30 junio 2007

Enviar a un amigo

Email destino:

Nombre remitente:

Email remitente:

El verdugo

paramilitaresEl martes se sabrá si 'Jorge 40' le contará la verdad a la justicia, o si pondrá en marcha una estrategia para encubrir a sus aliados.

El verdugo. Rodrigo Tovar Pupo, alias ‘Jorge 40’

Rodrigo Tovar Pupo, alias ‘Jorge 40’

Recuadros

Las preguntas para ‘J.40’

E­stos serían los principales temas que deberá abordar 'Jorge 40' el martes en la Fiscalía.

¿Cuál fue su participación en el fraude de las elecciones parlamentarias de 2002 en Cesar y Magdalena?

La Corte Suprema dijo que en marzo de 2002 fue evidente el fraude en las elecciones para Congreso en estos dos departamentos. Todo orquestado por '40' para favorecer a sus candidatos: Mauricio Pimiento, Álvaro Araújo, Dieb Maloof, Alfonso Campo, Jorge Luis Caballero, Luis Eduardo Vives y José Gamarra.

• ¿Quiénes participaron y cómo se adelantó la infiltración paramilitar en el DAS?

El testimonio del ex jefe de informática del DAS Rafael García, y las investigaciones de la prensa dejaron al descubierto que '40' tenía penetrado este organismo. Sin embargo, él y otros jefes paras dicen no conocer a García, y si a regañadientes aceptan haberlo conocido, lo definen como un delincuente.

• ¿Por qué libró una campaña de exterminio contra los líderes sociales en Barranquilla?

El computador de '40', hallado en poder de uno de sus lugartenientes, alias 'Don Antonio', contenía un aterrador "informe de inteligencia de objetivos dados de baja". Muchos de los asesinatos registrados ocurrieron después de la aprobación de la Ley de Justicia y Paz, que exige a los paramilitares no cometer más delitos para poder recibir los beneficios jurídicos.

• ¿Qué se buscaba con el homicidio de los sindicalistas de la Drummond?

El 12 de marzo de 2001 fueron asesinados el presidente del sindicato, Valmoré Locarno, y el vicepresidente, Víctor Orcasita. Siete meses después corrió la misma suerte Gustavo Soler, quien aspiraba a la presidencia de la agremiación. La Fiscalía acusa de estos crímenes a 'Jorge 40' y a alias 'Tolemaida'. El ente investigador tiene en la mira a un otrora alto funcionario de la mencionada multinacional que fue denunciado por Rafael García.

• ¿Qué participación tuvo como narcotraficante?

'Jorge 40' pudo haber sido el hombre más fuerte de las AUC para las actividades del narcotráfico en los últimos siete años. De hecho, su extensión por varios departamentos de la Costa -distintos a su natal Cesar- era para afianzar su poderío con el envío de droga al exterior. Así, por ejemplo, las famosas tres toneladas de cocaína que en 2002 la Policía les devolvió a paramilitares de la Costa Atlántica, eran de propiedad de '40'.

• ¿Qué bienes devolverá para indemnizar a las víctimas?

'Jorge 40' puede ser uno de los hombres más ricos del país. El poder que consiguió a punta de fusil y narcotráfico pareciera ser inconmensurable. Se llenó de tierras en los cuatro departamentos que dominó a su antojo en los últimos años: Cesar, Atlántico, Magdalena y La Guajira. ¿Cuántas hectáreas son? A lo mejor ni '40' lo sabe, dado que, por ejemplo, se habla de que habría desplazado a más de 120.000 personas en la Costa.

Operaciones con Ejército

En 2005 Alexander Arévalo, alias ‘Omega’, comandante de ‘Jorge 40’, le cuenta sobre un operativo con miembros del Ejército.
 
OMEGA: Aló.
JORGE 40: Qué hubo Omega.

