Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2001/07/23 00:00

EL SIDA EN COLOMBIA - COLOMBIA FRENTE AL SIDA

EL SIDA EN COLOMBIA - COLOMBIA FRENTE AL SIDA

Colombia se ubica en el cuarto lugar entre los países continentales de América Latina, en el número total de casos reportados de VIH/SIDA. Desde 1983 hasta diciembre del 2000 se habían reportado cerca de 22.000 casos de personas viviendo con el VIH/SIDA. De estas, 11.891 correspondían a personas asintomáticas y 5.956 a personas viviendo con SIDA. Durante este mismo periodo han muerto a causa del SIDA 3.580 personas. Según las estimaciones del Ministerio de Salud, a finales del año 2000 habría en el país entre 160.000 y 180.000 personas viviendo con el VIH/SIDA.



Durante la primera década de la epidemia en el país, su comportamiento se caracterizó por el predominio de la transmisión por contacto homosexual. A partir de comienzos de los años noventa, se comenzó a evidenciar una transición gradual hacia el predominio de la transmisión heterosexual con una gran heterogeneidad regional en el comportamiento de la epidemia. En el interior del país, particularmente en la región andina, sigue predominando la transmisión homo-bisexual, aunque las grandes diferencias en la relación de infección hombre: mujer observadas a mediados de la década de los ochentas, han disminuido progresivamente. Por el contrario, en la región del Caribe y en la región nor-oriental, el contacto heterosexual es la forma de transmisión predominante, situación que se ha evidenciado desde comienzos de esta década. En estas dos regiones del país, el número de nuevas infecciones en mujeres jóvenes ha aumentado a mayor velocidad que en hombres de la misma edad. El primer caso de transmisión vertical del VIH fue reportado en 1.987. Desde entonces, se han registrado 275 casos, observándose un incremento anual desde 1.994, más notorio en las regiones donde predomina la transmisión heterosexual. Desde 1999, se viene implementando un programa nacional de reducción de la transmisión madre-hijo, utilizando la infraestructura de los programas de control prenatal.



En 1993, Colombia adoptó el enfoque intersectorial para dar una respuesta más adecuada a la epidemia, a través de un plan intersectorial, cuyas seis estrategias continuaron siendo la base de la respuesta nacional hasta 1998. Una de las principales iniciativas implementadas dentro del marco de este plan fue el Proyecto Nacional de Educación Sexual (PNES), diseñado y puesto en marcha por el Ministerio de Educación en 1993 y avalado por el Congreso de la República mediante la Ley de Educación Sexual.





El PNES se constituyó en pilar fundamental de la incorporación de estrategias de prevención entre la población de adolescentes y jóvenes escolarizados. Entre 1993 y 1996, el proyecto se implementó a nivel nacional, se conformaron los equipos técnicos regionales y se incluyeron materiales educativos en los programas curriculares de educación primaria y secundaria.

Aunque la ley aun sigue vigente, desde 1997 el PNES ha perdido casi todos sus recursos humanos y financieros, sufriendo un gran deterioro en su calidad y cobertura. El proyecto "De Jóvenes y Para Jóvenes" financiado por UNFPA y el proyecto titulado "Escuchamos Propuestas", son talvez la únicas actividades de cobertura nacional, aún en curso, desarrolladas dentro del marco de del PNES. El objetivo principal de estos proyectos es poner en práctica los proyectos diseñados y coordinados por los mismos estudiantes y orientados a las comunidades escolares. Aunque se han presentado algunos resultados satisfactorios en los niveles locales, es lamentable el abandono en el que se encuentra actualmente el PNES, a causa de la pérdida del apoyo político que tuvo en sus comienzos. Es evidente el retroceso que ha sufrido el país en lo referente a las políticas estatales sobre educación sexual en la escuela primaria y secundaria.



