Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/26/2002 12:00:00 AM

El sida en Colombia compite con la violencia en la carrera por la muerte

Velandia Mora, Manuel Antonio

Del sida se habla constantemente pero los ciudadanos se preguntan si la epidemia es realmente tan grave como algunos dicen, o simplemente un escándalo como otros afirman. Las cifras del sida parecen no haber aumentado demasiado en los últimos años, más aún cuando se ha dicho que según algunas proyecciones el número de infectados puede estar entre las 450.000 y las 250.000 personas y el Ministerio de Salud presentaba hasta el año pasado estadísticas repetitivas que no pasaban de los 24.000 casos de esta enfermedad.

Pero, ¿cuál es la verdad, entonces? El más reciente estudio epidemiológico realizado por el Equipo Interdisciplinario de Profesionales de los Programas Departamentales de ETS/Sida y de los laboratorios de salud pública departamentales y nacionales, coordinados por J. Acosta, F. Prieto y A. Mejía, es sin lugar a dudas el más completo de los realizados hasta ahora en el país para dejarnos aproximarnos a la realidad epidemiológica del país. Tuvimos acceso a un borrador del documento final del estudio y autorización para utilizarlo y no puedo negar que me sorprendió encontrarme con un documento tan completo y excelentemente justificado.

En su desarrollo emplearon fuentes diversas, algunas de ellas nunca consultadas con este fin. Utilizaron los datos de las fichas de notificación obligatoria del Programa Nacional del Ministerio–Sidanal; referenciaron los informes sobre mortalidad del Dane y Sivigila, la información recolectada por el laboratorio de virología, microbiología y la red de bancos de sangre e investigaciones recientes como la de la Encuesta Nacional de Demografía y Salud 2000–Profamilia/Ministerio de Salud; los resultados del estudio de comportamiento sexual de los estudiantes de secundaria en Colombia: análisis de una encuesta nacional 1998-1999, realizado por Onusida/Ministerio de Salud; los resultados del Estudio Cuestionario Confidencial de Vida Sexual Activa aplicada en población general y especifica entre 1996-1998 por el Ministerio de Salud y en una serie de instrumentos como la Encuesta-taller implementada en vigilancia en salud pública de los programas de ETS/VIH/Sida departamentales y diligenciadas por los coordinadores del programa ETS-VIH/Sida y de los laboratorios de salud pública, a nivel departamental o distrital 2001; el instrumento de Evaluación Cualitativa Individual del Programa ETS/VIH/Sida 2001; las fichas técnicas de los Planes de Atención Básica 2001; los resultados de los Estudios Nacionales Centinelas 1991-1999 Ministerio de Salud e Instituto Nacional de Salud/ Secretarías Departamentales de Salud/Seguro Social; y las actas de visitas de asistencia técnica departamentales y los informes de ejecución financiera del departamento de proveduría del INS.

Según los resultados del estudio, se estima que en Colombia se han presentado como mínino 172.785 casos de infección por VIH de los cuales 76 por ciento (131.400) son asintomáticos y 24 por ciento (41.385) han desarrollado sida. Del total de casos de sida, han fallecido 32 por ciento (13.347) de los casos según los registros de defunción del Dane.

El efecto directo de la mortalidad por sida estimado en Colombia a partir de los registros de mortalidad del Dane, ha sido de 406.722 años de vida potencialmente perdidos por muerte (Avpp) entre 1991 y 1998, con un mayor peso en el grupo de hombres entre los 15 a 44 años, para una mediana de Avpp de 457,9 por 1.000 hombres durante estos años.

A pesar de la falta de interés de algunos organismos de salud, de los análisis de estudios de mortalidad en diferentes departamentos se desprende que la magnitud del sida es cada vez mayor tanto en el ámbito nacional como territorial, compitiendo en los primeros 10 lugares de mortalidad en hombres con muertes violentas y enfermedades cardiovasculares, en Bogotá, donde el sida es la tercera causa de mortalidad en el grupo de hombres entre los 15-44 años y la octava causa en hombres entre los 45-59 años. En Cartagena de Indias, el sida aparece en 1997 ocupando el puesto 17. Para el año 2000, fue la segunda causa de mortalidad en el grupo de hombres entre los 15 a 44 años.

De 2.197 casos de VIH/sida y muertes por sida notificados en el año 2001, faltando por notificar Antioquía, Cauca, La Guajira, y Risaralda, y la notificación de las ciudades capitales de Atlántico y Valle. Del total de casos notificados, el 64 por ciento (1.409) corresponden a VIH asintomáticos, 25 por ciento (557) casos sida vivos y 10 por ciento casos sida muertos. La incidencia acumulada de casos VIH/sida vivos y muertos en los 16 años de epidemia en Colombia es de 5,1 por 100.000 habitantes. Es decir, que por cada caso registrado existen 10 casos en el año 2001 que no se han identificando. Se encontró que el 77 por ciento de los casos acumulados hasta el 2001, corresponden a la vía sexual, 2 por ciento vertical, 1 por ciento sanguínea y 20 por ciento sin datos sobre las formas de transmisión. No es extraño que falten datos. Aun cuando parezca sorprendente, por ejemplo, Antioquia, Cauca y Risaralda, en los últimos tres años no han notificado al nivel central el ciento por ciento de los casos y el Valle tan sólo tiene la notificación del 51 por ciento en el 2001.

