Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2006/02/02 00:00

El ‘pulpo’ de la frontera

Un enigmático empresario de Cúcuta se ha convertido en un mito. Para unos, su nombre genera temor; para otros, es un benefactor de los más necesitados. ¿Quién es?

Esta imagen de un aviso pago por sus empleados y familiares es de las pocas fotos públicas que hay del empresario Luis Pérez al que llaman 'el pulpo'. En su barrio natal construyó una iglesia desde donde reparte cientos de regalos en diciembre. En el centro, dos de los negocios de los que dice obtener su capital.

Es tal la romería que se arma en diciembre en las calles del tradicional barrio San Luis de Cúcuta, que es como si se apareciera Papá Noel. Por un megáfono, desde la iglesia de Todos los Santos se escucha un listado de números a los que atienden familias humildes de los barrios cercanos que previamente han sido censadas. Salen felices. Según un vecino, con "unos zapatitos, dos 'jeans', dos blusitas y juguetes para cada niño". El año pasado fueron más de 500 las familias beneficiadas. La alegría que se vive en los días de Navidad culmina en una fiesta con sabor a verbena el 31 de diciembre, con cierre de calle incluido. El Papá Noel que costea estas fiestas decembrinas es un comerciante raizal de este barrio cucuteño. Su nombre: Luis Enrique Pérez Mogollón. Es el más popular de una familia que llaman 'los pulpos', porque su abuelo tenía un negocio de abarrotes conocido como La Pulpería.

Con el tiempo, el apodo familiar cambió de significado. A Luis Enrique, de 52 años, lo llaman hoy 'el pulpo' pues parece estar metido en todo. Inició su carrera de comerciante en la venta de carros aprovechando las ventajas que da la frontera . Pasaron unos años en que poco se supo de él, pues se fue a explorar suerte en el vecino país. Regresó y montó diferentes empresas. Sin dejar su negocio inicial, hoy es el distribuidor exclusivo para el departamento de una conocida marca de lubricantes, tiene una flotilla de buses y taxis, inversiones en finca raíz, y otros negocios entre los que se destacan un lavadero de autos, una discoteca y una cadena de almacenes de ropa. También tiene intereses en el negocio del espectáculo y ha llevado artistas conocidos a la región.

Pero algo ha sucedido con la historia de 'el pulpo'. Su trayectoria como comerciante hábil y exitoso en vez de ocupar las páginas económicas de los medios locales, despierta recelo entre algunos dirigentes de la región consultados por SEMANA, entre políticos, autoridades y empresarios.

Es tal la reacción que despierta su nombre, que cuando SEMANA le preguntó al alcalde de Cúcuta, Ramiro Suárez, sobre Luis Enrique Pérez , airado respondió : "He escuchado el nombre... No es cercano a mí... a mí no me pregunte por paramilitares o por mafiosos. Merezco respeto".

Las autoridades lo han tenido presente desde hace rato. Hace pocos años, la Fiscalía archivó una investigación por enriquecimiento ilícito que lo involucraba. Pero en nuevas pesquisas en un proceso diferente también por presunto enriquecimiento ilícito, fue retenido a finales del año pasado en el aeropuerto El Dorado. Tuvo que rendir indagatoria y luego quedó libre. Este proceso continúa en etapa de pruebas. En los registros de la Policía hay información de que está siendo investigado por participar, supuestamente, en el tráfico de droga hacia Europa vía Venezuela.

En 2004 en la plenaria de la Cámara de Representantes, Gustavo Petro dijo que en Cúcuta "los paramilitares actúan de la mano del narcotraficante conocido como 'el Pulpo'". Sin embargo, las autoridades no han encontrado mérito para una apertura formal de investigación en su contra, y nadie ha entregado pruebas contundentes de acusaciones tan graves.

SEMANA buscó contactar a Pérez, pero su representante, el penalista Ricardo Téllez, dijo que se encontraba en una finca en Venezuela en una zona donde estaba incomunicado. Téllez asegura que la situación en torno a su cliente es fruto del chisme y por "enemistades políticas". Dice que todo se originó porque alquiló sus vehículos a la campaña de Ramiro Suárez a la Alcaldía. Luego de que este último se posesionó, enfrentó acusaciones por supuestas relaciones con paramilitares. En este caso, la justicia falló a favor de Suárez. Por cuenta de ese proceso, según Téllez, es que se habrían generado los comentarios sobre su cliente, "no tiene sentido que sin ningún tipo de condena su imagen sea puesta en la picota".

Dice que por esos señalamientos Pérez ha enfrentado problemas. Su padre fue secuestrado por los paramilitares y por eso tras su liberación se radicó en Venezuela. Reconoce que el hermano de Pérez, Víctor Manuel, ha tenido problemas con la justicia en ese país, pero que no se puede asociar su cliente con ese caso porque incluso entre ellos no hay buenas relaciones.

Personas consultadas por esta revista que no quieren ser citadas dicen que Pérez ha respaldado el movimiento político Apertura Liberal que preside Miguel Ángel Flórez. Uno de los expulsados recientemente de la lista de Cambio Radical, Jorge Caballero, fue admitido en este movimiento. El hermano de Flórez, José Luis, aspira a la Cámara, y su fórmula al Senado es Carlos Barriga, por el movimiento Convergencia Ciudadana.

Miguel Flórez le dijo a SEMANA que sí conocía a Pérez, pero que nunca ha escuchado que le digan 'el pulpo'. Dice que la actitud de Pérez es "como la de un papá para todos", que lo que pasa es que la gente mal entiende una obra social, y que lo que se dice de él son versiones de "un grupo de fracasados que les echan la culpa de su desgracia a otros". Asegura que su movimiento no tiene ningún respaldo de él y que ellos sólo le alquilan sus buses. Por su parte, Carlos Barriga sostiene que su relación con Flórez es sólo un acuerdo político y que su campaña no cuenta con el respaldo del comerciante.

¿Cuál es el verdadero Luis Enrique Pérez? ¿Es un empresario benefactor de los necesitados o hay algún sustento en las pesquisas que adelanta la justicia? Lo único claro es que su nombre está generando ruido en Cúcuta en un momento en que el país debate sobre respaldos indebidos a campañas políticas. Ya hay preocupación en el alto gobierno por la situación de este departamento, como lo manifestó un delegado de la Presidencia en un consejo comunal, a mediados de enero. Es necesario que la justicia actúe no sólo para identificar a quienes estén involucrados en actividades ilícitas, sino para aclarar, para bien o para mal, las dudas sobre el buen nombre de las personas. n?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.