Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/22/2012 12:00:00 AM

El viacrucis de un juicio

Arrancó la esperada audiencia contra el polémico político caldense Ferney Tapasco, acusado de ser el autor intelectual del crimen del periodista Orlando Sierra. Pero todo indica que el juicio será igual de tortuoso a la investigación que lleva una década de impunidad.

Contra viento y marea el crimen del periodista Orlando Sierra, subdirector del diario La Patria de Manizales, se niega a quedar en la impunidad. Su proceso se ha dilatado durante diez años en medio de coincidencias insólitas, y en algunos casos macabras.

Por eso, desde el pasado lunes 17 de septiembre en Caldas se creó una gran expectativa por el inicio del juicio al controvertido político liberal Ferney Tapasco González, acusado por la Fiscalía de ser el autor intelectual del crimen de Sierra, el 30 de enero de 2002.

Ferney Tapasco es un político de la vieja guardia que bajo el toldo de otro cacique caldense ya fallecido, Víctor Renán Barco, pasó de ser un maestro en La Dorada, a ser alcalde de Supía y diputado de Caldas. Ese poder desmedido y un pasado público tormentoso asediado por sanciones y condenas, lo puso en la mira del periodista Orlando Sierra, quien dedicó buena parte de sus columnas de opinión a denunciar sus andanzas.

Aunque desde el mismo día del asesinato de Sierra, en Manizales era vox pópuli la posible implicación de Tapasco, solo en 2010, es decir ocho años después, la Fiscalía decidió llamarlo a indagatoria y vincularlo formalmente a la investigación.

Más allá de la responsabilidad legal que pueda tener el curtido político en el crimen, la indignación nacional surgió porque desde un comienzo las autoridades se hicieron las de la vista gorda pese a la existencia de numerosos antecedentes que merecían al menos llamar a indagatoria de Tapasco.

Prueba de esa desidia es que buena parte de las versiones que hoy rinden los testigos de la Fiscalía en el juicio contra Tapasco, son las mismas que contaron el mismo año del crimen. Por ejemplo, Flavio Restrepo, médico y excolumnista del diario La Patria, ratificó en el juicio lo que aseguró una década atrás, que "tres o cuatro días antes del atentado, él (Orlando) me dijo que me cuidara, y que lo iban a matar. Yo le pregunté ¿quién? Y me dijo, Ferney Tapasco".

Pero ahora que arrancó en firme el juicio contra el cacique caldense, las trabas insólitas siguen merodeando. Después de tres días de audiencias de las cinco programadas, y de escuchar a nueve testigos de los 40 que pasarán por el estrado, la propia Fiscalía pidió aplazarlas hasta el 30 de noviembre, porque no podía concretar la participación de cinco testigos claves, pese a que ese juicio se programó con dos meses de antelación. El absurdo motivó un comunicado de la Fundación para la Libertad de Prensa (Flip), que catalogó el incidente como "preocupante" y teme que el juicio se dilate.

Los temores no son gratuitos. La investigación por el asesinato de Orlando Sierra tiene pocos responsables, solo tres condenados y muchos testigos muertos. El sicario Luis Fernando Soto Zapata pagó solo cinco años de 19, gracias a rebajas de pena y en 2008 murió en Cali en un tiroteo con la Policía.

Los otros dos condenados como coautores, que están en prisión, son Luis Arley Ortiz, alias Pereque y Francisco Antonio Quintero Tabares, alias Tilín. Este último era el jefe de la 'oficina' de sicarios de la galería de Manizales que orquestó el crimen de Sierra. Hoy Tabares figura como uno de los testigos claves contra Tapasco, gracias a una declaración que rindió en octubre de 2010 en la que lo señala como ordenador del asesinato.

Según Tabares, su escolta Jaime Ospina Millán le contó que "le habían encargado un trabajito para asesinar al periodista Orlando Sierra, (…) investigué quiénes eran los muchachos que habían hecho la propuesta y comprobé que trabajan con Ferney Tapasco".

Sin embargo, esta versión pende de un hilo por otra macabra coincidencia: el escolta Ospina Millán fue asesinado el 26 de diciembre de 2010 en Viterbo, Caldas, dos meses después de que su jefe Tilín lo mencionó como testigo de excepción de la supuesta autoría de Tapasco en el crimen de Orlando Sierra. De esa manera el proceso suma 12 testigos muertos, tres de los cuales mencionaron a Tapasco.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.