Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/18/2011 12:00:00 AM

En Cartago encuentran ayuda humanitaria vencida

Son 330 cajas con alimentos. Se investiga si, además, se está utilizando para apoyar la campaña de un candidato a la alcaldía de ese municipio del norte del Valle del Cauca.

El operativo que permitió el hallazgo fue realizado el sábado anterior por la Contraloría de Risaralda y miembros de CTI de ese departamento. Aunque la denuncia tenía su origen en Cartago, un municipio ubicado al norte del Valle del Cauca, el hermetismo y sigilo con el que se debía realizar la pesquisa obligaron a usar sólo personal de otras regiones para evitar filtraciones que llevaran al fracaso de la operación.
 
Así se hizo. El allanamiento fue coordinado por el Contralor Delegado para la Participación Ciudadana de Risaralda, Carlos Felipe Córdoba, quien escoltado por personal del CTI llegó hasta la vivienda ubicada en la Carrera 17ª No 1-26 del barrio Los Sauces.
 
En el interior de esa vivienda estaban 330 cajas de alimentos etiquetadas con el logo de Colombia Humanitaria, la fundación creada por el Gobierno Nacional para canalizar todas las ayudas tendientes a suplir las necesidades de los 2.8 millones de afectados por el invierno.
 
La mercancía estaba compuesta por decenas de cajas con harina para buñuelos y mantequilla. Esta última venció desde el 15 de enero de 2011, tal como lo muestra la etiqueta.
 
Según el Contralor Córdoba, en el operativo no hubo capturas, pero de acuerdo a las primeras versiones recogidas por algunos de los habitantes del inmueble, “el mismo fue arrendado hace once días por un corregidor de Cartago, como bodega para las cajas”, dijo a SEMANA.
 
Argumentó que por ahora se estudia la hipótesis que esas ayudas eran utilizadas por un candidato a la alcaldía y que en ese esquema aparecen por ahora involucrados el coordinador del Comité Local para la Atención de Desastres Clopad, Carlos Arturo Gómez, y el corregidor, Carlos Alberto Sánchez.
 
En efecto, en ese mismo sentido va dirigida la denuncia que dio pie al hallazgo y que fue interpuesta por Hernando Montoya Guevara, presidente del Sindicato de Trabajadores del Municipio y fuerte contradictor del actual alcalde Germán González Osorio. El gobernante llegó a ese cargo avalado por Alianza Social Indígena, pero hoy es uno de los alfiles políticos de la senadora de La U, Dilian Francisca Toro.
 
Según Montoya, la denuncia que llegó a sus manos no solo hablaba de esas cajas con alimentos sino de miles más “otra porción de esas ayudas al parecer están guardadas en una bodega ubicada en la vía que une a Cartago con Pereira”, aseguró, tras precisar que en ese sitio hay vigilancia continua de personal de la Fiscalía mientras se autoriza la inspección de la bodega.
 
El sindicalista fue más allá y aseguró tener pruebas testimoniales de familias del barrio José Gabriel Calderón, donde presuntamente se repartieron la mantequilla y la harina, a nombre de un candidato a la alcaldía, “el nombre del político me lo reservo por ahora, mientras la Fiscalía ahonda en la denuncia”, dijo a SEMANA.
 
Frente al escándalo el alcalde González Osorio precisó que ya dio instrucciones para que en las próximas horas el coordinador del Clopad y el corregidor expliquen públicamente lo que realmente ocurrió con esas ayudas.
 
En efecto, el coordinador del Clopad Carlos Gómez precisó que las raciones llegaron al municipio el 9 de febrero de este año, pero que no se percataron que algunas estaban vencidas, “fueron donadas por la empresa privada a la Gobernación y ésta no las envió en cajas etiquetadas por Colombia Humanitaria”, precisó.
 
No obstante, cuando se le indagó por qué razón esas raciones alimenticias estaban almacenadas en una casa particular bajo el amparo de un corregidor dijo que “se trató de un bodegaje provisional mientras hacían los trámites de devolución oficial”.
 
Esa escueta explicación deja serios interrogantes ya que la casa donde estaba la mercancía es precisamente la misma donde vive el conductor encargado de transportar las ayudas en el norte del Valle.
 
Sumado a ello, SEMANA conoció que en efecto el Clopad de Cartago cuenta con una segunda bodega (la misma que denunció el sindicalista) donde hay almacenadas otras cajas no sólo con mantequilla sino con jabón y champú, a la espera de ser entregadas. El gestor de esa bodega fue el mismo corregidor.
 
Melba Vidal, coordinadora de la Oficina Regional para la Prevención y Atención de Desastres, Orpad, oficina desde la cual se gestiona la ayuda humanitaria para las 27.000 familias afectadas en el Valle, reconoció que hay muchas dudas sobre lo que realmente ocurrió en Cartago.
 
Básicamente la confusión existe porque el único operador oficial contratado para entregar las ayudas humanitarias en el Valle es Corporiesgos. Esa entidad es coordinada por Patricia Zúñiga quien aclaró no tener ninguna relación con lo denunciado en Cartago, “especialmente porque nunca guardamos alimentos en bodegas y menos vencidos”.
 
Argumentó que en el caso concreto del municipio en cuestión, Corporiesgos sólo ha manejado 390 mercados por un valor promedio de 350.000 pesos cada uno, “son dos bultos que se entregan con toda clase de alimentos que pesan 40 kilogramos”.
 
Explicó que los 19.000 mercados entregados hasta ahora en el Valle siempre contaron con la vigilancia de la Personería y el coordinador del Clopad de cada municipio, “la entrega se hace con cédula en mano y se deja constancia firmada y con huella del beneficiario”.
 
Este simple caso ocurrido en el Valle pone en evidencia la fragilidad de los controles oficiales en un año electoral y a la hora de velar por el destino final de las toneladas de comida y los 290.000 millones de pesos que el Gobierno Nacional ya giró a las regiones sólo para ayuda humanitaria.
 
De hecho, hace poco el país padeció otro escándalo alrededor de las ayudas y que es investigado por las autoridades. Ocurrió en Sinú, Córdoba, donde un empresario fue escogido para repartir los mercados en ese departamento pero se detectó un sobrecosto de 2.500 millones de pesos.
 
Lo más absurdo del nuevo episodio ocurrido en el Valle es que el presunto hecho de corrupción se presentó en uno de los municipios menos afectados, ya que el censo de damnificados por el invierno es de apenas 560 familias.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.