Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/4/1999 12:00:00 AM

EN BLANCO Y NEGRO


GUERRA DE VERDADES
EI Salvador estuvo en guerra civil durante 12 años. Antes del inicio del conflicto la práctica del periodismo de
este pais centroamericano se caracterizó por ser, según Roberto Turcios, director de la revista Tendencias,
"unilateral, intolerante y parcializada". Por lo mismo a los salvadoreños no les sorprendió que durante la guerra
la gran prensa tuviera una relación preferencial con las fuerzas de derecha. "Los propietarios sintieron que
debían participar en la defensa del sistema por lo tanto, tomaron partido", dice Ana Guadalupe Martinnez, ex
combatiente guerrillera y directora del instituto Un Nuevo El Salvador. En este orden de ideas los medios de
comunicación salvadoreños le apostaron al triunfo militar, fueron un elemento más de la lucha contrainsurgente
y se alejaron del debate sobre la paz. Turcios señala tres aspectos que influyeron en este punto: la
complicidad con el poder politico, la influencia de la pauta publicitaria y de los poderes económicos en la
elaboración de la agenda noticiosa.
Pero no siempre los medios de comunicación sirven para atizar la hoguera. En Irlanda del Norte su
intervención fue fundamental para crear un clima propicio a las negociaciones entre el Ejército Republicano
Irlandés (IRA) y el gobierno británico. Los editores del News Letter, un periódico protestante unionista, y los del
Irish News, un diario católico nacionalista, se unieron y lanzaron un mensaje común: que la paz era un anhelo
de los lectores de uno y otro. Un anhelo mucho más fuerte que sus aparentes diferencias. El experimento
funcionó y hoy Geoff Martin, editordel News Letter, puede decir con orgullo: "Los medios si pueden hacer una
diferencia, sí pueden ayudara cambiarlas cosas".

TERRORISMO EN PAGINAS INTERIORES
comienzos de los años 80, cuando el grupo guerrillero Sendero Luminoso tenia dentro de su estrategia la
conquista de las ciudades, el diario El Comercio convocó a los demás medios escritos peruanos para analizar
qué podian ha cerfrente al manejo informativo de los crecientes atentados terroristas.
Luego de fuertes deliberaciones los directores de los medios llegaron al acuerdo de no publicar las noticias de
la ofensiva militar del grupo guerrillero en primera página. Hubo consenso en que la prensa no se podía
convertir en un medio propagandistico de los ataques guerrilleros. Sendero buscaba exaltar sus acciones para
aumentar el grado de terror. Por eso publicabamos las noticias sobre terrorismo en las páginas interiores",
dice Alejandro Miró Quesada, subdirector de El Comercio. En cuanto a la televisión, los noticieros lograron un
acuerdo en el que el cubrimiento de los atentados terroristas de Sendero Luminoso y el Movimiento
Revolucionario Túpac Amaru no debia durar más de un minuto.
Sin embargo hubo varios periodistas que criticaron estas medidas porque se estaba dejando de informara la
sociedad sobre la verdadera dimensión de lo que estaba pasando en el país. Para Gustavo Gorriti, periodista
peruano exiliado en Panamá "si había algún apagón, como resultado de un sabotaje, que sumia al pais en
bnieblas y formaba parte de una serie de ataques, tal cosa salia en las páginas interiores como una noticia
totalmente subordinada. Obviamente el historiador del futuro que trate de informarse sobre lo que estaba
sucediendo no podrá tener ni una idea lejana de lo que entonces estaba pasando".
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.