Sábado, 25 de octubre de 2014

| 2011/06/18 00:00

El regreso de Patiño

SEMANA revela los indicios en poder de los organismos de inteligencia sobre las reuniones que habría tenido el excapo del cartel de Cali Víctor Patiño Fómeque con viejos aliados y nuevos narcos para vengarse de sus enemigos.

Después de pagar ocho años de cárcel en Estados Unidos, Víctor Patiño Fómeque recobró su libertad en junio de 2010.

Hacia finales del año pasado, un rumor comenzó a recorrer el Valle del Cauca: Víctor Patiño Fómeque, uno de los grandes capos de la época del cartel de Cali y del Norte del Valle, había regresado al país tras purgar su condena en Estados Unidos y quería venganza. Lo que comenzó como una especulación que presagiaba un baño de sangre ya pasó de ser un simple cuento a convertirse en realidad.

Hoy autoridades y miembros del crimen organizado en esa zona del país tienen la certeza de que el excapo buscó a algunos viejos camaradas de la época del cartel y a nuevos narcos, con quienes forjó una alianza con el fin de recuperar muchos de los bienes que perdió mientras estuvo tras las rejas. Y, de paso, vengar la muerte de medio centenar de familiares, amigos, socios y conocidos, que fueron asesinados desde el momento en que fue extraditado.

Conocido con el alias de 'el Químico', Patiño trabajó con los hermanos Rodríguez Orejuela y ascendió rápidamente en la estructura del cartel. Cuando este fue desarticulado, Patiño ya era considerado uno de los capos del Norte del Valle. En 1995 se entregó a la justicia colombiana y pagó seis años de cárcel. Sin embargo, en 2002, cuando llevaba menos de dos años en libertad, fue arrestado nuevamente y extraditado a Estados Unidos. Allí decidió colaborar con la justicia de ese país y delató a muchos de sus antiguos socios y aliados, colaboración con la que logró negociar una condena de tan solo ocho años. Por cuenta de esa ayuda a la justicia gringa, Patiño pagó un alto precio.

A finales de 2003 empezó en Colombia una 'cacería' a familiares, amigos, abogados y empleados del excapo. Entre los muertos estuvo Luis Ocampo Fómeque, alias 'Tocayo', medio hermano de Patiño. Ese fue uno de los 35 asesinatos de las personas cercanas a Patiño tan solo entre 2003 y 2005. Entre los muertos estuvieron, aparte de sobrinos y primos, abogados como Henry Escobar, Nelson Rotawisky, Jorge Alberto Náder Mora y Pedro Arboleda, quienes manejaron los negocios del narco. Detrás de la serie de homicidios estaban sus antiguos socios Wílber Alirio Varela, alias 'Jabón'; Ramón Quintero y Juan Carlos Ramírez Abadía, alias 'Chupeta', entre otros narcos del cartel del Norte del Valle.

"No busque más a su hijo Luis que él está muerto, es un traidor, me dijo Juan Carlos Ramírez Abadía", contó Deisy Fómeque, la mamá de Patiño, a SEMANA, en 2007. Y así lo ha repetido en años recientes: "Me exigió que nos fuéramos de Cali, que deso-cupáramos la ciudad y Colombia entera. Que si queríamos vivir, teníamos que irnos. Que éramos personas no deseadas, porque mis hijos, tanto Víctor Patiño Fómeque como Luis Alfonso, eran unos traidores, unos sapos, y que ellos habían estado abriendo la boca ante el gobierno de Estados Unidos denunciándolos a ellos. Que nos atuviéramos a las consecuencias si no desocupábamos el país, y me colgó el teléfono".

"Una hora y media después de esa llamada hubo otra. Esta vez era la voz de Wílber Alirio Varela, que me dijo: 'Ustedes están pensando que yo maté a Luis, y yo no lo hice. Fue Juan Carlos Ramírez Abadía, 'Chupeta', pero de todas maneras váyanse de Cali. Sus hijos están cooperando con el gobierno de Estados Unidos para jodernos a todos, y ténganse de atrás porque va a haber muchos muertos. Vaya y busque a su hijo en el río Cauca, que ahí se lo mandaron', y colgó", dijo Deisy, y también denunció cómo, junto a los asesinatos, centenares de propiedades de Patiño en poder de testaferros quedaron en manos de muchos de sus antiguos socios.