OMEGA: Señor, toca mirar y replantear…
JORGE 40: Tú lo que tienes que hacer es hacer una reunión con los comandantes y analizar todas las probabilidades y ver los diferentes escenarios. Si vamos a empezar a obtener resultados positivos o si vamos a seguir poniendo nosotros los muertos y los mochos. Yo lo que creo es que lo que debemos es trabajar y enviar coordenadas para ver si podemos conseguir por lo menos unos bombardeos, para que afloje lo del minado, para nosotros poder seguir avanzando.

OMEGA: Yo le dije que había estado hablando por ahí con unos amigos y lo que estamos coordinando es eso. Incluso por ahí estamos coordinando. Hoy tenía a Rubén, está por allá prendido.
JORGE 40: ¿Y cómo le está yendo?

OMEGA: Por el otro lado el Ejército también están prendidos. Eso es algo que estuvimos hablando estos días y ahí en coordinación se ha ido manejando la cosa. No ve que por allá también se les metieron y les volaron el tubo. Entonces corrieron a llamar y ahí sí mandaron a dos amigos por acá a hablar conmigo coordinando que necesitaban que yo les colaborara y les taponara por ahí por un lado, cosa que no se les viniera la guerrilla de allá. Llegaron con esas ganas de trabajo. Hasta al momento las cosas bien. (...).

Robo de tierras

‘Jorge 40’ llama en 2005 a uno de sus lugartenientes y le da instrucciones para apropiarse de tierras que son para desplazados y campesinos.
 
JORGE 40: ¿Qué hubo?
NN: Señor ¿Cómo está?

JORGE 40: Tú te acuerdas que yo te había dicho de una tierra. Por qué no le echas mano para ver si nosotros armamos un proyecto grande y toda esa vaina. Me dicen que esa tierra en estos días se la están repartiendo a campesinos.
NN: La tenían para parcelar. Fue las que yo le dije que si eran las de Tranquilandia.

JORGE 40: Sí, unas que son de Jairo Carrillo que están detrás del Tesoro.
NN: Sí.

JORGE 40: Y qué podemos hacer nosotros para un pedazo de esos planos que están a orilla del río, sobre todo en las cabeceras del río, para poder ver si hacemos un proyecto de palma ahí. ¿Eso quién lo está manejando?
NN HOMBRE: Eso lo está manejando Fincoder.

JORGE 40: Por eso y ¿cómo hacemos nosotros?
NN: Yo busco los contactos.

JORGE 40: Pero tienes que moverte rápido porque a la hora que nos la llenen de gente, nos jodimos.
NN: Yo busco los contactos a partir del momento.

JORGE 40: Lo que nosotros tenemos que coger es la tierra plana que sea fácil de regar, ¿me entiendes?
NN: Sí señor, entonces a partir de hoy mismo llamo por ahí a un amigo…

JORGE 40: Sobre todo porque eso son como 2.000 hectáreas.
NN: Sí, eso es grande ahí.

JORGE 40: Nosotros nos quedamos por lo menos con 500 u 800 hectáreas. Si nos toca ponemos ahí algunos de los muchachos nuestros de más confianza que aparezcan como los campesinos de ahí.
NN: Yo creo que así es posible echarle mano a toda la tierra.

Obras

‘Jorge 40’ habla sobre inversiones en obras públicas en Maicao, La Guajira.
 
JORGE 40: Mira, yo tengo por ahí 100 pesitos (100 millones de pesos) que los vamos a meter en Maicao. Inicialmente era en el mercado, pero me manda decir el que manda ahí que lo prefiere para parques de recreación dentro de la ciudad, entonces para ver si te interesa a ti eso. Eso es platica de un fondo que yo manejo que lo llamo fondo social
OSWALDO: Ah no, perfecto ¿Y con quién me reúno?

JORGE 40: Te va a llamar un señor Juan José, y entonces ya él te pone a hablar con el burgomaestre para que te indique cuáles son los parques. Ya tú sabes que lo máximo que tienes son esos 100, ahí deben de incluir honorarios y todo.
OSWALDO: ¿Y todas las obras que se puedan hacer?

