Sábado, 21 de enero de 2017

| 2003/02/16 00:00

El testimonio clave

El testimonio clave

El siguiente es el testimonio de un ex guerrillero de la columna Teófilo Forero, quien entregó a la Fiscalía detalles reveladores sobre el atentado al Club El Nogal.

"Me reinserté y llegué aquí a Bogotá sin ningún contacto. Es la primera vez que he estado en esta ciudad. Yo no conocía nada de nada. Me encontré una vez con otro muchacho que estaba activo y me dijo: '¿Usted sabe de explosivos? Porque por ahí le tengo un buen contacto para que nos pongamos a trabajar".

"Entonces yo no sabía de qué se trataba. Nos encontramos a la una de la tarde y me llevó con Juan Carlos Garzón, es el nombre de él, de 'Rambo'. Nos encontramos por ahí por la 19, por donde quedan los burdeles. El me preguntó: '¿Usted qué hace por acá?', pues hacía un año que nosotros no nos veíamos. Lo conocí en enero del 2000 cuando era comandante de guerrilla, con 25 hombres, y yo era comandante de escuadra, con 12 hombres a cargo. Tomamos juntos un curso de explosivos que duró 30 días. De ahí nos dieron un cursito pequeño que fue el de los irlandeses, allá en la zona de distensión. Allá nos reunimos puros mandos, desde escuadras para arriba. 'Rambo' cogió mi número de celular y un día me llamó y me dijo que me necesitaba para una vuelta buena, eso fue hace 20 días, en enero, para arreglar un carro. Me dijo también que como yo sabía de explosivos me daba 500.000 pesos por cada carro que le armara. Eran 30 carros. Algunos había que armarlos con 100 ó 200 kilos. Luego me llamó y cuadramos la ida para ver una camioneta verde, una Grand Cherokee. La tenían en un taller en un barrio que se llama Santa Fe. La camioneta ya la tenían cargada. Ese mismo día 'Rambo' me iba a llevar a ver los otros carros que yo tenía que montar con superanfo en el barrio Lucero Alto, pero finalmente no fuimos. Estuvimos en contacto y 'Rambo' me llamó un día antes de El Nogal y me dijo que me estaba necesitando urgente para mover la camioneta a un sitio en el que había mucha seguridad, pero que no había peligro porque se había movido mucha plata. Yo pensé ¿'qué tal que yo vaya y me hagan detonar esa vaina como a veces pasa'? Lo que me dijo era que la camioneta se tenía que poner junto a una columna para tumbar todo. Yo me arrepentí y le dije a 'Rambo' que yo no hacía la vuelta pero que sabía quién la hacia. Lo puse en contacto con 'El Paisa', un muchacho joven, él no es reinsertado y no tiene nada que ver con guerrilla. El lo hace por ganarse la plata. Es uno de esos tipos que andan en el centro y se deja comprar por nada. En ese momento yo no sabía que el objetivo era El Nogal hasta cuando vi las noticias en Caracol. Al otro día me encontré con 'Rambo' que estaba muy contento y me contó que cuando llegaron a poner la camioneta en el sitio que los vigilantes habían dejado para parquearla había otro carro y tocó cambiarla. Ellos la iban a colocar debajo de la columna para tumbar todo el edificio. Todo lo que le estoy diciendo es verdad. Cuando yo vi la Grand Cherokee en ese taller llamé al 112, eso fue unos días antes de la explosión. De allá me mandaron a hablar con un capitán de la Sijin, él sabe que lo que digo es verdad, pero no me creyó. La Fiscalía ya tiene el nombre del capitán porque yo les conté todo. Después de la explosión ahí sí me buscaron los de la Policía pero ya para qué. Yo no quise volver a hablar con ellos y busqué a otra gente del gobierno que me llevó a la Fiscalía. Yo no hablo todo esto por los 500 millones que están ofreciendo porque a uno no se los pagan y si se los pagan lo matan a uno a las tres cuadras. Plata no quiero, sólo estoy colaborando".

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.