Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 1998/01/12 00:00

EL SHOW DE LARRY Y ERNESTO

En el programa de 'CNN' 'Larry King Live' al presidente Samper no le fue muy bien y a las Farc les todavía peor.

EL SHOW DE LARRY Y ERNESTO

Cuando el miercoles pasado el conocido periodista Larry King anunció al presidente Ernesto Samper en su programa Larry King Live, que se transmite por CNN a todo el mundo, anticipó que sería un entrevista muy inusual. Y realmente lo fue. Contrariamente a lo que hubiera podido esperarse, el espacio no giró alrededor de la financiación de la campaña presidencial, la extradición, el narcotráfico o las relaciones de Colombia con Estados Unidos. La presencia del presidente Samper tenía como fin responder a las inquietudes de las esposas de tres misioneros norteamericanos desaparecidos hace cinco años en la frontera entre Colombia y Panamá, y que las autoridades creen fueron secuestrados por las Farc. El hecho de que un presidente accediera a participar en un programa que era más para un funcionario de segundo nivel, como el zar antisecuestro, fue indudablemente inusual. Pero lo fue aún más que, ante la dificultad de traducir simultáneamente sus respuestas, Samper se le midiera a hablar en inglés chapuceado y con inconfundible acento hispano. Es indiscutible que al conseguir aparecer en uno de los programas de más alto rating en la televisión mundial, en horario Triple A y sin que le preguntaran sobre la financiación de la campaña con dineros del narcotráfico, Samper se anotó un hit. Sin embargo, para quienes lo oyeron, el impacto que podía haber causado su presencia se vio debilitado por la osadía de haber hablado en un inglés que no está mal para el colombiano promedio pero que en un presidente y ante millones de televidentes sonaba caricaturesco. Más allá de lo anecdótico, el programa resultó realmente un ataque frontal contra las Farc. No es frecuente en Estados Unidos que un espacio de audiencia masiva se dedique en su mayoría a un grupo guerrillero de un país cualquiera. El secuestro de los misioneros, sin embargo, es uno de los más prolongados de que hayan sido víctimas ciudadanos norteamericanos. Es por eso que se ha convertido en un tema sensible para los estadounidenses y en especial para el Departamento de Estado, que en octubre pasado incluyó a las Farc dentro de la lista de los 30 principales grupos terroristas del mundo. Este hecho, que fue ampliamente recordado y reiterado por King en el programa, es hasta ahora el más duro golpe que han recibido las Farc internacionalmente. Estar en la lista negra del terrorismo mundial significa para ese grupo subversivo que sus miembros, sus colaboradores, quienes les proporcionen suministros o manejen sus fondos adquirieron ante la ley norteamericana el carácter de delincuentes, lo cual constituye un batatazo mortal para un grupo que ha mantenido en varios países del mundo representantes dedicados a hacer lobby ante los partidos de izquierda y las ONG en favor de su causa. Si a este golpe se suma el que le propinaron las voces temblorosas de las esposas de los tres misioneros implorando por el regreso de sus maridos ante la proximidad de la quinta Navidad en que están ausentes, es indudable que las Farc fueron las que peor libradas salieron con Larry King. Es posible que después del programa pase mucho tiempo antes de que éstas vuelvan a tener algún tipo de audiencia a nivel internacional y de que Samper vuelva a atreverse públicamente a chapucear inglés a lo Juan Charrasquiado.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.