Martes, 24 de enero de 2017

| 2008/06/21 00:00

El señor de las sombras

El paso de José Miguel Narváez por los organismos de seguridad es visto por muchos como una historia oscura aún sin revelar.

José Miguel Narváez no quiere hablar con los medios de comunicación sobre las acusaciones que se le hacen de tener vínculos con los paramilitares y en particular con el asesinato de Jaime Garzón

Uno de los secretos que los paramilitares no han revelado es quiénes eran los seis personajes que guiaban la mano siniestra de Carlos Castaño para cometer crímenes de gran magnitud como el Jaime Garzón. La idea de que intelectuales, empresarios o militares se reunieran a señalar las futuras víctimas produce escalofríos.

Por eso resulta tan grave la acusación que la semana pasada hizo Jorge Iván Laverde, el 'Iguano', quien aseguró que José Miguel Narváez incitó a Castaño para que cometiera por lo menos dos graves crímenes: el asesinato de Jaime Garzón y el secuestro de Piedad Córdoba.

Narváez es un ex empresario, oficial de la reserva, que actuó durante varios años como asesor del Ministerio de Defensa en temas de inteligencia, catedrático de la Escuela Superior de Guerra y subdirector del DAS durante unos pocos meses en la era de Jorge Noguera.

En las fuerzas militares siempre se le ha relacionado con los sectores más cuestionados, como el general Rito Alejo del Río. Y el desaparecido Pedro Juan Moreno lo tenía en tan alta estima, que lo postuló para dirigir la famosa central de inteligencia que soñaba con crear en el primer gobierno de Álvaro Uribe.

Narváez entró como asesor de inteligencia al Ministerio de Defensa durante la administración de Marta Lucía Ramírez y, aunque gozaba de la confianza de muchos militares, era mirado con desconfianza por otros. Cuando empezó a intervenir en la junta de inteligencia, muchos de los que allí tenían asiento prefirieron no hablar más.

Sus actividades siempre fueron un interrogante. El propio vicepresidente, Francisco Santos, se salió de casillas un día en 2003 cuando en su despacho Narváez le contó, como si nada, que él tenía interceptados los teléfonos de la vicepresidencia, y que en particular tenía 'chuzado' a Carlos Franco, director de Derechos Humanos. El vicepresidente se ofendió de tal manera, que echó a Narváez de su oficina y de inmediato le comunicó al Presidente lo ocurrido. ¿Con qué equipos, qué organismo de seguridad, con qué objetivo y por orden de quién? Nunca se supo, pues no fue investigado por este hecho. Aunque Santos se opuso a que fuera nombrado dos años después subdirector del DAS, Narváez terminó como segundo a bordo de ese organismo.

En el DAS se le recuerda como alguien que grababa a todos los que entraban a su oficina. Su salida de la institución se dio en medio de una tormentosa pelea con Noguera y, paradójicamente, Narváez terminó denunciando la infiltración paramilitar en esa institución.

Como instructor de estrategia militar muchos consideran que el papel de Narváez ha sido muy cuestionable, pues su teoría de que algunas ONG hacen parte de la guerrilla y que su trabajo es parte de una guerra política de la insurgencia ha alimentado posiciones extremistas, que van en contravía con la cultura de derechos humanos que ha ido ganando terreno en las fuerzas militares y que se basa en diferenciar combatientes de no combatientes.

Sobre sus vínculos con las autodefensas hay muchos testimonios, aunque el de alias el 'Iguano' sea el primero en manos de la justicia. Un ex paramilitar muy cercano a Carlos Castaño le dijo a SEMANA que Narváez se reunía con la cúpula de las autodefensas y que tenía con éstas un intercambio de información de inteligencia, como grabaciones, fotos y bases de datos.

Ahora la Fiscalía tendrá que abrir una investigación basada en la nueva versión de el 'Iguano' y aclarar si Narváez es apenas un ideólogo de la extrema derecha o si su tendencia a ver enemigos en todas partes lo llevó a señalar, quizá sin querer, a personas que terminaron siendo víctimas de un fanático de la guerra como era Castaño.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.