Martes, 17 de enero de 2017

| 2005/04/24 00:00

El señor de la guerra

Un colombiano domina el tráfico de armas en Centroamérica con destino a la guerrilla.

Ethalson Giovanni Mejía es buscado por la Interpol en todo el mundo por medio de las circulares rojas que identifican a los delincuentes más peligrosos.

Un barranquillero de 41 años es el hombre más buscado en Centroamérica, Estados Unidos y por la Policía Internacional -Interpol- . Su nombre es Ethalson Mejía y, aunque es un desconocido en el país, para las autoridades es el mayor traficante de armas que tienen los paramilitares, los narcotraficantes y, principalmente, la guerrilla.

Mejía está involucrado en los más grandes envíos de armas desde Centroamérica durante los últimos años. El caso más reciente ocurrió el pasado 15 de abril cuando las autoridades de Honduras encontraron un arsenal listo para ser enviado al frente 14 de las Farc, el cual incluía ametralladoras M-60, lanzacohetes antitanques, lanzagranadas y más de 160 fusiles M-16, entre otros.

Desde hace varios años es buscado en todo el mundo a través de las circulares rojas de la Interpol, que identifican a los delincuentes más peligrosos. Sin embargo su paraderoy la dimensión de su red empezó a quedar al descubierto tras el asesinato de su socio, el hondureño Pedro García Montes, un reconocido traficante de drogas y armas, quien fue acribillado el 14 de julio de 2004 en una calle de Cartagena.

La investigación de ese homicidio fue el inicio de una serie de operaciones por parte de la Policía Nacional de Colombia y las autoridades hondureñas. De esa manera quedó en evidencia el complejo aparato logístico que Mejía tenía para el tráfico de armas. Éste quedó, tras la muerte de García, al frente de una organización que tiene contactos con traficantes y ex militares en Nicaragua, El Salvador, Panamá y Venezuela.

A finales de julio del año pasado informaciones de la Policía colombiana permitieron la captura de Mejía en Tegucigalpa. Sin embargo permaneció menos de 24 horas en prisión ya que, como lo denunció en su momento el ministro de Seguridad de Honduras, Óscar Álvarez, Mejía utilizó sus contactos y su poder de corrupción para conseguir que un juez lo dejara en libertad. Después de eso se fugó y las autoridades creen que huyó hacia Nicaragua o El Salvador.

Mejía llegó a Honduras hace 10 años y durante ese tiempo se identificó con cédula y pasaporte venezolanos. A lo largo de esos años consiguió desplazar lentamente a los traficantes de armas tradicionales de Centroamérica que surtían, a cambio de droga, a los grupos al margen de la ley en Colombia. Tras la fuga de Mejía el ministro de Seguridad de Honduras, quien se ha caracterizado por su dura lucha contra los traficantes de armas y drogas en su país, le pidió a la Policía colombiana colaboración para desvertebrar la red de Mejía .

Varios oficiales viajaron hasta ese país y en los ocho meses que llevan de trabajo junto con los hondureños ya se han desarrollado tres grandes operaciones internacionales, Neptuno I y II, y la del pasado 15 de abril. Más de 30 personas han sido arrestadas en Honduras, Nicaragua, El Salvador y Colombia y se han decomisado cerca de 500 armas de guerra. Las investigaciones han demostrado que aunque los principales 'clientes' de la red de Mejía son las Farc, éste también vende rockets, fusiles y munición a grupos de autodefensas y narcotraficantes del norte del Valle del Cauca.

Los compradores envían la droga hacia las costas de Honduras o El Salvador. Allí los traficantes la reciben y embarcan las armas las cuales son llevadas a la isla de San Andrés. Desde allí son introducidas al país por el golfo de Urabá y por Venezuela. El margen de ganancia es impresionante. Mejía consigue , por ejemplo, un fusil AK-47 en buen estado en 200 dólares. Ese mismo fusil es vendido a los grupos irregulares en Colombia en 1.500 dólares o su equivalente en droga que es un kilo de coca. Aunque la mayor parte de la red de Mejía ha sido desarticulada las autoridades confían en que sólo es cuestión de poco tiempo para dar con el barranquillero que se convirtió en el señor de la guerra.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.