Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2009/04/04 00:00

"En la crisis la mafia puede salvar a muchos a crisis la mafia puede salvar a muchos empresarios"

Roberto Saviano, el escritor que le puso el dedo en la llaga a la mafia italiana, explica por qué es tan difícil de derrotar.

Roberto Saviano revela en ‘Gomorra’ los secretos de la mafia napolitana La Camorra

Roberto Saviano es actualmente uno de los más reconocidos escritores italianos. Su libro Gomorra ha sido traducido a 30 idiomas, ha vendido casi dos millones de ejemplares. Gomorra cuenta detalladamente cómo funciona la poderosa mafia La Camorra en Nápoles, Italia; sus tentáculos en los negocios de la moda y la piratería; en la construcción y las basuras. Las alianzas políticas con las que cuentan, el apoyo de muchos sectores de la población y la incapacidad del gobierno para controlar sus actuaciones, especialmente la violencia. El retrato descarnado del crimen organizado lo convirtió en el enemigo número uno de los clanes de mafiosos, y por eso hoy es uno de los hombres más protegidos de su país. Leyendo a Gomorra, y viendo la película dirigida por Mateo Garrone que se estrena por estos días en Colombia, no sólo se ve a Nápoles. Allí están retratadas decenas de ciudades como la Medellín de Pablo Escobar; el México del 'Chapo' Guzmán y los Zeta; la Nueva York de la Cosa Nostra, o el Sao Paulo de Marcola y su Primer Comando, donde las mafias ejercen control relativo del bajo mundo, y los Estados luchan a rajatabla por combatirlas. Saviano le respondió a SEMANA un cuestionario sobre el crimen organizado global y su impacto en la democracia moderna.

SEMANA: 'Gomorra' se puede leer como un gran reportaje o como una novela ¿finalmente cuál de las dos cosas es?

ROBERTO SAVIANO: Gomorra es tanto lo uno como lo otro. Por una parte está ligada estrictamente a hechos reales; por otra quería usar el recurso literario para explicar esos hechos desde un punto de vista emocional que es, por supuesto, mío.

SEMANA: La Camorra, así como la Cosa Nostra y los carteles colombianos han tenido épocas de declive pero han revivido. ¿Qué hace a la mafia algo tan indestructible y que se renueva con tanta rapidez?

R.S.: Hay muchas causas, pero la más significativa es que crea un sistema económico paralelo en un área donde el Estado no está presente. La mafia siempre va varios años adelante de los Estados: en su creatividad, en su sofisticación y en su manera de mimetizarse en el aparato económico y político.

SEMANA: ¿O sea que la mafia es una manifestación de los Estados débiles?

R.S.: Por supuesto. Esos son sus orígenes en todos los rincones del planeta y esta es la razón por la cual ha permanecido tan fuerte hasta ahora.

SEMANA: No obstante, en Estados fuertes la mafia también ha doblegado a la sociedad. ¿En Italia ha ocurrido esto?

R.S.: La mafia no doblega a una sociedad, doblega el sistema económico. Muchas veces las sociedades luchan contra la mafia, como en el caso de Colombia, pero estas logran penetrar los círculos de poder.

SEMANA: ¿Hay diferencias entre las mafias de ayer y las de hoy?

R.S.: Hay muchas. La principal es que hoy día la mafia es, sobre todo, un sistema económico y agregaría el adjetivo 'criminal'. Insisto en su estructura económica moderna porque puede explicar mucho y podría dar la única clave para finalmente derrotarla. Las mafias modernas no tienen nada que ver con el honor y los valores familiares que las guiaban en el siglo pasado.

SEMANA: Pero el poder de la mafia pasa de una generación a otra...

R.S.: Depende de las habilidades económicas y criminales individuales. La línea hereditaria depende de qué tanto uno puede encontrar nuevos campos de intereses criminales, cuánto puede uno soportar relaciones con carteles criminales extranjeros.

SEMANA: En su experiencia, ¿qué tan conectados están mafiosos y políticos?

