Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/22/1999 12:00:00 AM

EL SECRETO DE MEDINA

El ex tesorero murió sin confesar que un negocio de decoración fue el verdadero origen del <BR>proceso 8.000.

Tan pronto falleció Santiago Medina a todo el mundo le pasó por la imaginación una pregunta:
¿Se habrá llevado algún secreto a la tumba? Al fin y al cabo el ex tesorero de la campaña de Ernesto Samper
no sólo fue el protagonista de esa telenovela sino que alimentó versiones de documentos secretos que
tenía en su poder con orden de hacerlos públicos si algo le pasaba. Se habló de cajas fuertes, sobres
lacrados, cajillas de seguridad en bancos europeos y cosas de esas. ¿Qué puede haber de cierto en todo
esto? La verdad, muy poco. Todo lo que tenía que contar Medina que fuera importante lo contó en su primera
confesión el 28 de julio de 1995. Fue en ese momento cuando el ex tesorero de la campaña, agobiado por la
presión del escándalo que se acercaba y asustado porque lo fueran a sacrificar como chivo expiatorio,
decidió 'escapársele' a Ernesto Amézquita, el abogado defensor que le habían contratado sus amigos del
gobierno para que no hablara. Acto seguido destapó los detalles del escándalo político del siglo ante la
Fiscalía. Fue una confesión totalmente espontánea, aunque fuertemente documentada. Sudando por los
nervios y sin abogado propio, ante un fiscal sin rostro, Medina narró la historia que todo el país conoce y que
lo estremeció en ese momento. El texto de esa declaración es en estricto sentido todo el proceso 8.000. Un
narrador tan imaginativo como Gabriel García Márquez dijo que si el cuento de Medina no era verdad el ex
tesorero era Graham Greene. En otras palabras: muy pocos tienen la capacidad de inventarse semejante
historia. Lo cierto es que Santiago Medina dijo la verdad, pero no toda. Había un elemento que no se atrevió a
confesar y hasta hoy ha permanecido en secreto. Lo que es increíble es que el asunto, a pesar de ser
anecdótico, demuestra que todo el proceso 8.000 arrancó por un accidente. Accidente que comenzó cuando
un coronel del Bloque de Búsqueda, Carlos Alfonso Velásquez, allanó las oficinas de una academia de
sistemas en Cali de propiedad de un contador chileno, el hoy famoso Guillermo Pallomari. Entre los cientos
de cheques que encontró había uno por 40 millones de pesos, girado por la Comercializadora Agropecuaria
La Estrella a favor de Santiago Medina. Este lo había endosado y se lo había enviado a Jorge Herrera
Barona, tesorero de la campaña en el Valle del Cauca. Como rápidamente se estableció que Agropecuaria La
Estrella, y otras sociedades que allí aparecieron, eran empresas fachadas del cartel de Cali, la conexión con
la campaña de Ernesto Samper dio pie para que por primera vez se pensara en serio que podía ser verdad
todo lo que decían los narcocasetes. De ahí en adelante se fue desenredando el ovillo y el país entró en una
pesadilla que solo terminó el pasado 7 de agosto cuando Samper salió de la Casa de Nariño.El secreto que
Medina se llevó a la tumba es que ese cheque de 40 millones de pesos, que dio origen a todo el escándalo,
no tenía nada que ver con la campaña. Era simplemente un pago de los Rodríguez Orejuela a él por la venta
de tres cuadros del siglo XIX. Que, de paso, vale la pena aclarar, son los únicos cuadros reales de todo el
proceso 8.000. Después varios célebres acusados justificaron los cheques que aparecieron en sus cuentas
diciendo que vendían obras de arte. El caso de Medina era el opuesto. Mientras muchos de los acusados
querían desviar la atención de la narcofinanciación de sus campañas, disfrazándolas de cuadro, él disfrazó de
narcofinanciación un negocio particular.¿Cómo fue esto posible? Lo primero que llama la atención es que
Santiago Medina no conocía antes de la campaña de Samper a los Rodríguez Orejuela. Había decorado casas
de José Santacruz, de Gonzalo Rodríguez Gacha y de otros reconocidos narcotraficantes. Sin embargo
los hermanos Rodríguez nunca habían requerido sus servicios. Cuando el 4 de mayo de 1994 Santiago
Medina fue enviado por la campaña de Ernesto Samper a pedirle 2.000 millones de pesos a los Rodríguez
para la primera vuelta, después de los saludos de rigor y de superar los nervios propios de la ocasión,
rápidamente entró en confianza con sus anfitriones. En medio de la cordialidad reinante a Medina se le
salió la vena de decorador y vendedor y se decidió a 'meterle un sablazo' a los dueños de casa. Muy pronto
los convenció de que la decoración del espacioso penthouse no estaba a la altura de su estatus. El resultado
de esta visita no estuvo nada mal: de los 2.000 millones solicitados por la campaña los Rodríguez accedieron
a la mitad. Pero al enviado sí le aceptaron plenamente sus recomendaciones de decoración.Poco tiempo
después un emisario de los jefes del cartel de Cali se presentó al anticuario del tesorero en el barrio Rosales
de Bogotá. Allí, después de mucho mirar, escogió tres obras neoclásicas del siglo XIX: dos paisajes y una
pastora ordeñando una vaca. El personaje dejó como abono el cheque de los 40 millones de pesos.
Posteriormente los choferes de Medina llevaron los cuadros hasta una casa en el norte de Bogotá, desde
donde fueron enviados a Cali.Poco tiempo después llegaron a la casa de Medina las famosas cajas llenas de
billetes con que se iba a financiar la campaña. El tesorero decidió abreviar el canje bancario, abrió una de las
cajas de cartón, sacó la plata en efectivo y le mandó el cheque a la tesorería de la campaña en el Valle como
un aporte más. Ese cruce acabó siendo el primer indicio de una conexión entre la campaña de Samper y el
cartel de Cali.Lo paradójico es que Medina, que confesó delitos tan graves, se avergonzó de esta
indelicadeza y siempre justificó el cheque como parte del aporte global del cartel a la campaña. ¿Por qué de
seis millones de dólares solo 40 millones de pesos fueron entregados en cheque y el resto en efectivo? La
explicación de Medina es que se trataba de una 'póliza de seguro' que los Rodríguez habían querido tener
por si no les cumplían. El argumento sonó convincente y nadie lo cuestionó de ahí en adelante. Esta
situación dio pie para que en los narcocasetes se hablara de dos personas diferentes con apodos que se
confundían. A uno se referían como "el hombre de los cuadros" y a otro como "el hijo del pintor". Solo los
más allegados a Medina conocían su secreto, pero siempre le guardaron la espalda por considerar que si se
revelaba de manera tardía este episodio marginal pondrían en tela de juicio la valerosa confesión del ex
tesorero. Los únicos que revelaron detalles de esta operación fueron sus conductores, Humberto Nemojón y
Rubén Darío Pulgarín, quienes transportaron las obras de arte. En todo caso el cheque de los cuadros
constituyó la prueba irrefutable de la financiación directa del cartel de Cali, que fue el girador del cheque, a la
campaña de Samper, que fue la que lo cobró. El resto de la plata entró de manera menos rastreable, pues
ingresó en efectivo o a través de cheques a terceros. Llevando esta casualidad al extremo se podría decir
que si Medina, durante su misión en Cali, no vende su pastora ordeñando y sus dos paisajes de pronto hoy
no habría proceso 8.000.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.