Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2006/11/18 00:00

En Cámara lenta

La agenda legislativa es la más perjudicada por la crisis del Congreso. La parálisis que se vive en el Capitolio pone en jaque los proyectos del gobierno.

La crisis en el Congreso amenaza con paralizar el trámite de la agenda del gobierno que, faltando un mes para que se acabe la legislatura, se mueve en cámara lenta

Esta semana el Congreso fue otro. Parlamentarios, funcionarios y visitantes perdieron su energía. Descoloridos caminaban de un lado a otro a paso lento y en silencio, mirando a todos lados y con el corazón palpitante, como quien está alerta a una noticia. Los fríos corredores de mármol se convirtieron en una sala de espera y dejaron de ser el espacio para el debate parlamentario.

Las peleas dentro de la coalición uribista, los cálculos electorales y los largos discursos de la oposición pasaron a un segundo plano. Ante la realidad de que el proceso de la Corte Suprema para develar los vínculos entre congresistas y paramilitares es ya una rueda sin frenos, el temor y la incertidumbre se tomaron al Congreso. "Sabemos dónde cayó la primera gota de este río revuelto, pero no sabemos dónde va a terminar la última", dijo un conocido político conservador.

El más afectado por esta parálisis, que seguramente va a ser una constante de las siguientes semanas, es el gobierno. Al presidente Álvaro Uribe sólo le queda un mes para tramitar su agenda, pero si el escándalo sigue creciendo, no habrá acuerdo, ni regaño que valga para que los congresistas les metan el acelerador a sus proyectos.

Esta semana, por el nerviosismo colectivo, las discusiones poco avanzaron, incluso fueron canceladas las plenarias del Senado. Sólo caminó la reforma a la Ley 100 y en el proyecto 'Agro Ingreso Seguro', que establece un esquema de subsidios para los agricultores. Pese a que el vicepresidente de la comisión séptima, donde se dicutió la reforma al sistema de salud, era Jairo Merlano, uno de los involucrados en el escándalo, el trámite de este proyecto batió récord: se aprobó en comisiones lo que desde hace tres años estaba en el tintero. En las demás discusiones, un murmullo ensordecedor interrumpió el debate: todos hablaban del escándalo. Estaban ahí, pero su mente estaba en otra parte. ¿Quién seguirá en la lista de la Suprema

, era la pregunta implícita en los labios de todos. Se salían de la sesión y abordaban abruptamente a los periodistas. ¿Hay algo nuevo

, preguntaban. En el momento en que se conoció la captura de la ex representante Muriel Benito Revollo, todos los celulares del Capitolio sonaron al unísono.

En medio de esta tensión omnipresente, el proyecto de la ley de transferencias tambaleó. Durante dos días la comisión primera de la Cámara estuvo reunida en audiencias públicas con las autoridades locales. Y se rumora que los representantes fueron fuertemente presionados desde las regiones para que hundan esta iniciativa, que piensa reducir los recursos que reciben del nivel central.

Esta semana las debilidades del proyecto de 'capitalización' de Ecopetrol se hicieron más evidentes y la reforma tributaria quedó convertida en un cascarón para el impuesto de patrimonio y perdió el tinte estructural que tenía en un principio.

Y aunque esta iniciativa ya no toca susceptibilidades y, por el contrario, se dice que introduce nuevas exenciones tributarias para algunos sectores, no ha sido posible tramitarla tan rápidamente como se esperaba. El martes en comisiones conjuntas estuvieron 11 horas discutiéndola y no aprobaron los artículos importantes. Fuera de esto, Eric Morris, el congresista que se entregó a la justicia el martes por la tarde, era el presidente de la comisión cuarta, que es la encargada de estudiar esta reforma.

Los minutos corrieron lentamente y la semana pasó en esa continua sensación de tensión. La agenda del gobierno está comprometida, pues varios congresistas hoy sólo pueden pensar en salvar sus pellejos. Y los inocentes están invadidos por la incertidumbre y el miedo de una crísis institucional que lleve a revocar el Congreso. Todo parece indicar de que las últimas semanas que le quedan el Congreso serán en Cámara lenta.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.