JORGE 40: Es correcto. Entonces para ver si uno, dos o tres. Después que tú hables con el alcalde y definan cuántos parques son y todas esas cuestiones, te reúnes conmigo para ver los proyectitos. Yo quiero cosas que se vean y que queden funcionales. Yo no quiero que les echen cemento a las huevonadas por echarle cemento sino…
OSWALDO: Que causen impacto.

JORGE 40: Así es. (...) Todo eso para hacerlo por intermedio de una ONG que funciona allá, de una fundación y entonces ya para que sepan que es esa fundación o es esa ONG que está haciendo eso, ¿Me entiende?

Políticos y política

La senadora Eleonora Pineda llama a ‘Jorge 40’ y le pide una cita para que el jefe paramilitar atienda a un colega de la congresista.
 
ELEONORA PINEDA: Hola Jorge, ¿cómo andas?
JORGE 40: Bien. He pensado mucho en ti porque como estás desmovilizada ya.

ELEONORA PINEDA: Ay, bandido. Mira, lo que pasa es que yo tengo un colega que quiere hablar contigo, es de tu tierra pero que es de otro departamento. Él llegó ayer y él hizo varias visitas a varios personajes y él quiere conversar contigo. Es abogado, quiere saludarte porque es de tu tierra.
JORGE 40: ¿Quién es?

ELEONORA PINEDA: Miguel Vargas.
JORGE 40: ¿Miguel Vargas?

ELEONORA PINEDA: Sí.
JORGE 40: ¿Es colega tuyo?

ELEONORA PINEDA: Sí, claro.
JORGE 40: Ya. Yo lo escucho.

ELEONORA PINEDA: Ah, bueno, entonces yo paso ahorita por allá.
JORGE 40: Ah bueno, chao.

***

“Ganó ese muchacho y dice que está dispuesto a cumplir los compromisos que se hicieron”

El 22 febrero de 2005, Alexander Arévalo, alias ‘Omega’,llama a ‘Jorge 40’ le informa sobre los resultados de las elecciones que se llevaron a cabo el 20 de febrero en el municipio de Chiriguaná, César.

OMEGA: En Chiriguaná ganó este muchacho que llevaba el amigo. Ese muchacho dice que está dispuesto a trabajar y que los compromisos que se hicieron pues que él los va a cumplir. Ya él habló conmigo ayer.
JORGE 40: Bueno, lo importante es que cumpla.

OMEGA: Yo les di a los dos candidatos. Le colaboré al uno con 30 y le di al otro 30, en todo caso, salió la cosa. Señor, vienen las otras y le gente ya me está preguntando que por quién. Para el domingo tengo ahí una reunión con la dirigencia del sur. Hay muchos que llegan y le dicen a uno: Omega, yo tengo estas aspiraciones, tú qué dices. Yo lo que le vivo diciendo a la gente es que el que quiera aspirar, que se vaya mostrando y que ahí miramos más adelante.
JORGE 40: La idea es esperar. Apenas empieza a correr el año electoral se les cantan las cosas.

OMEGA: Sí señor.

Esta semana es una de las más esperadas por las víctimas de los paramilitares para saber cómo y por qué fueron asesinados sus familiares. 'Jorge 40', el hombre que atemorizó a la Costa con sus masacres, el hombre del computador que tiene a más de 20 políticos en la cárcel, el hombre que infiltró el DAS, y el que diseñó una efectiva estrategia para tomarse el poder político regional, declara ante la justicia.

Las más de 10.000 personas que se han declarado víctimas reflejan la dimensión criminal de su maquiavelismo político. 'Jorge 40' está en todos los recodos de la para-política. O casi en todos. En la cuestionada elección de por lo menos cinco congresistas de Cesar -donde dividió el departamento por distritos electorales-, en las candidaturas únicas a alcaldías y gobernaciones -porque a los demás los amenazaba-, en el asesinato selectivo y sistemático de más de 200 sindicalistas y líderes sociales en Atlántico, en el robo descarado a la salud por la vía de las ARS y hasta en el homicidio de los líderes sindicales de la multinacional Drummond, caso que hoy tiene escandalizada a la prensa estadounidense.

