Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/27/2014 12:00:00 AM

El vigilante que infectó con VIH a su esposa

El hombre, a sabiendas de que era portador, contagió a su pareja. Se teme por la suerte de dos mujeres más.

Del amor al odio hay un solo paso, dice el adagio popular. Pero Carolina* nunca imaginó vivirlo de esa manera: dos años de lo que ella creía ser un idílico matrimonio pasaron al abismo cuando conoció de incidentalmente que era VIH positivo y su esposo era el causante de su tragedia.

Todo comenzó en septiembre del año pasado cuando la mujer se enteró, luego de una serie de exámenes tras hacerse una citología, que era portadora del virus. Preocupada por el diagnóstico, indagó al especialista sobre las causas del contagio. La respuesta fue desalentadora. Su esposo, con quién había contraído nupcias el 26 de noviembre del 2011, en una notaría del municipio de La Mesa (Cundinamarca), la había contagiado.

Con el ánimo en el suelo, el ama de casa se trasladó a su vivienda, ubicada en el sur de Bogotá, para enfrentar a su compañero sentimental. Las explicaciones de él fueron frías. El temor a perderla había evitado que le contara sobre su enfermedad detectada dos años atrás.

En septiembre del 2009, Dairo de Jesús Burgos López, de 35 años de edad y vigilante de oficio, había sido hospitalizado en la clínica Juan N. Corpas de Bogotá tras padecer, supuestamente, un cáncer cerebral.

Entonces fue sometido a tratamientos de quimioterapia en la clínica SaludCoop en el norte de Bogotá para combatir la enfermedad que habían confirmado en la primera institución médica.

Pero detrás de ese cáncer estaba camuflado un historial clínico al que se sumaba una hepatitis B y el VIH, que empeoraban el cuadro de salud del hombre oriundo del municipio de San Bernardo del Viento, en Córdoba.

Pero eso no era todo. En el lapso de tiempo en el que Burgos conoció su condición de portador, sostuvo dos relaciones sentimentales más, lo que representa un temor adicional por el estado de salud de las dos mujeres, quienes no han presentado hasta ahora denuncia alguna.

El calvario

Solo hasta mayo del 2013, cuando la salud de Carolina comenzó a deteriorarse, las dudas comenzaron. Sin embargo, tuvo que esperar cuatro meses para conseguir una cita médica, ya que su marido tampoco la había afiliado al sistema de salud como beneficiaria.

Primero, a ella se le detectó hepatitis B y luego, con otros exámenes que se hizo en la clínica SaludCoop del barrio la Castellana, le diagnosticaron VIH.

Estabilizada, a comienzos de enero del 2014, la mujer le pidió a Dairo de Jesús que se fuera del hogar por mantener en secreto su enfermedad, no tomar las medidas preventivas a la hora de sostener relaciones sexuales y finalmente, por contagiarla. Pero él se negó a salir justificando que en el periodo de casados fue quien más invirtió dinero para amoblar la vivienda y comprar una motocicleta.

De todos modos, fue sacado a la fuerza por la hija de Carolina, quien, ofendida por lo ocurrido con su madre, decidió tirar la ropa de Burgos López a la calle, quien terminó por irse tras amenazarlas de muerte.

Posteriormente, el 13 de marzo, ambas mujeres acudieron a la sede del CTI de la Fiscalía en Bogotá para denunciarlo. El martes pasado fue capturado mediante una orden del juzgado 28 penal municipal de garantías en inmediaciones del centro comercial el Tunal, donde prestaba sus servicios.

Este miércoles, en una audiencia celebrada en el complejo judicial de Paloquemao, fue cobijado con una medida de aseguramiento y enviado a la cárcel nacional Modelo tras aceptar cargos por el delito de propagación del Virus de Inmunodeficiencia Humana.

Su abogado, Marco Tulio Céspedes, dijo a Semana.com que según contempla el artículo 370 del Código Penal Colombiano, su defendido pagaría una condena entre 6 y 12 años de prisión.

*Nombre cambiado a petición de la fuente.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.