno libre y democrático.

Semana: ¿Cómo les parece a las Farc la actual situación política del presidente Pastrana?

A.C.: Lo ideal es que en unas conversaciones que busquen acuerdos haya consensos en los dos lados, que sean fuertes y capaces de cumplir los acuerdos a los que se comprometen. En esa medida es mejor que el gobierno del presidente Pastrana sea fuerte.

Semana: Parece que a ustedes no les gusta mucho el alto comisionado Camilo Gómez, que preferían a Víctor G. Ricardo.

A.C.: ¿Quién lo dice?

Semana: Ustedes informalmente.

A.C.: Démosle tiempo a la gente.

Semana: Para fortalecer la mesa, ¿a ustedes les gustaría ver a un militar activo allí?

A.C.: Como criterio general sí. Siempre hemos dicho que sería muy importante.

Semana: Hablemos de otra cosa, ¿qué posibilidad hay de que el ELN realice su convención nacional en la zona de distensión?

A.C.: Son dos procesos distintos. Seguramente a muy largo plazo los objetivos pueden coincidir pero aquí llevamos un ritmo y el ritmo hay que mantenerlo.

Semana: Ustedes han entendido que lo del Magdalena Medio es un conato de insurrección popular contra la guerrilla.

A.C.: No es contra la guerrilla, no es contra las Farc, es contra la violencia.

Semana: Allí salieron 600.000 personas a protestar contra la guerrilla.

A.C.: El pueblo está con nosotros.

Semana: No creo. Las medidas y los llamados decretos de ustedes son contra la gente; cada vez son más impopulares.

A.C.: Nosotros sacamos una resolución que se llama ley de tributación, que se llama 002, en donde pedimos a las personas que tengan más de un millón de dólares que vengan a conversar con nosotros, porque como ellos le están tributando al Estado para hacer la guerra, esa sí contra el pueblo, que vengan y conversamos para ver cómo ponemos eso en buena balanza.

Semana: Eso es un abuso.

A.C.: ¿Por qué?

Semana: Eso es puro boleteo.

A.C.: Es una contribución aunque el nombre es lo de menos. Lo que deben saber es que si no quieren se utilizará la fuerza. Porque lo que estamos buscando es terminar con las retenciones económicas y necesitamos alimentar a la gente.

Semana: Hablemos de la sustitución de cultivos. Si de verdad ustedes lo hacen, ¿de qué van a vivir?

A.C.: Eso dice la Brigada.

Semana: No se necesita ir a la Brigada para saber que entre la nueva generación de las Farc hay muchos que se están traquetizando.

A.C.: Eso no es cierto. Lo que pasa es que a nosotros nos regalan muchas cosas, joyas, anillos, baratijas de la sociedad de consumo, y cuando se los vemos a los muchachos se los quitamos y los fundimos para comprar comida. Lo que pasa es que los muchachos nuestros vienen de una sociedad concreta, con unas características definidas, que es esta. Pero eso no quiere decir que nosotros vivamos de la coca.

Semana: En ese sentido Carlos Castaño es más honesto porque sí aceptó que vive en un territorio plagado de coca y que de ahí se financia.

A.C.: Nosotros no vivimos de la coca. Vivimos de las retenciones económicas y de las inversiones y además tenemos mucha gente de sectores sociales que nos ayudan.

Semana: Plata no les falta.

A.C.: Eso es un mito.

Semana: Al menos esa es la impresión que se tiene por las armas aunque no todas son tan sofisticadas, ¿como los cilindros de gas?

A.C.: Esa es la mejor demostración de que no nos sobra la plata. Esa arma nos ha creado unos problemas terribles por los daños causados a personas inocentes aunque ahora estamos trabajando para mejorarla, que sea más precisa.

Semana: ¿Preparándose para la respuesta militar que le van a dar al Plan Colombia?

A.C.: El Plan todavía no se ha aplicado como está concebido. Nosotros esperamos que le pongan énfasis en lo social y ahí veremos.

Semana: ¿Y si no es así?

A.C.: Pongámosle positivismo a la cosa. Hay que ser muy positivos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1825

PORTADA

Venezuela: la calle contra el dictador

Un trino de Santos indigna a Maduro y él amenaza con revelar los secretos del proceso de paz. Invocar el anti-colombianismo no cambia el hecho de que la crisis venezolana está llegando a un punto de inflexión.