La piedra angular de las investigaciones judiciales que tiene con los pelos de punta a media clase política de la Costa, es el famoso computador que se le encontró a uno de sus hombres de confianza: Édgar Fierro Flórez, 'Don Antonio'. En una detallada y escabrosa contabilidad se registraban sobornos, asesinatos selectivos, compra de votos y alianzas y traiciones políticas. Pocas veces en la historia de los escándalos políticos de Colombia la justicia ha tenido un material probatorio tan jugoso. Sin hablar de los centenares de testimonios que después de la aparición de computador, hace 15 meses, han confirmado la sofisticada penetración de las instituciones colombianas por la vía de la intimidación y la compra del poder regional.

Pero en Colombia las cosas nunca son tan fáciles. Ya se vislumbran hábiles capotazos para hacerle el quite a la justicia. 'Don Antonio' ha ido matizando el ímpetu de sus denuncias iniciales. En las semanas posteriores a la de su captura -y con él la del computador-, 'Don Antonio' empezó a destapar la caja de Pandora. Reconoció sobornos a miembros de la Fuerza Pública, el saqueo a la salud, el zarpazo al erario por la vía de los contratos con las alcaldías y la ejecución de casi 600 homicidios, sólo en Barranquilla. Pero últimamente, cuando la justicia esperaba que hablara de los peces gordos de la para-política, su memoria fue menos clara y su timidez más evidente.

El turno es ahora para su gran jefe. Aunque para muchos investigadores 'Jorge 40' seguirá la línea de reconocer delitos de menor calado y salpicará a uno que otro diputado y alcalde sin mayor resonancia, evadirá meterse con los grandes caciques que permitieron consolidar su proyecto político-criminal.

Esta semana, mientras miles de víctimas esperan que les digan la verdad sobre sus familiares, surgen varios interrogantes sobre la etapa decisiva de la para-política cuyo epicentro es 'Jorge 40'. ¿Es la actitud de 'Don Antonio' el reflejo de un pacto tácito de no agresión con importantes políticos afectados por el escándalo? ¿Será capaz 'Jorge 40' de decirle la verdad al país sobre la participación de la clase política en las masacres y el subsiguiente fraude electoral? ¿Está la justicia en condiciones de probar los nexos de los políticos y los paramilitares aun si 'Jorge 40' decide ocultar lo que sabe? ¿Les pondrá la cara el otrora temido jefe paramilitar de la Costa a los miles de víctimas y desplazados que hoy sólo reclaman saber la verdad?

A la desmovilización de 'Jorge 40' hace un año, asistieron importantes empresarios y políticos de toda la Costa. El ex ministro Álvaro Araújo Noguera dio un discurso de efusiva bienvenida a la vida civil para el jefe paramilitar. Hasta el maestro Rafael Escalona estuvo allí para la foto. Una multitud aplaudía a Tovar Pupo como si se tratara de un gran líder espiritual o político. Nadie recordó en esa ocasión que este hombre diseñó una fría estrategia para controlar tres departamentos de la Costa. Y que su legado es gran parte de muerte. Aunque aún hoy algunos lo rodean con la aureola de ser un eficaz combatiente contra la guerrilla, sus acciones lo delatan más bien como un señor de la guerra dispuesto a apretar el gatillo para apropiarse del botín económico y político de la región que decía defender. Para dominar la alta Guajira y los puertos naturales de este departamento, como Portete, cometió varias masacres de indígenas wayuu y generó el más grande desplazamiento forzado que se conozca en esta etnia. Su objetivo era controlar las rutas de la cocaína que van hacia Venezuela, y de paso se apropió del negocio del contrabando de gasolina.

