Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/10/2017 12:45:00 PM

¿Tiene sus días contados el Partido de la U?

En una carta el senador Armando Benedetti asegura que el partido no desaparecerá. Otros congresistas piden que se liquide para marcharse a otras colectividades.

El Partido de la U tiene apenas 12 años y aunque podría decirse que está en la pubertad, su futuro y su vocación de permanencia están en entredicho. Faltan ocho meses para las elecciones de Congreso, pero muchos auguran que el partido que ha ganado las elecciones desde 2006, podría sufrir un lapidario resultado en marzo de 2018. La razón, no tienen un candidato presidencial de peso, y sus maquinarias pueden quedar sin aceite.

Es mucho lo que se juega el partido de Gobierno en el próximo debate electoral. La Presidencia parece ser un botín lejano para el partido, y esa cifra de 21 senadores podría reducirse a la mitad. No solo lo dicen los analistas, también lo admiten en voz baja algunos parlamentarios que ven un camino lleno de espinas.

Pero si hay un senador que se ha puesto la camiseta para mantener vivo al partido es Armando Benedetti, precisamente actual presidente de la colectividad. Ha dicho, en repetidas ocasiones, que La U “no se liquida”, y por el contrario hay partido para rato. Y aunque admite apuros en materia electoral, considera que los demás partidos, el uribismo, los liberales, los conservadores, Cambio Radical, también están en aprietos.

Aunque los congresistas del partido andan de vacaciones no han dejado de mirar de reojo los recientes movimientos de la arena política. El principal hecho que agitó las aguas fue la entrevista en la que el exministro Juan Carlos Pinzón marcó distancia frente al presidente Juan Manuel Santos, quien había sido su mentor.

No es una circunstancia menor. Pinzón había sido señalado como la principal carta presidencial del partido, pero sus primeras declaraciones tras su salida del Gobierno (renunció a la embajada de Colombia en Estados Unidos para no inhabilitarse), dejaron entrever que su futuro político no estaría en La U. Más aún cuando el principal reto del partido de Gobierno es apoyar el legado de Santos y la implementación exitosa del proceso de paz.

En contexto: “El desarme es más importante que la firma de un acuerdo”: Santos 

La brecha quedó marcada con la respuesta que el mandatario le dedicó a quien fuera uno de sus discípulos desde la época de Buen Gobierno. Santos, fundador de La U, y en una entrevista con SEMANA, citó una frase de Thomas Jefferson para referirse al episodio: “La Presidencia es una espléndida miseria donde se pierden amigos todos los días y se sufren traiciones cada día de por medio”. Luego, en otra entrevista, Santos manifestó que “el poder saca lo peor del ser humano”.

 El divorcio Santos–Pinzón apenas es un elemento. Pero el hecho de que el partido no tenga carta ganadora para las presidenciales preocupa a los actuales congresistas de La U, que en su mayoría completan 12 años cobijados con la sombra del poder.

A tal punto que muchos parlamentarios, algunos con amplio caudal electoral, se plantearon alternativas. Una de ellas la de abandonar el Partido de la U.

La semana pasada, incluso, la senadora Sandra Villadiego propuso tramitar una ley de transfuguismo para que los congresistas pudieran presentarse por otros partidos. El argumento de la congresista es que tras la entrega de armas por parte de las Farc “el país enfrenta una nueva realidad política”.

Puede leer: Santos y Pinzón: Un mal divorcio   

No es una voz aislada. En varias reuniones de parlamentarios de La U, los barones Bernardo Ñoño Elías y Musa Besaile, los senadores más votados en 2014 plantearon la liquidación del partido, y que cada congresista pudiera retornar a las filas de sus partidos de origen.

La U fue fundado por Juan Manuel Santos en 2005, entre otras, gracias a otra ley que habilitó el trasfuguismo. Gracias a ella muchos dirigentes liberales abandonaron el oficialismo para respaldar la reelección de Álvaro Uribe.

Le sugerimos: Nueva encuesta arroja empate técnico entre Vargas Lleras, Petro y Claudia López 

Sin embargo, los senadores Armando Benedetti y el hasta ahora único precandidato de esa colectividad, Roy Barreras, se han opuesto a esas consideraciones.

Eso sí, lo que los dirigentes de La U han empezado a contemplar es la necesidad de conformar una coalición con otros sectores políticos con el propósito de respaldar el proceso de paz.

En contexto: Gran encuesta presidencial 

Este lunes Benedetti dirigió una carta a los congresistas del partido en la que aseguró que “dadas las delicadas situaciones de polarización radical en el país, el siguiente pasado es buscar una coalición que sea capaz de darle la estabilidad al proceso de paz y proponga programas e ideas de alta sensibilidad social”.

En buena parte las encuestas que han empezado a calentar la campaña política revelan una fotografía compleja para La U. No solo para las presidenciales, pues en la de Invamer Gallup para SEMANA, Noticias Caracol y Blu Radio, Juan Carlos Pinzón quedó en el último lugar de los 12 medidos con apenas un 2,4 por ciento en la intención de voto. También para el Congreso, pues la misma encuesta ubicó a La U en el penúltimo lugar entre los siete partidos con los que los colombianos se identifican. El Centro Democrático quedó primero con 16,1  por ciento y La U  sexto con 8,7  por ciento.

En 2018 La U cumplirá 13 años. Nació con el propósito de reelegir a Uribe y luego mantenerse en la Presidencia con Juan Manuel Santos. Desde 2006 están acostumbrados a ganar las elecciones, pero el debate electoral que se avecina podría sentenciar el futuro de este partido.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1844

PORTADA

Francisco superstar

La esperada visita del papa a Colombia tiene tres dimensiones: una religiosa, una política y otra social. ¿Qué puede esperarse de la peregrinación del sumo pontífice?