Otro hallazgo relevante en este análisis de tendencia es la evidencia de un asenso sostenido en la tendencia de infección en la región de la Amazonia que superó la media nacional dos veces. Situación similar se observa en la región de la Orinoquia. En los últimos 10 años los patrones de transmisión por sexo se han visto modificados; se puede resaltar que a partir de la década de los 90 hasta el año 2001, la relación hombre-mujer ha variado considerablemente. En la Amazonia, el patrón de transmisión es heterosexual (81,4 por ciento de los casos) allí la razón hombre-mujer ha oscilado entre 2-1 y 1-1 en la última década. En la región de la Orinoquia se observa un patrón similar al anterior, destacándose que el 4,9 por ciento de los casos reportados en la década de los años 90, se presentaron en trabajadoras sexuales. En el centro oriente del país se encontró una razón hombre-mujer de 3-1. En Bogotá un estudio realizado por el INS y la Liga Colombiana de Lucha Contra el Sida/NMCRD (Nambrid) encontró una prevalencia del 18 por ciento, lo que significa que uno de cada cinco hombres homosexuales viven con el VIH y que no existen diferencias sustanciales en los casos entre quienes dicen tener pareja estable y quienes no la tienen, es importante resaltar, y esto es un hecho realmente alarmante, que estas prevalencias se encuentran en los países de Africa subsahariana y el Caribe.

La Costa Atlántica tiene un patrón similar al de la Orinoquia, con un patrón mixto entre comportamiento heterosexual y homo-bisexual en Atlántico, Bolívar, San Andrés y Córdoba. En Cesar y Magdalena se observa un patrón heterosexual (razón hombre-mujer 1:1 y 1:3). En esta región se encontró en la última década que el 12,2 por ciento de los casos fueron detectados en trabajadores sexuales.

Las personas infectadas en Colombia son muy jóvenes. La edad promedio fue de 31 años independientemente del estadio de la infección en el que se encuentra la persona. El rango de la edad en el que hay el mayor número de personas infectadas se encontró entre los 27 y los 33 años.

Aun cuando se conoce que los condones usados apropiadamente son altamente efectivos en la prevención, los resultados obtenidos del estudio de comportamiento sexual en adolescentes estudiantes de Secundaria de las 4 regiones territoriales entre 1998-1999 implementado por ONUSIDA/Minsalud, mostraron que la región Atlántica y Oriental se presentan las prevalencias más bajas de uso del condón en la primera relación. Así como el uso del condón en relaciones penetrativas sean estas anales o vaginales.

La pregunta que queda en el aire es ¿Por qué si las cifras son tan contundentes el presupuesto nacional de sida se ha disminuido en vez de incrementarse? O será que como lo tememos quienes trabajamos frente al sida desde las ONG el aumento de nuevos casos es una consecuencia de la disminución del compromiso nacional frente a la epidemia.

Las irregularidades más frecuentes en la prestación de servicios y las razones por las que también mueren y se infectan muchas personas son la negación del tratamiento, la entrega parcial de los medicamentos que se convierte en muchos casos en resistencia a los mismos por lo inadecuado de la toma a que se ven obligados los pacientes, la imposibilidad de acceder a pruebas de laboratorio como la carga viral o las de las Hepatitis, las irregulares en la consulta y la falta de personal debidamente entrenado.

Lo anterior a obligado a las ONG trabajando en sida a dedicar su personal, que antes se dedicaba a la prevención, para desarrollar labores jurídicas teniendo como su oficio permanente el desarrollo de tutelas con las que los pacientes pretenden hacer valer sus derechos vulnerados para lograr la atención integral adecuada por parte de las EPS, ARS y Secretarías de Salud y Empresas Sociales del Estado.

Para las dos ultimas preguntas no tengo respuesta pero confío en que usted como lector se las responda: ¿Será que tanta violencia ha hecho que la vida ya no valga nada o se valore en tan poco como para que los pacientes sean vistos como una carga, y se olvide que al afectarse la salud se afecta la vida? ¿Partiendo de lo ofrecido por los candidatos en salud, sabe usted qué piensa hacer el Presidente elegido para mejorar la condiciones de vida de este, cada vez más grande, grupo de conciudadanos?
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1844

PORTADA

Francisco superstar

La esperada visita del papa a Colombia tiene tres dimensiones: una religiosa, una política y otra social. ¿Qué puede esperarse de la peregrinación del sumo pontífice?