Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/9/2009 12:00:00 AM

"El sótano es una entrada a Palacio como cualquier otra"

El secretario de Prensa de la Presidencia, César Mauricio Velásquez, hace un recuento de los intríngulis de su gestión, ahora cuando se dice que piensa dar un paso al costado.

César Mauricio Velásquez, secretario de prensa de Presidencia, está recogiendo sus pasos. Cuando los tenga todos recogidos y bien acomodados entre un maletín, dejará Palacio para irse a trabajar por la paz. Eso dicen. Eso quisiera decir él, pero le gana la prudencia sobrenatural que le atribuían a monseñor José María Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei y faro de Velásquez. Mientras el país espera saber cuántos días le quedan a Uribe en Palacio, aquí sólo queremos saber cuantos le quedan a quien muchos columnistas llaman, con más veneno que cariño, el 'curita'.

GUSTAVO GÓMEZ: Su más reciente y sonora vocería pública, sobre las interceptaciones ilegales, ofendió al presidente de la Corte Suprema. Y todos los magistrados se molestaron con las posteriores y escuetas palabras de Uribe. ¿A cuento de qué dos declaraciones?

CÉSAR MAURICIO VELÁSQUEZ: Mis declaraciones públicas son coordinadas con el gobierno; no soy rueda suelta. Mi declaración y la del Presidente se complementaban.

G.G.: ¿La segunda se debe a que el magistrado Ibáñez lo vació a usted en radio?

C.M.V.: Hasta el día de hoy no he hablado con el Presidente sobre la reacción del magistrado, ni le he dicho que me mandó para el carajo.

G.G.: ¡Y como el Presidente no oye radio!

C.M.V.: Cierto. Usted está muy bien informado.

G.G.: El que no está bien informado es él, que no oye radio, no lee prensa y no ve noticieros. ¿Qué tanto le dañamos el genio los periodistas al Presidente?

C.M.V.: El Presidente mantiene siempre el mismo genio: templado, exigente, de papá paisa. La prensa no perturba al Presidente.

G.G.: ¿No le pareció deslucida la manera como trató hace unos días al periodista de la 'BBC', y agresiva la forma como, furioso, le torcía la boca mientras lo atacaba?

C.M.V.: El Presidente estaba cansado, acababa de almorzar y venía de una rueda de prensa donde estaba ese periodista y ya le había contestado lo mismo. No fue grosero sino vehemente y, cuando le hacen preguntas que denotan desconocimiento del país, se le altera el ánimo.

G.G.: ¿Su participación en la célebre reunión con alias 'Job', en Palacio, alteró el ánimo de sus amigos del Opus Dei?

C.M.V.: Mis acciones profesionales no las consulto con el Opus Dei. Si ese episodio afectó a alguien, fue a mí.

G.G.: ¿Arrepentido?

C.M.V.: Estuve 10 minutos en esa reunión y he explicado cómo a Antonio López, 'Job', lo conocí cuando era miembro de la Comisión de Conciliación Nacional. Es él, cuando fue a Palacio a entregar una información que se consideró importante para la seguridad del Presidente, quien pidió saludarme.

G.G.: ¿Del sótano al saludo?

C.M.V.: El sótano es una entrada a Palacio como cualquier otra, que no está libre de registros.

G.G.: Los antiguos funcionarios de inteligencia y contrainteligencia del DAS que visitaban Palacio, ¿también entraban por el sótano?

C.M.V.: Pregúnteselo a la Secretaría de Seguridad.

G.G.: Muy cultos ellos: José Obdulio Gaviria dijo que iban a conversar con él sobre su prolífica creación literaria. ¿Sí será?

C.M.V.: Que lo digan ellos.

G.G.: Usted que trabaja en Palacio, ¿ha visto a 'Montesinos'?

C.M.V.: La gente con la que he trabajado es honorable y profesional. Lo del 'Montesinos' es una creación perversa de ciertos sectores y no le conviene a la democracia.

G.G.: Algunos lo llaman el 'curita' y el 'titiritero'. ¿Le molesta?

