Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/20/1987 12:00:00 AM

EL TRIANGULO DE LAS GUERRILLAS

Misteriosas desapariciones de pilotos con sus aviones y helicópteros plantean una imprevista amenaza militar.


El 10 de enero de 1986, el helicóptero Lama HK 2609 de Líneas Aéreas Petroleras, alquilado por la Fuerza Aérea Colombiana por ser el único en el país especialmente acondicionado para remontar alturas como la del Ruiz, se volatilizó sin dejar rastro sobre el Nevado. No hubo cadáveres, no hubo hierros retorcidos, ni pista alguna de las cinco personas que se encontraban en el helicóptero. De esto hace un año y dos meses y lentamente ha empezado a filtrarse una explicación. No se trata de un fenómeno extraterrestre como el Triángulo de las Bermudas, sino de un caso colombiano: las guerrillas --según distintas fuentes consultadas por SEMANA-- están secuestrando pilotos de helicópteros y aviones con sus naves, para pasar a una "fase superior de lucha".

En efecto, no se trata de un sólo caso. Desde hace dos años, cuando se puso de moda la piratería de aeronaves, han sido secuestradas 15 avionetas y un helicóptero. Siete avionetas se encuentran aún desaparecidas, seis se encontraron totalmente destruidas, y las dos restantes fueron utilizadas y encontradas. Pero del helicóptero no se tiene ninguna pista, ni tampoco de las personas que se encontraban dentro de las aeronaves. Una de las escasas pistas que se conocen, es la del avión comercial 206 turbo, secuestrado en Manacacias en octubre del 85, por una joven pareja que se tomó la nave y dejó en libertad a los tres pasajeros cuyo destino era Villavicencio. Los pasajeros denunciaron ante la Policía que la nave se encontraba en manos de las FARC.

El caso del helicóptero Lama HK 2609, todavía es un enigma. Estaba cumpliendo una misión de rescate de un helicóptero de la FAC que se accidentó en la misma zona del Nevado del Ruíz, el 27 de diciembre de 1985, con un grupo de científicos cuya misión era estudiar y alertar al país sobre el peligro que se corría si se presentaba una segunda erupción.

El Lama HK despegó el 10 de enero a las 4 de la madrugada del sitio El Arbolito, cerca a Manizales, para iniciar las labores de rescate. Al mando iba el capitán (r) Guillermo Rico Espinosa como piloto, quien se destacó en la Fuerza Aérea por la habilidad con que manejaba las aeronaves. El resto de la tripulación estaba integrado por personal militar perteneciente al Comando Aéreo de Apoyo Táctico (Caata), el teniente Jaime de Angulo quien había sido entrenado en la fábrica de aeronaves Hughes, en California, para armar y mejorar helicópteros dados de baja por la guerrilla, o naves de difícil arreglo; el técnico primero Hernán Rincón Henao y el técnico tercero César Eduardo Morales Alfonso, además del civil Luis Fernando Toro Jaramillo, economista y montañista, quien estaba ayudando al grupo de científicos a reconocer la zona. El helicóptero llegó a su objetivo a las 10:30 de la mañana, con el fin de recuperar los restos de la nave FAC 218. Al llegar, se situaron a 200 metros del cráter, y a las 10:55 de la mañana perdieron contacto con los aparatos de radio instalados en el piso 11 del Banco Cafetero de Manizales.

Una vez se dieron cuenta de que era imposible comunicarse con el helicóptero, el grupo de rescate del Batallón Ayacucho y familiares de los desaparecidos iniciaron la búsqueda infructuosa por aire y tierra. Más tarde se unieron a ellos la Cruz Roja, la Defensa Civil, la Aeronáutica Civil, montañistas independientes y radio-aficionados.

Pero hasta ahora, lo único que se ha podido establecer con certeza es que el grupo que secuestró el helicóptero fue el M-19 y un par de meses después lo negoció al ELN, que aparentemente lo tiene retenido en Yopal. Campesinos de la zona, hacendados y uno de los desaparecidos devuelto hace un mes, aseguran saber que el helicóptero Lama se encuentra en manos de un grupo guerrillero que se mueve en Yopal. A pesar de la insistencia de SEMANA para que el "aparecido" narre mayores detalles, esto ha sido imposible, ya que afirma que cualquier declaración que dé a la luz pública puede ser perjudicial para los otros retenidos.

Las Fuerzas Armadas dicen que es otro caso extraño, pues no tienen pista alguna del posible paradero de las aeronaves, pero de lo que sí están seguros es que los grupos que raptan las naves saben bien lo que hacen: se llevan al mejor personal en ese ramo, que está plenamente entrenado para pilotar, rastrear, combatir, armar y desarmar dichos aparatos.

Las esposas de los desaparecidos, por su lado, no se explican qué es lo que pasa. Una vez sus esposos salieron por la puerta de en frente de la casa, no se volvió a saber nada de ellos .

Sea lo que sea, el tema es tan misterioso que las Fuerzas Armadas se abstienen de dar declaraciones. Curiosamente y pese a las dimensiones que está alcanzando el asunto, la prensa nacional ha guardado silencio absoluto, con excepción de los pocos datos que ha publicado el periódico La Patria, de Manizales, y de un reportaje publicado por El Tiempo. Sin embargo, está claro que detrás de la desaparición de las avionetas y del helicóptero, se está cuajando algo grande, que podría determinar cambios radicales en las condiciones de la guerra de guerrillas en el país.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.