R.S.: Hubo un tiempo en que los miembros de la mafia necesitaban a políticos para hacer contratos. Ahora los políticos necesitan a los mafiosos para obtener votos.

SEMANA: ¿Por qué el Estado italiano no ha logrado acabar con la mafia? ¿Acaso por sus vínculos con la economía lícita?

R.S.: Italia obviamente tiene problemas económicos, sobre todo ahora en tiempos de crisis. Los carteles criminales son los únicos que tienen una gran cantidad de dinero disponible y con él pueden salvar a muchos empresarios que están cerca de la bancarrota, reclamando su parte en el futuro del sistema económico italiano.

SEMANA: ¿O sea que no es posible derrotarla sino apenas mantenerla bajo control?

R.S.: Ahora no tenemos la posibilidad de derrotarla ni de controlarla. Necesitaríamos reglas económicas sobre contratos y subcontratos, deberíamos controlar el capital que ingresa a los bancos. Estas son las únicas soluciones razonables.

SEMANA: La mafia también ha mostrado mucha capacidad de adaptación ¿Por qué va ella más rápido que los Estados?

R.S.: Porque no tiene la típica maquinaria burocrática de los Estados legales.

SEMANA: Entonces ¿Se puede negociar con una mafia?

R.S.: Por supuesto. Es un sujeto económico.

SEMANA: Aunque hay mafia en toda Italia, la mafia napolitana, La Camorra, es un caso especial para el crimen organizado ¿Por qué?

R.S.: Porque durante muchos siglos ha tenido muchas formas de dominación, no ha desarrollado su propia burguesía y ha permanecido demasiado marginada incluso en el momento de la creación del Estado moderno en 1861.

SEMANA: En 'Gomorra' uno puede ver que en Nápoles la mafia es muy popular. Tiene raíces entre la gente y aceptación. ¿Cómo explica esto?

R.S.: Ofrece trabajos y opciones de vida, cosa que el Estado no hace. Ofrece un modelo ganador, mientras el Estado está decayendo lentamente (o al menos así parece en algunas áreas). La mafia parece moda, mientras el Estado es obsoleto. Hay tantos lugares comunes de los que puedo hablar, pero todos atraen fuertemente a muchas personas en el sur de Italia.

SEMANA: ¿Se puede concebir las ciudades modernas sin mafias

R.S.: No. La única manera de entender a nuestra sociedad es explicándola a través del negocio criminal (tráfico de drogas, de armas, de mujeres, etcétera).

SEMANA: ¿Qué revela de sociedades como la colombiana o la italiana el hecho de que la mafia sea tan resistente?

R.S.: Que por diferentes motivos nuestros Estados no han sido capaces, durante estos años, de controlar todo el territorio. Que ha habido mucha connivencia entre poderes legales e ilegales y que los sistemas de información no han sido capaces de describir la situación como siempre ha sido.

SEMANA: Muchos países con mafias fuertes como los carteles colombianos, mexicanos o italianos son profundamente religiosos ¿Existe alguna conexión entre espíritu religioso y adhesión mafiosa?

R.S.: La religión no está directamente conectada con la mafia pero ambas, religión y mafia, están estrictamente conectadas con la indigencia y la pobreza.

SEMANA: ¿Cree en medidas como legalizar la droga para acabar con el crimen organizado?

R.S.: Sería un paso importante ya que atacaría la rentabilidad del sistema económico.

SEMANA: Después de las drogas, ¿cuál es la mercancía más rentable para las mafias italianas?

R.S.: Las mujeres. Y además es más seguro.

SEMANA: ¿Puede la mafia, por vía de sus grupos armados, terminar en fuertes alianzas con grupos terroristas y desestabilizar los gobiernos?

R.S.: Usualmente la meta de la mafia no es desestabilizar a los gobiernos. Las mafias no tienen ideales, su propósito es lograr ganancias económicas, por lo que tratan de encontrar el ambiente más propicio para lograr inmensos ingresos, sea en un Estado en paz, sea en un Estado en guerra en el que puedan ser vendidas armas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.