Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/18/2015 4:17:00 PM

El yihadismo derrama sangre colombiana

Todos apunta a que la esposa y el hijo del general (r) fueron víctimas del terrorismo islámico que golpea este miércoles al mundo.

¿Quiénes fueron los autores de la violenta muerte de la señora Miriam de Camelo y su hijo Javier Arturo Camelo, esposa e hijo del general (r) José Arturo Camelo, ocurrida este miércoles en Túnez? Todos los indicios apuntan a una acción criminal más del terrorismo islámico. La familia de colombianos se encontraba en Túnez en una escala de unas vacaciones que los había llevado por distintos y exóticos lugares. Habían llegado, como miles de turistas, atraídos por la espléndida cultura que ofrece este país.

Un territorio, que según un reportaje de El País de España, alimenta a “la lacra del yihadismo”. “Unos 3.000 tunecinos se han desplazado a Siria o a Irak para combatir en sus respectivos conflictos bélicos, según las cifras de las autoridades tunecinas, y un 80% de ellos se ha unido a las filas del autodenominado Estado Islámico (EI)”, anota el diario.

El periódico informa que sorprendentemente, Túnez, con 11 millones de habitantes, es una de las mayores canteras del Estado Islámico. Por ejemplo, se estima que la cifra de combatientes yihadistas marroquíes es de unos 1.500, a pesar de que este país cuenta con una población cuatro veces mayor. Los tentáculos del yihadismo también se dejan sentir dentro de Túnez, los atentados perpetrados por estos grupos se saldaron el año pasado con la muerte de 23 miembros de las fuerzas de seguridad.

El diario El Mundo, por su parte, asegura que el asalto de este miércoles al parlamento tunecino es un dramático recordatorio de la amenaza yihadista llamada a poner en jaque la primera transición política nacida al calor de la primavera árabe. Y con cifras en la mano, da cinco claves para señalar al Estado Islámico de la autoría de la muerte de los colombianos y las demás víctimas de este suceso.

1. Miles de tunecinos en las filas del califato. La tunecina es una de las nacionalidades mejor representadas en el entramado de combatientes extranjeros que nutre las filas del califato proclamado en Siria e Irak. Según un informe del Centro Internacional para el Estudio de la Radicalización, entre 1.500 y 3.000 tunecinos se han sumado a la yihad en el territorio que controla el IS en ambos países. Es la cifra más alta de los llegados de la región, por encima de Arabia Saudí (entre 1.500 y 2.500); Marruecos (1.500); Jordania (1.500); Egipto (900) o Turquía (600).

2. Notable presencia en el IS libio. Los tres grupos que -reconocidos como provincias del IS- operan en la vecina Libia también cuentan con una significativa presencia de tunecinos. Expertos en seguridad estiman que la cifra de esa participación en el laberinto que la caída de Muamar Gadafi ha generado ascendería a las 4.000 personas. Precisamente el pasado lunes una información distribuida por foros yihadistas anunció la muerte en la ciudad de Sirte de uno de los tunecinos más buscados en su país. Estaba adscrito a Provincia de Trípoli, uno de los grupos del IS en Libia. Según el obituario publicado por sus camaradas, Ahmed Ruisi -Abu Zakariya al Tunisi, por su nombre de guerra- falleció en el campo de batalla.

3. El peligro de los combatientes retornados. En el último año la inteligencia occidental ha mostrado su inquietud por la figura de los yihadistas tunecinos retornados. Funcionarios del país árabe aseguran que se ha interrogado a alrededor de un millar de combatientes que han regresado tras su periplo por el horror. “El desorbitado número de tunecinos que viajan a Libia, Mali y Siria para luchar y su posterior regreso es otra de las razones para la preocupación”, señaló un informe del Departamento de Estado de Estados Unidos publicado el pasado año.

4. El próximo escenario de la lucha contra el IS. Después de cosechar importantes muestras de lealtad en Nigeria y Libia, la organización que dirige Abu Bakr al Bagdadi ha puesto sus ojos en Túnez. Es su próxima estación en la estrategia para expandirse por África. En Túnez el califato ha encontrado su mejor aliado en el batallón Uqba bin Nafi, rama local de Al Qaeda en el Magreb Islámico que se estableció además con la participación de la influyente Ansar al Sharia.

5. Un mensaje al pueblo tunecino. Como ha sucedido con otros territorios, el IS difundió el pasado diciembre un video que bajo el título de 'Un mensaje al pueblo de Túnez' arenga a sus ciudadanos a que se unan a las tropas del IS. En el vídeo, de siete minutos de duración, tres muyahidines (guerreros santos) tunecinos instan a “revivir la tradición del asesinato en Túnez”. “Llamo a mis hermanos tunecinos en general y a mis hermanos en las montañas en particular a seguir a sus hermanos de Libia, Argelia, Arabia Saudí, Yemen y Sinaí y jurar lealtad al emir de los creyentes”, clama uno de los participantes.

Para las autoridades europeas no hay duda de que esta matanza fue obra del Estado Islámico. La jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, culpa directamente al EI de la autoría de este hecho que regó sangre colombiana.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.