Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/30/2004 12:00:00 AM

El que se va para Barranquilla.

El alcalde de la capital del Atlántico, Guillermo Hoenisgberg, podría ir a la cárcel por irregularidades en un contrato de remodelación del edificio de la Alcaldía de 1993.

En Barranquilla hay gran expectativa por la suerte de su alcalde. A finales de la semana pasada la Fiscalía 49 delegada ante el Tribunal de Bogotá confirmó la medida de aseguramiento contra Guillermo Hoenisgberg por peculado por apropiación. Hay tres indicios muy fuertes en su contra. Sin embargo se le concedió el beneficio de excarcelación porque el "indagado ostenta limpio pasado judicial pues no hay prueba de condenas en su contra ni de cautelares penales de ninguna índole (.) asunto que tornaría innecesaria la detención para precaver que ocasione peligros a la comunidad que lo rodea". Por este mismo caso están asegurados el tesorero municipal de la época y el interventor del contrato.

El episodio por el cual está siendo sindicado Hoenisgberg se remonta a la primera administración del sacerdote Bernardo Hoyos en 1993, durante la cual el primero se desempeñó como director de presupuesto en la Secretaria de Hacienda Municipal. En esa época se celebró un contrato para la remodelación de la sede actual de las oficinas de la Alcaldía de Barranquilla, donde funcionó el Banco de la República, por casi 1.500 millones de pesos con Fernando Torne Brown. En el documento se establecía que éste debía recibir un anticipo del 40 por ciento del valor total del contrato y el resto se le pagaría contra actas de recibo parcial por la entrega de las obras.

Esto no ocurrió. Torne Brown recibió en marzo de 1994 el 94 por ciento del valor del contrato, con lo cual se apropió para su provecho de una suma que aún no le correspondía y de sus rendimientos financieros. Para la Fiscalía Hoenisgberg es responsable de haber entregado estos dineros, por medio de dos actos administrativos (el 089 y el 078), fuera del marco contractual y violando la ley 80. En su concepto "difícil resulta creer que en un contrato de sumas tan cuantiosas, en el que se cometen ilegalidades de bulto como esta, en la que se giró en exceso una gruesa suma de dinero a un contratista, con absoluto irrespeto por el contrato que es ley para las partes; no haya habido motivos inconfesables".

Hoenisgberg dijo en su defensa que él no era el tesorero. Pero para el fiscal esta excusa es muy débil porque esas cuentas no podían ser giradas sin el visto bueno del director de la oficina de presupuesto. Para los investigadores también fue muy sospechoso que el pago del anticipo se hizo por cuotas, con intervalos muy cortos, "tal vez con el ánimo de distraer su descubrimiento, dificultar su investigación y sanción o facilitar quizás una presunta justificación de aquellos". No obstante, el ente investigador precisa que el supuesto peculado por apropiación que realizó Hoenigsberg no fue a favor propio sino en beneficio de un tercero.

Esta situación, ante la eventualidad de que el alcalde sea destituido, ha puesto en movimiento a los candidatos con los que se enfrentó en las pasadas elecciones: Édgar Perea y Guido Nule Amín. El primero descalificó en ese entonces al candidato del Movimiento Ciudadano por considerar que Hoenigsberg se encontraba subjúdice y en el caso de ser elegido no podría posesionarse. Ahora las cosas han cambiado. Perea recobró su investidura y Hoenisgberg está a punto de perder la alcaldía. La justicia tiene la última palabra en este caso.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.