Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/29/2007 12:00:00 AM

Empresario enredado

El computador de 'Chupeta' terminó por implicar a Gabriel Ricardo Morales Fallon, un exitoso comerciante de carros, inversionista en petróleo, constructor y relacionado con la clase alta del país.

Hace 10 años Gabriel Ricar- do Morales era considerado uno de los empresarios más exitosos en el país con tan solo 31 años de edad. Manejaba 18 concesionarios de automóviles Skoda y tenía en mente montar una ensambladora de este tipo de vehículos en Santa Marta, como gerente de la Comercializadora Autocheco Ltda. Ahora, su suerte ha cambiado. Las autoridades creen que Morales es uno de los más poderosos testaferros de Juan Carlos Ramírez Abadía, alias 'Chupeta'.

Mientras la noticia les cayó como un baldado de agua a numerosos inversionistas que han trabajado con él, los investigadores están sorprendidos de la habilidad de Morales para moverse en el mundo de los negocios. De acuerdo con el análisis del PC de 'Chupeta', hay una relación de ingresos de millones de dólares en la contabilidad del capo que involucrarían a Ricardo Morales quien, según el testigo que entregó el portátil, corresponde al nombre de un alto ejecutivo de Bogotá que le maneja parte de las finanzas y figura con el seudónimo de 'Rimax'.

Cuando las autoridades ocuparon, el pasado 27 de agosto, 332 bienes de Ramírez Abadía, Morales terminó siendo el propietario de una isla en Barú de 4.000 metros cuadrados, dotada con piscinas de agua dulce, que disfrutó 'Chupeta' durante largos años antes de salir de Colombia y refugiarse en Brasil y que posteriormente fue el sitio de recreo de Morales y sus amigos.

Quienes lo conocen veían en él a un próspero y exitoso inversionista, aunque no faltaron los que sospechaban de su habilidad para llenarse de plata y ostentar como un nuevo rico, en tan poco tiempo. En Panamá creó 110 sociedades y algunas están inactivas. Una con sucursal en Colombia lo hizo más famoso en el mundo petrolero. Se trata de Petroleum Exploration Internacional (Pexin), con la cual se convirtió, en los últimos dos años, en uno de los mayores contratistas de Ecopetrol, con contratos de servicios de perforación que superan los 60 millones de dólares. Aunque la empresa Pexin figura a nombre de su madre y de su hermana, las autoridades han logrado establecer que los ingresos de la compañía provienen de los pagos de su mayor cliente, Ecopetrol, y de créditos bancarios. Pero también tiene muchas deudas. A la empresa petrolera le debe por anticipos cerca de 7.000 millones de pesos, y a los bancos cerca de 100.000 millones de pesos.

Para completar, en sus otros negocios su vida se le ha ido enredando a medida que los investigadores escarban el computador de 'Chupeta'. Una de las empresas que pasaron a manos de Estupefacientes y que ingresaron a la tan temida lista Clinton tiene también que ver con Morales. Se trata de la Ensambladora Colombiana Automotriz, (ECA S. A.), dedicada a la venta de autopartes para motos. Su representante legal es Álvaro Barrera Marín, quien resultó, con sus hijos, señalado por la Fiscalía y la DEA de ser testaferro de Ramírez Abadía. Lo grave para Ricardo Morales es que él figura como suplente del representante legal en 2003, y María Elvira, su hermana, fue miembro de la junta directiva de la empresa.

Todos aparecen en el PC de 'Chupeta'. El clan de los Barrera con las siglas ABM o como el Grupo Barras, representantes además de negocios inmobiliarios, y de Cecep, una universidad en Cali supervisada por Jhon Jairo Ramírez Lenis, hermano medio del capo. Y Morales figura al lado de los demás testaferros como 'Rimax'.

Las empresas ya están en la lista de la oficina del Tesoro de Estados Unidos (Ofac), y quedaron inhabilitadas para cualquier transacción financiera con entidades crediticias en Colombia y Estados Unidos. Y todo parece indicar que Morales ya sabía lo que le venía pierna arriba. Las autoridades allanaron su oficina, su residencia y la empresa petrolera. El 16 de agosto pasado le negó a esta revista cualquier vinculación con Ramírez Abadía. Sin embargo, después de ese diálogo, salió del país con su familia y aunque quienes lo conocen interpretan que vive en una aparente tranquilidad en Estados Unidos, hay otros que sospechan que su salida intempestiva del país se debe a que estaría dispuesto a llegar a un arreglo con las autoridades norteamericanas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1851

PORTADA

El doloroso asesinato de 81 líderes (este año)

José Jair Cortés es el más reciente de casi un centenar de líderes asesinados este año sin que el Estado pudiera evitarlo.¿Cómo parar este desangre?