Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/3/2015 12:00:00 AM

El regreso de los micos de Patarroyo

El Consejo de Estado le abre la puerta al científico colombiano para que vuelva a utilizar monos en sus investigaciones.

Hace cerca de un año y medio la sección tercera del Consejo de Estado le dio un duro golpe al científico colombiano Manuel Elkin Patarroyo, cuando le prohibió usar como materia prima de sus estudios la especie de primate de la especie Aotus vociferando. La razón se fundamentaba en que con sus investigaciones ponía en peligro esa especie.

Según él, justo cuando estaba a punto de terminar las pruebas de una vacuna “altamente efectiva” contra la malaria y de anunciar el desarrollo de otras contra la tuberculosis, el papiloma, el sida y varios tipos de cáncer, el fallo dejó en veremos las investigaciones.

Antes Patarroyo había sido el centro de una polémica porque algunos de sus excolaboradores habían denunciado no sólo maltrato para los primates, sino que el científico estaría promoviendo un tráfico de especies entre Perú, Brasil y Colombia.

De hecho, la desaparecida revista Cambio hizo una amplia investigación en la zona y descubrió cómo indígenas de los vecinos países capturaban esta especie y hacían un recorrido hasta Leticia para vender los animales a muy bajo precio en contravía de las normas que protegen a los animales. Esa investigación dio lugar para que el alto tribunal tomara medidas al respecto

Pero los abogados de Patarroyo se la jugaron con recursos de tutela en la sección cuarta del mismo Tribunal donde alegaron vulneración a los derechos y al debido proceso, puesto que, según ellos, nunca se tuvieron en cuenta las pruebas aportadas en el caso que certificaban que la especie de monos no se afectaba.

De manera inesperada el mismo Consejo de Estado que en un primer momento no le dio la razón a Patarroyo cambió de parecer y revocó su propia decisión. Ordenó “el levantamiento automático de la suspensión provisional de los permisos otorgados mediante las Resoluciones Nos. 028 del 13 de mayo de 2010 y 0632 del 29 de junio de 2010 para el proyecto “Captura y estudio de Investigación Científica en diversidad biológica de primates en la cuenca del Rio Amazonas en el Trapecio Amazónico Colombiano”, indica la sentencia del alto tribunal.

Para la Sección Cuarta, con ponencia de Carmen Teresa Ortiz De Rodríguez, es claro que no se tuvieron en cuenta las evidencias sobre los efectos en la especie de monos respecto a las investigaciones, por lo cual ordena que se amparen los derechos fundamentales al debido proceso y a la investigación científica de la Fundación Instituto de Inmunología de Colombia (FIDIC)”, dice el fallo.

Sin embargo, la decisión condiciona el uso de los monos en las investigaciones a un informe que Corpoamazonía deberá realizar en un plazo máximo de 30 días, en donde se determine si la FIDIC ha cumplido las exigencias y condiciones impuestas para el otorgamiento del permiso respecto al cuidado de la especie Aotus vociferando, indica la decisión.

Estos animales, por tener un sistema inmunológico similar al de los humanos, son piezas fundamentales para probar vacunas y medicamentos en todo el mundo. Por ser abundantes en la Amazonia, Patarroyo empezó a usarlos desde 1984 para sus primeros ensayos, que le permitieron llegar a su vacuna original, denominada SPf66, en 1987, que finalmente no tuvo aplicación práctica.

Igualmente ordena la sentencia a la Procuraduría General de la Nación –Asuntos Ambientales y Agrarios–; el Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial para que en el ámbito de sus competencias realicen la vigilancia y el control para el cumplimiento de la presente sentencia.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.