Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/28/2014 12:00:00 AM

Las ‘megafiestas’ de Emilio Tapia

El protagonista del saqueo a las finanzas de Bogotá era un amante de las juergas, como lo revela Semana.com

Antes del pasado 24 de febrero, en las redes sociales y en los espacios radiales abundaban los comentarios de indignados que buscaban explicación a lo que veían: “Cuando salí este fin de semana vi al cerebro del ‘carrusel’ de la contratación muy alegre y ufanándose de las mujeres que lo rodeaban”.

“¿Cómo es posible que este señor siga libre mientras todos los demás que participaron en el saqueo a la ciudad están en la cárcel?”, se preguntaba la gente en los foros de opinión. “Dicen que estuvo en un exclusivo sitio alardeando de sus joyas y en compañía de modelos”, se escucha de otro testimonio.

Sin embargo, aquel día, el excontratista dejaba atrás los días de jolgorio y entraba a la cárcel La Picota de Bogotá. Llegaba allí sindicado por los cargos de lavado de activos. Para los estudiosos del caso, no era para menos. Tapia consolidó un imperio económico en el que brillaban millonarias propiedades que todavía no ha podido justificar.

Al mismo tiempo que Tapia pisaba la cárcel, su compadre y amigo Carlos Joly Herrera hacía lo propio. Este hombre de 34 años está sindicado de ser su principal testaferro. Figuraba como propietario de bienes que en realidad pertenecen al excontratista.

Los dos hoy sufren la dureza de la cárcel. Atrás quedaron los días de lujo, fiestas y parranda, donde se gastaban a ‘chorros’ cientos de millones derivados, según cálculos de los investigadores, de actividades en contra del erario.


Emilio Tapia en un concierto privado junto a Iván Villazón.

Emilio Tapia en un concierto privado junto a Peter Manjarrés.

Cuando fueron arrestados, los fiscales ocuparon algunos bienes inmuebles donde encontraron evidencia de la manera como estos dos personajes movían el dinero y manejaban empresas. Los investigadores encontraron documentos y computadores en cuyos archivos hallaron una verdadera mina de información.

Semana.com conoció en exclusiva parte del material. En algunos archivos de un computador del socio de Tapia hay fotografías de fiestas privadas con modelos que gozaban al ritmo de artistas vallenatos de gran factura. En otras fotografías se ve la evidencia de dinero en efectivo y en otras más se detallan relojes finos y bolsos de marca. “Quizá sirvieron para hacer regalos a lindas mujeres, era su forma de seducirlas”, dice una persona cercana al caso. 

“En fin, la ostentación a flor de piel”, asegura.


Tapia y su socio acostumbraba a fotografiar el dinero en efectivo y suntuosos regalos.


Carlos Augusto Joly Herrera presunto testaferro de Tapia.


Los lazos con los narcos

Al mismo tiempo los investigadores dieron con evidencia, según las cuales Tapia, y eso es materia de investigación, pudo estar ligado al reconocido narcotraficante Juan Carlos Ramírez Taborda, alias ‘Manicomio’, quien se entregó a las autoridades estadounidenses en el 2010. Ramírez, como lo dio a conocer SEMANA, hizo parte del denominado cartel de los pilotos, un especializado grupo que sirvió para el transporte de cocaína a Estados Unidos.

Años atrás los fiscales siguieron la pista a las comunicaciones de Tapia con las que descubrieron la manera como él, a través de terceros, le ofreció a Ramírez una fórmula para esconder sus millonarios bienes en la inmobiliaria Aldana, manejada por Carmen Mercedes Aldana, prima del controvertido empresario.

Una de las propiedades que manejaba esta firma era la Hacienda San Simón, donde residió Tapia durante cinco años hasta el día de su captura. La propiedad estaba a nombre de la hija mayor del narcotraficante Ramírez, lo que confirmaba el posible nexo entre este y el contratista.

La Unidad de Lavado de Activos en junio pasado le dio un duro golpe a este narcotraficante con la expropiación de 75 bienes valorados en 6.555 millones de pesos. La sorpresa fue mayúscula porque el 50 % de ellos fueron administrados por la inmobiliaria donde Tapia tenía intereses.

Ahora mientras la Fiscalía busca y analiza más evidencia sobre el presunto nexo entre Tapia y el narco, se dan a conocer estas fotografías que muestran el derroche del dinero de los bogotanos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.