Durante el trienio 1994- 1996, el Ministerio de Salud ejecutó un presupuesto aproximado de US$7.000.000 en la implementación y ejecución del Plan Intersectorial. Desde 1997 los recursos financieros asignados por el Estado a la prevención y atención del VIH/SIDA, han sido cada vez menores, llegando a US$500.000 para el año 2000. El bajo número de casos nuevos de infección reportados en los últimos años son el resultado del debilitamiento de los sistemas de registro y notificación obligatoria, lo cual dificulta la abogacía para la consecución de recursos financieros. Por otra parte, con la reforma del Sistema de Seguridad Social en Salud (SGSSS), iniciada en 1994, las acciones de promoción y prevención, antes ejecutadas casi exclusivamente por el sector de la salud pública, son ahora transferidas en su mayor parte a las entidades aseguradoras –la mayoría de carácter privado – que conforman el nuevo sistema. El proceso de implementación y afianzamiento de este sistema demorará aún varios años y, por lo tanto, es previsible que sigan presentándose dificultades para la efectiva coordinación entre el Estado y las entidades aseguradoras.



La sociedad civil ha tenido un papel muy importante en la lucha contra la epidemia. Desde los años 80, las ONG han desarrollado múltiples acciones en prevención y atención, acompañando y en ocasiones superando la respuesta estatal. Asimismo, los grupos de personas viviendo con VIH/SIDA, han venido creciendo en su estructura organizacional y en sus áreas de influencia, llegando a constituir redes de comunicación e información de cobertura nacional.



De acuerdo con la legislación y normatividad del SGSSS, en Colombia se debe suministrar el tratamiento antiretroviral a todos las personas que así lo requieran. En este sentido, el país ha sido pionero en facilitar el acceso a medicamentos antiretrovirales, reduciendo así la morbilidad y mortalidad a causa del SIDA. Las Guías y Normas de Atención Integral del Ministerio de Salud determinan claramente las opciones y esquemas de tratamiento. Sin embargo, y debido principalmente a los problemas financieros que afronta el sistema de seguridad social, este acceso está prácticamente limitado a las personas que están debidamente afiliadas al sistema. Se estima que actualmente el 55% de la población está afiliada al SGSSS y que cerca de 4.000 personas reciben terapia antiretroviral en forma regular. La creación del Fondo Nacional de Medicamentos de Alto Costo en el año de 1996, fruto de la iniciativa conjunta del Ministerio de Salud y de la OPS, ha facilitado el acceso a medicamentos antiretrovirales a costos más favorables y de acuerdo con la situación de los pacientes en términos de su afiliación al SGSS. Los altos costos de los medicamentos siguen siendo el principal obstáculo para lograr una mayor cobertura en el acceso a terapia ARV.



Desde finales del año pasado, ONUSIDA y el Fondo de Medicamentos han efectuado acercamientos preliminares con los laboratorios que producen antiretrovirales genéricos en Brasil y en India, buscando la formalización de acuerdos entre el gobierno colombiano y estos laboratorios para la importación de algunos de estos medicamentos. Colombia hace parte de los "Partners’ Countries" (dieciséis países que representan cerca del 60% de la población mundial), grupo que en noviembre del 2000, en su reunión efectuada en Beijing, emitió un comunicado formal dirigido a la industria farmacéutica, urgiéndola a reducir los costos de los medicamentos necesarios apara el tratamiento del VIH y el SIDA.



La situación de la epidemia del VIH/SIDA y de otras infecciones de transmisión sexual entre la población desplazada por la violencia política es también tema de carácter prioritario para el Grupo Temático colombiano. Aunque el fenómeno no ha sido medido con exactitud, es bien sabido que las condiciones de hacinamiento y marginalidad en que se encuentra la población desplazada, facilitan la propagación de infecciones de transmisión sexual. El Grupo Temático ha propuesto llevar a cabo seminarios de sensibilización y capacitación en los campamentos receptores de población desplazada. Asimismo, se pretende llevar estos procesos de capacitación y sensibilización a las regiones donde se llevan a cabo los diálogos de paz con el grupo guerrillero FARC. Estos talleres se llevarían a cabo con los integrantes de la policía cívica que opera en dichas regiones, con líderes comunitarios y con los grupos de población de mayor vulnerabilidad.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.