Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/9/2016 12:34:00 PM

Impulso desde el corazón

‘Un Valle a la conquista’, primer panel de la Gran Cumbre del Valle, convocó a empresarios de la región a hablar sobre cómo han crecido desde la región.

El primer panel de la Gran Cumbre del Valle ‘Un Valle de Oportunidades’ miró hacia adentro. Cuatro importantes y exitosas compañías vallecaucanas, llegadas de sectores diversos como la salud, la belleza, el arte y la confitería, compartieron su historia y cómo el departamento los ha ayudado para crecer y consolidarse, en un panel llamado “Un Valle a la conquista”.

Hicieron parte de este panel Juan Ramón Guzmán, gerente de Belleza Express; Marcela Granados, directora médica de la Fundación Clínica Valle de Lili; Andrea Buenaventura, directora de la Fundación Delirio, y Cesar Caicedo, presidente del Grupo Empresarial Colombina. Cada uno hizo una presentación sobre la historia de su compañía, sus retos y la proyección para los próximos años. La conversación fue moderada por Alejandro Santos, director de la revista Semana.

Un ambiente de cercanía se sintió en ese momento, pues todos los empresarios se expresaron con cariño de su región. “Hoy salimos de aquí un poco más vallecaucanos, y más orgullosos que nunca”, dijo Andrea Buenaventura, directora de la Fundación Delirio.

Juan Ramón Guzmán, gerente de Belleza Express, afirmó que para el reto de seguir creciendo, las fortalezas que ofrece el Valle son fundamentales: “Nuestra meta es triplicar las ventas de la compañía, apoyados en nuestra filosofía de acercamiento e investigador del consumidor y el fortalecimiento de nuestro talento humano”.

Crecer es el objetivo de todas estas compañías. Para Marcela Granados, directora médica de la Fundación Clínica Valle de Lili, la necesidad de medicina de alta complejidad, como la que ofrece este centro médico, ya los tiene pensando en una expansión: “En cinco años tenemos la obligación de tener una nueva sede, para proyectar la educación, la docencia, la investigación y aumentar la posibilidad de entrenar más recurso humano”. Según ella, el Clúster de Salud del departamento tiene mucho campo para crecer, gracias entre otros a la presencia de las universidades y de los representantes de la industria farmacéutica.

Un sector que crece fuertemente en el Valle es la economía naranja. Y una de las principales representantes de ese sector en el departamento es Andrea Buenaventura, directora de la Fundación Delirio, que afirmó que Cali, desde el punto artístico, es la capital mundial del baile de salsa. “Cali y el Valle han creado su propio sonido y tienen un estilo clásico de bailar salsa: el movimiento rápido de los pies. Eso nos hace distintos y competitivos. Todo lo que se mueva es caleño, pues la salsa es un movimiento muy singular de Cali”.

Para concluir se habló de un tema muy importante para el país en la actualidad: el posconflicto. Varias zonas del Valle han sufrido el conflicto armado, por lo que los empresarios están convencidos que el papel del desarrollo económico es clave. “Si fuera por firmar decretos y acuerdos, Colombia sería una potencia mundial”, afirmó César Caicedo, presidente del Grupo Empresarial Colombina. “Más allá de las negociaciones, soy un convencido de que la única manera que haya paz es con desarrollo económico.Todo tiene que llevar a que haya inversión en las zonas de conflicto en todas las regiones”.

Como reflexión final, Alejandro Santos afirmó que al empresariado del Valle, representado por estos cuatro invitaros, se nota que tienen un impulso de crecer que sale del corazón, y que eso se ve en las positivas cifras que maneja el departamento actualmente.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.