Domingo, 21 de diciembre de 2014

| 2012/12/20 00:00

Empieza a caerse el imperio de ‘El cebollero’

Al menos 35 propiedades de Jesús Rendón Hurtado, principalmente en Medellín y avaluadas en 6.700 millones de pesos, pasaron a manos de las autoridades.

Los bienes de Jesús Rendón, 'Cebollero', pasaron a manos de las autoridades Foto: Archivo Semana

Jesús Rendón Hurtado, alias ‘El cebollero’, considerado pieza clave en la denominada ‘oficina de Envigado’, no pudo ganarle el pulso a la justicia. Un despacho de la Unidad de Lavado de activos y extinción del dominio de la Fiscalía comenzó la ocupación de 35 de sus bienes.

La información entregada por el ente acusador asegura que entre las propiedades intervenidas aparecen 24 inmuebles, siete establecimientos comerciales y cuatro sociedades en Medellín cuyo valor está avaluado en 6.700 millones de pesos.

El operativo contó con el apoyo económico del gobierno de los Estados Unidos quienes entregaron una suma para que fiscales y personal de la Dijín realizaran la intervención.
 
Rendón es reconocido por haber tenido en su momento el control de La Mayorista, el principal acopio de productos en la capital antioqueña, que abastece a gran parte del Valle de Aburrá.  Este vendedor de cebolla, ajo y papaya lideró la privatización de esa central, ayudó a organizar a los vendedores en cooperativas, a erradicar a ladrones y extorsionistas y hasta 2009 fue la cabeza visible de 5.000 comerciantes que movían miles de millones de pesos.

Desde esa posición se convirtió en uno de los principales distribuidores de los productos de la Fábrica de Licores de Antioquia. Pero detrás de esa fachada se escondía un hombre que le servía al paramilitarismo y era considerado intocable.
 
Pero en 2009 cayó en desgracia. Un juez de Medellín lo condenó a 32 años en febrero de este año. En su momento, la Fiscalía argumentó que ‘El cebollero’ aumentó de manera injustificada su patrimonio entre 2002 y 2005 llegando a tener un patrimonio de 393.599 millones de pesos.

Sin embargo, su abogado apeló la decisión y el Tribunal Superior de Medellín la redujo a 13 años, decisión proferida en octubre pasado.

Desde el momento de su detención, en mayo de 2009, Rendón se convirtió en una especie de ‘papa caliente’ para la justicia. Hizo múltiples esfuerzos para que jueces revocaran su detención al punto que logró, durante un tiempo, la casa por cárcel. Así lo registraron los medios de comunicación
 
Finalmente, fue a la cárcel de Itaguí y luego lo enviaron a la de Pedregal, en Jamundí, donde cumple con su pena. Así va la historia de aquel hombre intocable en la capital antioqueña que ahora, ve detrás de una reja, cómo la Fiscalía comenzó a desvertebrar su patrimonio concentrado en decenas de propiedades.

                                    

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×