23 noviembre 2012

Enviar a un amigo

Email destino:

Nombre remitente:

Email remitente:

En Colombia las niñas no son 'las reinas'

Por Margarita Fontecha (Periodista de sostenibilidad)

INFANCIASer niña y en consecuencia mujer en Colombia sigue siendo un asunto atravesado por la desigualdad y la discriminación. Así lo revela el estudio "Por ser niña", realizado por la Fundación Plan en asocio con el ICBF.

"En la casa la niña tiene que hacer las tareas, tender la cama, ayudar a barrer", esto es lo que dice María José sobre lo que tiene que hacer su hija Ana Milena. Mientras tanto, Nubia, una indígena Páez, del departamento del Cauca dice "A mí me tocó empezar a trabajar a los ocho años y la plata que yo ganaba se la tenía que dar a mi mamá para gastos de mis hermanos".

A pesar de que la revolución femenina ha sido una de las banderas del siglo XX y XXI, en los departamentos de Cauca, Chocó y Valle del Cauca en Colombia pareciera que las mujeres y las niñas siguen siendo vistas en términos de sus funciones en el hogar, según revela el estudio "Por ser niña", realizado por la fundación Plan en asocio con el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF).

De esta manera, una niña desde que nace está siendo, generalmente, expuesta a estereotipos que van sesgando el cómo ella se ve y se proyecta. Así, cuentan algunas de las niñas entrevistadas en el estudio, que en sus colegios no las dejan jugar fútbol o soñar con ser escoltas, puesto que son actividades para hombres. Sin embargo, en el caso de las niñas de menores recursos económicos la situación se agrava.

De acuerdo con Gabriela Bucher, Presidente de la Fundación Plan, "muchas de las niñas ven limitado el ejercicio de sus derechos por diferentes condiciones: no acceden con iguales oportunidades a la educación, pues tienen que estar al cuidado de sus hermanos más pequeños o deben hacerse cargo de un embarazo en edad prematura".
 
A esta discriminación, se suma que las mujeres son la cara de la pobreza y la violencia en el país. De acuerdo con cifras de Forensis 2011 el 80% de los delitos sexuales en el país son contra niñas, menores de 18 años, y el 28 por ciento de los menores de edad desvinculados de grupos armados ilegales son niñas, por ello "en Colombia la pobreza y la violencia tienen rostro de mujer, de mujer joven", afirma Diego Molano, director del ICBF.

Si bien la educación es uno de los caminos hacia un futuro más equitativo y de mayores opciones para las niñas, según cifras del Ministerio de Educación a 2011 entre el 20 por ciento y 45 por ciento de estudiantes que dejan las aulas de clase lo hacen porque se convierten en madres o padres. La consecuencia más dramática es que estas jóvenes terminan reproduciendo no solo la pobreza sino, los estereotipos con los cuales fueron educadas. "Dentro de unos años yo me imagino casada, con dos hijos o sea teniendo mi casa", dice Maryluz una adolescente del Cauca cuando habla de su futuro.

Así mismo, el estudio señala que el sistema educativo en lugar de ser incluyente y propiciar espacios para que los niños moderen su fuerza para jugar con las niñas, termina excluyéndolas bajo la justificación de protegerlas debido a su "supuesta debilidad".

"Es necesario hacer un cambio en el modelo educativo y sobre todo que las mujeres dejen de verse como víctimas y comiencen a verse como protagonistas del cambio. Son las madres quienes tienen la capacidad de hacer un alto y no continuar reproduciendo esos estereotipos", concluye Bucher.

El gran reto para el país en términos de igualdad de género es proponer un modelo de niña, de mujer donde se promuevan nuevas formas de vida, las cuales sean más justas y sobre todo, recalca el estudio, vincular al hombre y al niño en este proyecto.
Publicidad
Horóscopo
Semana en Facebook
Publicidad