C.M.V.: Me da risa. También me dicen el 'segundón' y, sí, soy un segundón que quiere ayudar.

G.G.: ¿El 'curita' cree en el celibato.

C.M.V.: Es un don, un valor, de la misma manera como lo es la fidelidad dentro del matrimonio.

G.G.: ¿Cuál es hoy el gran error de la Iglesia?

C.M.V.: Meterse en politiquería.

G.G.: ¿Monseñor Rubén Salazar erró al opinar sobre la reelección?

C.M.V.: Soy respetuoso de esas opiniones, pero confunden a la gente.

G.G.: Los cristianos no católicos son una gran fuerza electoral. ¿Se aleja Uribe de los católicos para acercarse a estos otros cristianos?

C.M.V.: Una vez le pregunté al Presidente si era hincha del Nacional o del Medellín y me contestó: "Soy hincha del Nacional, pero necesito los votos de la gente del Medellín".

G.G.: 'De frente y sin miedo' es el libro con el que usted nos llevó a la intimidad de Darío Castrillón. El cardenal acaba de revelar contactos con la guerrilla. ¿Ha sido puente en esos acercamientos?

C.M.V.: He sido un puente permanente en temas de paz.

G.G.: ¿Castrillón informó de esas charlas?

C.M.V.: No se llevarían a cabo si el gobierno no las conociera.

G.G.: ¿Cómo se entera el gobierno?

C.M.V.: El jueves, antes de ir a visitar al Papa, el cardenal nos invitó a desayunar en su casa. Ahí contó lo que acaba de hacer público alrededor de los contactos telefónicos con las Farc y el ELN, y el Presidente lo animó a que continuara con esos contactos.

G.G.: Llamadas de cinco y 10 minutos son más bien simbólicas. ¿Qué viene ahora?

C.M.V.: Es un buen comienzo que debe servir para construir confianza.

G.G.: Difícil: cada vez que el gobierno le reconoce calidades de gestión a alguien, desde la selva lo descalifican y lo llaman traidor.

C.M.V.: Debemos pedirles a las Farc que reconozcan a alguno.

G.G.: ¿En eso está trabajando la Iglesia?

C.M.V.: Totalmente.

G.G.: ¿Castrillón estaría dispuesto a meterse al monte?

C.M.V.: Viaja esta misma semana si es necesario y va a donde tenga que ir. A sus 80 años, Darío Castrillón esta jugado por la paz y se mete al monte. No le teme a ningún escenario… Juan Pablo II le encomendó interceder en la tarea de hacer un ofrecimiento de refugio, de parte de la Iglesia, a Saddam Hussein, pero Bush no dio espera, y el asunto no se cristalizó.

G.G.: ¿Uribe y Castrillón hablaron de la propuesta de los cuatro meses de cese de actos violentos?

C.M.V.: Claro, la propuesta que el Presidente hizo un día antes del Domingo de Ramos, desde Popayán, es parte de esos acercamientos y podría constituirse en ese punto de confianza entre las partes. Ni desarme ni desmovilización; cese de acciones violentas. El cardenal valora mucho esa propuesta y está trabajando en que no se embolate

G.G.: En un momento tan interesante, ¿usted por qué está pensando en dejar Palacio?

C.M.V.: Me veo saliendo en taxi el 7 de agosto de 2010.

G.G.: ¿De Palacio va para dónde?

C.M.V.: Al día siguiente de dejar Palacio, tocaré la puerta de la Comisión de Conciliación.

G.G.: ¿Cómo le va a decir adiós al Presidente?

C.M.V.: Como se lo dije a Yamid Amat el día que me fui de CM&, como se lo dije a Cecilia Orozco el día que dejé el Noticiero de las 7, como se lo dije a Darío Arizmendi el día que me fui de Caracol… para esas cosas soy de lágrima fácil, me lleno de emoción. Al Presidente le diré que hemos llegado a buen puerto, que aprendí mucho y que gracias.

G.G.: Va a tener que decírselo cara a cara. Acuérdese: él no lee SEMANA.

C.M.V.: Le llevaré fotocopia de esta entrevista.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.