Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/11/2013 12:00:00 AM

El segundo concejal enredado en el ‘carrusel’

La Fiscalía imputará cargos a José Juan Rodríguez, quien cumple su cuarto período en la Corporación.

José Juan Rodríguez, el concejal de 37 años que ya va por su cuarto periodo en el Concejo de Bogotá, es el segundo cabildante al que la Fiscalía le imputará cargos por el ‘carrusel’ de la contratación. El ente acusador llamó al político para imputarle el delito de interés indebido en celebración de contratos, correspondientes a la fase III de Transmilenio, la misma obra de la calle 26 que terminó en desastre por cuenta de los polémicos primos Nule.

Rodríguez no tenía tanto poder, pero su relación sentimental con Liliana Pardo, la directora del Instituto de Desarrollo Urbano (IDU), lo catapultó como uno de los preferidos para el manejo de contratos en la alcaldía de Samuel Moreno, según han dicho dos de los principales protagonistas del cartel de la contratación en sus interrogatorios.

Según consta en la información que Emilio Tapia le dio a la Fiscalía hace poco más de un año, el concejal Rodríguez logró que ascendieran a Liliana Pardo, durante la alcaldía de Luis Eduardo Garzón, de gerente del Fondo de Vigilancia a directora del IDU. No es muy claro por qué este concejal podía poner tal alto cargo, pero una de las hipótesis es que el contratista Julio Gómez quería tener a alguien manejable en esa posición para que, llegado el momento, se adjudicara de la fase III de Transmilenio.

Inocencio Meléndez, quien fue director jurídico del IDU y fue confidente de Pardo, declaró ante la Corte Suprema: “Concretamente la persona que lleva a Liliana Pardo al IDU, el que se la presenta a Julio Gómez, el que estaba detrás de ella, era el concejal José Juan Rodríguez Rico, quien era realmente el mentor de ella”.

Ese contrato, que a la postre se convirtió en el detonante del fin de la alcaldía de Samuel Moreno, se entregó en los últimos días de la administración de Lucho Garzón. Según la versión de Emilio Tapia, el concejal José Juan Rodríguez y Julio Gómez fueron los encargados de manejar ese contrato. De hecho, Gómez fue condenado por ello. Inocencio va más allá y dice: “El cerebro de las cesiones de contrato de la calle 26 fue el concejal José Juan Rodríguez Rico”.

Lo más curioso es que en la administración de Samuel Moreno, Liliana Pardo quedó en el IDU como ‘cuota’ del contratista Julio Gómez. Sin embargo, según el testimonio de uno de los involucrados, ella seguía privilegiando al concejal Rodríguez. “Los famosos contratos de malla vial, que son los que tienen enredados a Samuel Moreno y a los Nule, eran en total seis y no dos. Y de los otros cuatro, tres le tocaron a José Juan”, se indicó en uno de los testimonios.

El concejal ha reconocido ser amigo de Liliana Pardo, pero siempre ha negado tener cualquier relación con el cartel de la contratación.

El excongresista Germán Olano también ha mencionado al concejal verde. En su declaración ante la Corte Suprema dijo: "Julio Gómez decía que él había aportado como 3.000 millones de pesos a la campaña (de Samuel Moreno), al tiempo que se conocía la relación de amistad entre Julio Gómez y un grupo de concejales: José Juan Rodríguez, Hipólito Moreno y Jorge Ernesto Salamanca. Se hacía mucho énfasis en la amistad que tenía con Rodríguez, quien a su vez era muy amigo de la entonces directora del IDU, Liliana Pardo Gaona".

Una persona de Somondoco (Boyacá) allegada a este concejal le dijo a Semana.com que en su pueblo, un hombre humilde, de la noche a la mañana se fue convirtiendo en dueño de todo tipo de propiedades. Esta persona aseguró en un escrito a las autoridades que se trata de un testaferro de José Juan Rodríguez.

¿Quién es José Juan Rodríguez?

Rodríguez es administrador de empresas de la Pontificia Universidad Javeriana. Tiene una maestría en economía y un posgrado en el manejo de los residuos sólidos de la Universidad de Viena (Austria).

El concejal es miembro de la bancada del Partido Verde desde el 2009, cuando migró del disuelto Movimiento Alas Equipo Colombia. Se destaca entre los cabildantes por ser el más experimentado en temas de motociclismo, cultura y participación ciudadana, además de su supuesta regular permanencia en las sesiones.

En el 2009, Rodríguez fue elegido primer vicepresidente de la comisión de plan de desarrollo. Años antes, en el 2002, el concejal llegó a la corporación como miembro del Movimiento Nacional, en reemplazo de Flavio Maya, acusado del delito de tráfico de influencias. En el 2007 fue elegido concejal por ese mismo movimiento, el cual era liderado por su padre, el exsenador Gustavo Rodríguez Vargas.

Tras conocer la decisión, el concejal Rodríguez se defendió de los señalamientos. “No tengo absolutamente nada que ver con los contratistas de Bogotá”, aseguró en diálogo con Blu Radio. El cabildante negó tener vínculos con el polémico contratista Julio Gómez. “No tengo relación de negocios. Conocí a Julio Gómez porque vivía en el mismo barrio donde yo vivía, esa es la única relación”.

Con esta decisión en contra de Rodríguez y la conocida la semana pasada en el caso de Hipólito Moreno, el Concejo, conocido como el oculto engranaje del escándalo del carrusel de la contratación, se sigue destapando.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.