'Vendetta'

En junio del año pasado, Patiño recobró su libertad en Estados Unidos, y tras intentar infructuosamente quedarse a vivir en ese país junto a su mamá y otros pocos familiares, finalmente fue deportado por las autoridades estadounidenses hacia un tercer país, no determinado. Patiño sabía que en ese momento no podía llegar a Colombia porque no era un lugar seguro para él. Sin embargo, empezó a diseñar una estrategia para regresar algún día y para recuperar algunos de sus bienes.

A comienzos de diciembre, Patiño sostuvo una reunión en la costa caribe con quienes se han convertido en sus aliados en esta nueva guerra. Se encontró con un viejo conocido, alias 'Chicho' o 'el Zarco', familiar del extinto Iván Urdinola Grajales y cuñado del extraditado capo Diego Montoya Sánchez, 'Don Diego', antiguos socios de Patiño. Para el momento de esa reunión, 'Chicho' estaba aliado con el grupo de Los Urabeños, que se han expandido desde el golfo de Urabá hacia Antioquia, Chocó y Valle. En la cita también estuvieron otros dos hombres que eran viejos y leales amigos de Patiño. El primero de ellos es alias 'Martín Bala', un exguerrillero que terminó en las filas del Norte del Valle en los noventa y allí conoció a Patiño. Cuando este fue extraditado, 'Bala' quedó al servicio de 'Don Diego'. En 2005 se salvó de un atentado en Cali y escapó hacia Marruecos y España, en donde permaneció hasta comienzos de 2010, cuando regresó a Colombia. El otro personaje que buscó y con el que se reunió Patiño fue alias 'el Negro Orlando', quien empezó en el mundo del narcotráfico de la mano de Patiño en los años noventa, cuando este controlaba los envíos de coca por Buenaventura.

Desde hace más de un año, 'Martín Bala', 'el Negro Orlando' y 'Chicho' empezaron junto a la banda de Los Urabeños a ingresar al Valle del Cauca a disputar el territorio de Los Rastrojos. Si bien Patiño entra y sale de Colombia pues aún no se siente seguro de pasar largas temporadas en el país, sus antiguos amigos, ahora unidos a Los Urabeños, se convirtieron en la estructura ideal para empezar a ejecutar la vendetta de Patiño. Gran parte de la oleada de homicidios selectivos que han sacudido en el Valle y en Cali tienen que ver con esa cruzada de Patiño por "vengar sus muertos" y recuperar sus bienes, sumado al ingreso de Los Urabeños en esa región.

Uno de los asesinatos más recientes y sonados fue el del abogado Hernán Darío Escobar. Este hombre llevó procesos en el pasado del propio Patiño y de 'Chupeta', y al momento de su muerte era el apoderado de familiares del clan de Los Comba, a quienes Patiño y Los Urabeños consideran sus enemigos. SEMANA tuvo acceso a varios informes de un grupo élite de inteligencia militar y de una agencia antinarcóticos extranjera en los que hay una completa relación de las actividades, alianzas, crímenes y fotografías de cómo actúa ese grupo. 'Bala' tiene su centro de operaciones principal en los barrios Siloé y Terrón Colorado. 'El Negro Orlando' controla el sector del Caney. Los hombres punta de lanza de ese grupo, y que se encargan de las acciones de sicariato y manejan sectores claves de Cali como son 'Tabernero', 'Andresito', 'Caderona', Jon Estufa', 'el Ciego' y 'Barón Rojo', este último hijo de un conocido futbolista que jugó en el América en la década de los noventa.

Algunas autoridades aún dudan de que el excapo que acaba de salir de prisión esté detrás de estas nuevas guerras y vendettas. Si bien ha tratado de no aparecer como el responsable de lo que ocurre, con lo que no contaba es que el rastro de sangre que han dejado sus amigos, 'Martín Bala' y compañía, ha llevado a los organismos de inteligencia a establecer con certeza que 'Bala' y Los Urabeños son los nuevos socios en el regreso de Patiño, marcado por la venganza.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×