Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/3/2013 12:00:00 AM

El vecindario se molesta por acuerdo con la OTAN

Ante la propuesta de Santos reaccionaron con dureza los gobiernos de Venezuela, Nicaragua y Bolivia.

La pretensión de Colombia de colaborar militarmente con la OTAN ha sido interpretada por el gobierno venezolano como una afronta más por parte del presidente Juan Manuel Santos a los vecinos. Santos lo anunció el sábado y dijo que la alianza de países miembros de este organismo "va a suscribir un acuerdo con el Gobierno colombiano, con el Ministerio de Defensa, para iniciar todo un proceso de acercamiento, de cooperación, con miras también a ingresar a esa organización".

El anuncio no ha podido llegar en peor momento. Tres días antes se había desatado una crisis diplomática entre Colombia y Venezuela por la visita del líder de la oposición venezolana, Henrique Capriles, a Bogotá. Como resultado de la reunión entre Capriles y Santos, que fue interpretada como una “puñalada” de Santos al gobierno venezolano, el canciller Elías Jaua amenazó con retirarse como país mediador en el proceso que adelanta el gobierno colombiano con las FARC en La Habana, Cuba. Jaua informó que habían llamado a consultas al embajador ante la OEA, Roy Chadertón, quien ha jugado un papel importante en los diálogos de paz. 

Maduro fue más lejos y dijo que desde Bogotá se estaba lanzando un plan desestabilizador contra Venezuela y que había un plan para matar al presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello y para incolurarle un veneno a él. A pesar de estas graves declaraciones, sobre las cuales el gobierno venezolano no ha presentado ninguna prueba hasta el momento, Maduro dio instrucciones a Jaua para estudiar cómo se podían empezar a recomponer las relaciones con Colombia. El presidente Santos se refirió al traspié diplomático como un "mal entendido" y dijo que a través de la Cancillería emprenderían acciones para superar el incidente.

Pero ahora ese reestablecimiento puede estar quedando en veremos con la pretensión de Colombia de trabajar de la mano de la OTAN. “No fue mal entendido lo que está pasando y ahora el anuncio que van para la OTAN. Hay un giro negativo hacia una agenda de desestabilización regional, de división regional, de ataque contra la revolución bolivariana y de adhesión a los planes hegemónicos imperiales”, dijo el presidente Maduro en una reunión con el alto mando militar en Caracas en la tarde del lunes.

La misma OTAN aclaró que Colombia no puede ser un país miembro porque este organismo es exclusivo para países del norte, de ahí su nombre (Organización del Tratado del Atlántico Norte). También rechazó la pretensión de Argentina de ingresar durante el gobierno del presidente Carlos Menem a mediados de los 90. Pero el sólo anuncio de las intensiones del gobierno colombiano de querer cooperar en materia de defensa y con información con este organismo, desató críticas, no sólo en Venezuela, sino también por parte de otros presidentes de Latinoamérica.

El primero en hacerlo fue el presidente Daniel Ortega de Nicaragua, quien recibió en Managua este fin de semana a Maduro para firmar y continuar convenios de cooperación e intercambio comercial entre ambos países. “Que un país latinoamericano se quiera incorporar a la OTAN, será instrumento de una política para debilitar y tratar de destruir el proceso de unidad que vive la región,"dijo Ortega. Aprovechó el momento para criticar el apetito imperialista de Inglaterra con las islas Malvinas, frente a Argentina y la falta de apoyo de Estados Unidos en esa guerra.

Ortega omitió mencionar, sin embargo, el más reciente episodio de diferencias entre Colombia y Nicaragua, el diferendo limítrofe que terminó en la pérdida de aguas, bancos de peces claves y algunos cayos del archipiélago de San Andrés y Providencia. El diferendo se resolvió a finales del año pasado en la Corte de la Haya, después de años que el país centroamericano reclamara como suyo el archipiélago.

Otro presidente de la región que criticó duramente las aspiraciones de Colombia fue Evo Morales de Bolivia. No solo se pronunció en contra de una “amenaza” a Sur America sino que pidió al secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), el venezolano Alí Rodríguez, que convocara a una reunión del Consejo de Seguridad del bloque con carácter urgente.

"Cuando internamente EE. UU. ya no puede dominarnos a países, a Gobiernos, a pueblos antiimperialistas, ¿cómo es posible que Colombia pida ser parte de la OTAN? ¿Para qué? Para agredir a Latinoamérica, para someter a Latinoamérica, para que nos invada la OTAN como ha invadido en Europa y África", dijo Morales, quien se reunió también el fin de semana anterior con el presidente Maduro en Bolivia, dónde firmaron nuevos acuerdos bilaterales, incluido uno para comprar aeronaves que le permitan a Bolivia fortalecer su lucha contra el narcotráfico.

El gobierno colombiano aún no ha dicho nada frente a las declaraciones de los demás países de la región. Se espera que la UNASUR anuncie en las próximas horas si convocará una reunion como lo solicitó Morales y si ésta será para tratar solo las pretensions de Colombia de cooperar con la OTAN o si se discutiría también la crisis política interna de Venezuela, que fue la que generó la crisis diplomática en primer lugar, y que ya parece haber desbordado las fronteras, pues tanto la oposición como el oficialismo han emprendido una ofensiva diplomática para pedir apoyo a otros países en sus reclamos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.