Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/25/2017 12:00:00 AM

Fajardo, Claudia y Robledo, así va la alianza independiente

Una coalición electoral entre Sergio Fajardo, el Polo y los verdes resulta para ellos más deseable que posible. Al menos por ahora.

Falta más de un año para las elecciones parlamentarias y 14 meses para la primera vuelta presidencial, pero el país político ya especula sobre coaliciones y alianzas. Entre ellas, la que formarían el senador del Polo Jorge Enrique Robledo, el independiente Sergio Fajardo y el candidato que surja de la Alianza Verde.

Las altas expectativas generadas sobre esta hipotética unión se deben a varias razones. Primero, a que el profundo desprestigio de la política ofrece una oportunidad de oro para una coalición de figuras poco ligadas a los partidos tradicionales. Segundo, a que los votantes podrían ver en una unión de políticos que no se han dejado marcar en la orilla santista ni en la uribista la posibilidad de romper con la actual polarización política.

Puede leer: Claudia López y Álvaro Uribe la batalla por las firmas

La idea de la coalición independiente comenzó a sonar en enero cuando, después de que estalló el escándalo de Odebrecht y sus eventuales aportes a las campañas presidenciales, la senadora Claudia López decidió hacer un acto mediático para convocar una consulta popular contra la corrupción. Al poco tiempo, ella misma señaló que se necesita “una coalición para derrotar la corrupción” y reconoció la existencia de diálogos entre ella, Fajardo, Robledo y Antonio Navarro –su compañero de partido– para armarla antes de la primera vuelta de 2018. “Para mí es bastante obvio; no toca hacer un doctorado en ciencia política para saber que si nos dividimos nos gana la politiquería. Por eso no vamos a hacer la estupidez de dividirnos”, dijo.

Sin embargo, los hechos para armar esa coalición no se han dado con la velocidad esperada. Los verdes y Robledo trabajan en diseñar estrategias dirigidas para fortalecer sus respectivos partidos, construir sus propias bases y perfilar sus candidaturas. Fajardo asegura que está concentrado en darle vida a su partido, Compromiso Ciudadano. Y mientras cada uno no avance en lo suyo, definir una estrategia colectiva no es fácil. “Somos optimistas en llegar a una candidatura común, pero construir requiere tiempo. Aún es temprano, y aunque el Polo y los verdes ya vienen conversando, primero hay que resolver varias circunstancias”, dice Robledo.

Le interesa: Sergio Fajardo y sus cartas para el 2018

El senador y precandidato del Polo se refiere a los procesos organizativos por los que tienen que pasar los tres interesados en esta unión. Por el lado de la Alianza Verde, no está definido que Claudia López sea la única candidata. Esa colectividad definirá su candidato –o al menos las reglas para escogerlo– en agosto en el congreso del partido. Y entre los verdes se da por hecho que Antonio Navarro también está interesado en buscar la Presidencia.

Puede leer: ¿Qué hará el partido de la U en las presidenciales?

Fajardo, por su parte, tiene el foco puesto en armar una estrategia programática basada en los conceptos de reconciliación e integridad, y por ahora prefiere no hablar de alianzas. El año pasado, antes del plebiscito, Navarro y López lo buscaron para hacer una gira nacional compartida a favor del Sí. Aunque la idea no cuajó, continúan en conversaciones.

En contexto: Claudia López se lanza al ruedo

En cuanto a Robledo, en el Polo Democrático se da por descontado que será su candidato único. En teoría, por una decisión del comité ejecutivo del partido se cerraron las inscripciones de aspirantes a la Presidencia. No obstante, Robledo por ahora está concentrado en legitimar internamente su candidatura y en buscar el apoyo de las mayorías de una colectividad dividida por sus enfrentamientos ideológicos con la ministra Clara López, la otra líder natural de las toldas amarillas. Hasta el momento el senador se ha encontrado dos veces con Fajardo. Se sentaron por primera vez en un almuerzo a comienzos de enero y hace unas semanas volvieron a reunirse convocados por Claudia López.

Hasta ahora, quienes harían parte de la alianza coinciden en la propuesta de la lucha contra la corrupción. Además de que todos han tenido esta bandera política en común, les permitiría consolidar su imagen de outsiders y abrirse un camino en el centro del espectro político, lejos tanto de la oposición uribista como de la Unidad Nacional. Navarro, López y el concejal Antonio Sanguino, presidente del partido, insisten en adoptar desde ya esa bandera. No obstante, otros con potencial electoral entre los verdes, como la representante Ángela María Robledo, el senador Jorge Iván Ospina o el exministro de Justicia Jorge Eduardo Londoño, preferirían participar en una coalición en la que el tema esencial fuera la defensa de la paz y su implementación.

Puede leer: Jorge Robledo precandidato del Polo

“De la bandera que prioricemos dependerá el tipo de alianza que hagamos. No estamos cerrados a las discusiones con otras fuerzas”, dice Navarro. Sin embargo, el senador insiste en que Claudia y él tienen claro que no participarán en una coalición como la que proponen Humberto de la Calle y Clara López, “centrada exclusivamente en defender los acuerdos con las Farc”. Argumenta que este será el año de la consolidación de la paz y que la agenda de 2018 será determinada por otros temas, entre los que podría estar una propuesta basada en la educación, como la de Sergio Fajardo, o las iniciativas para minimizar la corrupción.

Frente a cómo se escogería a un candidato único de esta alianza, aún no hay ninguna decisión. Por ahora se sabe que Robledo, Navarro y Claudia preferirían hacerlo antes de la primera vuelta y que se han discutido dos posibilidades. Una sería hacer una consulta a finales de este año entre el aspirante verde, Fajardo y Robledo. Otra, hacer una interpartidista al tiempo con las elecciones parlamentarias de marzo.

En términos de listas al Congreso, tampoco se descarta que vayan juntos. El Polo Democrático y la Alianza Verde comenzaron a preocuparse desde que quedó consagrado en el acuerdo de paz que las Farc tendrán desde 2018 cinco curules fijas en Cámara y cinco en Senado, durante dos periodos legislativos. Aunque su electorado es urbano, diferente al que podrían lograr las Farc, les inquieta que los desmovilizados traten de buscar votos en la centroizquierda, donde ellos se ubican. A esto se suma que ambos partidos cuentan justamente con cinco senadores cada uno. Por cuenta de ello, le han insistido al gobierno sacar adelante y por la vía del fast track una ley estatutaria para que los partidos que no hayan superado el 15 por ciento de la votación en las últimas elecciones puedan hacer coaliciones para conformar sus listas. Navarro y Robledo coinciden en que, de ser aprobada esa ley, se les abriría un escenario para eventualmente ir juntos a las elecciones parlamentarias y para asegurar el umbral.

Aún no es claro quién tendría más opciones de los cuatro posibles aspirantes de esa coalición. En la más reciente encuesta de intención de voto, realizada por el Centro Nacional de Consultoría, el 39 por ciento de los colombianos considera que Sergio Fajardo puede llegar a ser presidente en 2018. Para Claudia López esa cifra es del 33 por ciento y para Robledo del 20 por ciento.

Pero las apuestas por una alianza verdes-Fajardo-Robledo no dependen de las intenciones compartidas o de la popularidad de cada uno de sus aspirantes. En una campaña anticipada como la actual, las relaciones del poder cambian todos los días y –al contrario de lo que se especula en el mundo político– a más de un año de la primera vuelta todo está por definirse.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.