Otra etnia que sintió el rigor de su odio fue la de los kankuamos de la Sierra Nevada. El centenar de muertes que ordenó el jefe paramilitar ha llevado a considerar este como un verdadero genocidio.

En La Guajira, Magdalena, Cesar y Atlántico se apropió del jugoso botín de la salud de los más pobres. No sólo penetró y se apropió de varias ARS, sino que a todas las existentes les cobró un impuesto por cada persona afiliada al sistema. No satisfecho, se apropió de la burocracia de varios hospitales. El caso más aberrante ocurrió en Atlántico, en el Hospital de Soledad, donde según la justicia, la gente de 'Jorge 40' se apropió del presupuesto, a costa de la salud de una población marginal y necesitada. En Cesar varios directores de centros de salud fueron asesinados por no someterse a sus reglas extorsivas.

Pero el dinero de la salud era apenas uno de sus rubros. El narcotráfico ha sido su mayor fuente de riqueza, y también de asesinatos. Hace cuatro años, un cargamento de tres toneladas de cocaína de su grupo cayó en manos de la Policía. 'Jorge 40' envió a 'Don Antonio' -que es un ex oficial del Ejército- con un voluminoso fajo de billetes con los que logró corromper a una parte importante de la Policía. Desde entonces, muchos miembros de la Fuerza Pública quedaron atrapados en su red. Gracias a ese vínculo, los paras obtuvieron información de inteligencia para exterminar a sindicalistas y líderes sociales de Barranquilla, y parte de Magdalena.

Curiosamente, las matanzas de 'Jorge 40' han ocurrido en territorios donde hay en curso grandes negocios o empresas. La zona del país donde más fosas comunes existen, después de Putumayo, es la zona de Ciénaga y Fundación. Allí la Fiscalía ha detectado más de 300 tumbas clandestinas, rodeadas de lo que fuera una próspera industria bananera, donde además tuvo participación la controvertida multinacional Chiquita Brands. También resulta curioso el exterminio de líderes políticos y sociales en los alrededores de la Isla de Salamanca y donde se construye Puerto Palermo. En Magdalena 'Jorge 40' dejó con fuerza su huella de muerte. Eso lo saben bien en Nueva Venecia, un humilde caserío de pescadores de la ciénaga grande donde mataron a cerca de 40 personas. Las víctimas dicen que los paramilitares parecían cazadores de patos: disparaban al que asomara la cabeza. Según ha establecido la justicia, los paramilitares contaban con el respaldo de importantes ganaderos de ese departamento.

En estas regiones, congresistas como Jorge Luis Caballero, Luis Eduardo Vives, José Gamarra y Alfonso Campo Escobar se hicieron a votaciones de hasta el 90 por ciento en lugares duramente golpeados por la mano de Tovar Pupo.

Pero si por la droga 'Jorge 40' fue capaz de cometer los peores crímenes, no hizo menos por apropiarse de las tierras ajenas. Pueblo por pueblo, puso a los notarios de su lado. Quienes no se le sumaron, como Héctor Miranda Quimbayo, en Pailitas, fueron asesinados. Con algunos notarios logró legalizar traspasos de miles de hectáreas. La tierra ha sido una de sus grandes ambiciones. Curiosamente, los políticos considerados de su cuerda manejan las instituciones nacionales y locales encargadas del tema.

Para garantizarse la impunidad, 'Jorge 40' fue prolífico en asesinatos de fiscales y jueces. Tanto es así, que se le acusa de haber desaparecido toda una comisión de investigadores judiciales de quienes no quedó ni rastro.

Por todo lo anterior, el número de víctimas de 'Jorge 40' es enorme. Tan grande y extenso como fueron sus crímenes. Algo que deberían recordar quienes hasta hace poco lo aplaudían o quienes aún hoy consideran un pecado venial haber recurrido a su poder criminal para obtener una curul.
Publicidad
Horóscopo
Semana en Facebook
Publicidad